vendredi 2 février 2007

Pablo Esteban RODRÍGUEZ/Gabriel TARDE - Filosofía y diferencia


Filosofía y diferencia
Por Pablo Esteban Rodríguez

La segunda mitad del siglo XIX correspondió entre otras cosas al florecimiento de las ciencias sociales. Se multiplicaban los debates epistemológicos, se erigían panteones de padres fundadores, se trazaban árboles genealógicos de las disciplinas. En esta época nació la sociología. Se puede decir que el término está asociado a nombres un poco más antiguos, como los del conde de Saint-Simon y Auguste Comte, y que el primer gran sociólogo de la historia, Karl Marx, desconocía tal denominación. Pero no cabe dudas de que fue Emile Durkheim quien dotó a la sociología de una teoría, un método y un objeto.
.
Cuentan que cuando Durkheim trataba de hacerse un lugar en París, un personaje central de la vida intelectual de la ciudad le entregó la masa documental para que realizara El suicidio , su obra maestra. Jean-Gabriel de Tarde ya había sido por entonces escritor de ciencia ficción, juez, profesor universitario y figura reconocida en la criminología. Había también hablado largamente de lo que debería ser la sociología, y no tenía demasiado que ver con el planteo de Durkheim. El desconocido y la celebridad se batieron en un duelo académico en 1903. El joven le espetó al respetado profesor que la sociología "requiere precisión y objetividad" y que no es "algo filosófico". El profesor le contestó que "sólo se pueden estudiar los actos provenientes de la psicología" y que la sociología se debe referir a estos hechos sin tenerle miedo a la filosofía. Tarde murió a los pocos meses y Durkheim se alzó con el trono sociológico. La teoría de Tarde cayó en el descrédito en Francia y fue reivindicada en Estados Unidos por la escuela sociológica de Chicago; pasó a ser una de las bases de la psicología social, pero perdió definitivamente la trascendencia que había tenido.
.
La publicación de Monadología y sociología en español viene a cubrir un hueco importante para las ciencias sociales y permite ver hasta qué punto Durkheim elaboró su teoría sociológica en respuesta a las hipótesis de Tarde. Allí donde éste afirma que "toda cosa es una sociedad" y que "todo fenómeno es un hecho social", aquél sancionaba que no todo fenómeno social constituía un hecho social, al que, además, había que estudiar como una cosa. Gabriel Tarde escribe que "las sociedades humanas pasan, al civilizarse, de una fase bárbara y en cierto modo orgánica a una fase física y mecánica"; Durkheim hizo famosa la distinción entre las antiguas sociedades de solidaridad mecánica y las modernas sociedades de solidaridad orgánica. Para Tarde, las fuerzas que traman los lazos sociales son la imitación, la oposición y la adaptación, que corresponden en el nivel subjetivo a la creencia y el deseo. Según Durkheim, todo eso es entelequia psicológica, pues los lazos sociales son objetivos y están conformados por el choque entre la complejización de la división del trabajo y la necesidad de encontrar un cemento moral para las nuevas sociedades. Si la historia quiso que Tarde tuviera que ser reivindicado a espaldas de Durkheim, es curioso constatar que lo fue gracias a un filósofo como Gilles Deleuze. Después de todo, Tarde comienza su reflexión con las mónadas de Leibniz para abrirse a una consideración filosófica sobre la sociedad. "¿Qué es la sociedad? Podríamos definirla desde nuestro punto de vista: la posesión recíproca, bajo formas extremadamente variadas, de todos por cada uno." Y continúa: "Hasta aquí toda la filosofía se ha fundado sobre el verbo Ser, cuya definición parecía la piedra filosofal a descubrir. Se puede afirmar que si hubiera sido fundada sobre el verbo Tener, muchos debates estériles, muchos pataleos del espíritu sobre el mismo lugar habrían sido evitados". Frente a la preocupación por la identidad y la construcción de tipos fijos, Tarde promueve una filosofía de la diferencia que será clave para el propio Deleuze: "Existir es diferir, la diferencia, a decir verdad, es en un sentido el costado sustancial de las cosas, lo que ellas tienen a la vez de más propio y más común [...]. La diferencia es el alfa y omega del universo".
.
¿Es entonces un libro de sociología o de filosofía? ¿O de psicología? Es un libro con muchos devaneos teóricos acerca de la inutilidad de mantener estas distinciones, que pudieron haber sido útiles para el establecimiento de las disciplinas sociales, pero que hoy son esterilizantes. Por ejemplo, Tarde desarrolló en La opinión y la multitud toda una teoría de los medios masivos de comunicación que fue arrojada al tacho de basura de cierta sociología por "psicologista"; pero si hubo un problema que la sociología no pudo abordar con precisión por sus propios problemas epistemológicos, ése fue el de los medios de comunicación. Como si supiera lo que le esperaba, Tarde finaliza Monadología y sociología preguntando irónicamente: "¿Me perdona usted este exceso metafísico, amigo lector?" .


MONADOLOGIA Y SOCIOLOGIA Por Gabriel-Tarde-(Cactus)-Trad.: Pablo Ires-133 páginas-($ 20)
Articulo:
http://www.lanacion.com.ar 28/01/2007

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...