dimanche 14 octobre 2007

Fernando Luis PEREZ POZA/¿VENI, VIDI, VICI? (Crónica de una presentación en Campidoglio)



Fernando Luis Perez Poza, Pontevedra. España
www.eltallerdelpoeta.com
fpoza@yahoo.es o fpoza@mundo-r.com


¿VENI, VIDI, VICI?
(Crónica de una presentación en Campidoglio)
Por Fernando Luis Pérez Poza


Ahora sé cómo se habría podido sentir Julio César si en lugar de emperador hubiera sido poeta.
.
Campidoglio, el capitolio de Roma, es un lugar que impresiona, como toda la ciudad. Está situado en pleno centro, en una de la siete colinas, la más pequeña, en la que se levantaron los templos romanos más importantes y donde culminaban las marchas los césares victoriosos, al resto, los que perdían, me imagino, porque sé muy poco de la historia, seguro que los echaban a los leones en el Circo Máximo, ante el cual pasamos de camino al capitolio. La plaza, a la que se llega por una larga escalinata casi en cuesta, está presidida por la estatua ecuestre del emperador y filósofo romano Marco Aurelio, obra de Miguel Ángel.
.
La organización de la presentación de mi libro Vademécum, en edición bilingüe, español e italiano, me había exigido demasiado tiempo como para que se pudiera torcer. Sin embargo, todo es posible en esta vida. El Ayuntamiento de Roma sólo concede el Salón del Carroccio muy de pascua en vez, para eventos muy especiales, y se reserva siempre, hasta el último momento, la posibilidad de anular la concesión, con lo cual te hace sufrir de una manera indecible hasta que llega la hora y te abren la puerta. Así que Fiorella Giovannelli, mi gran mecenas, y yo, cruzamos los dedos y respiramos a pleno pulmón cuando traspasamos el umbral.
.
Desde Pontevedra le había cursado invitación a todas las autoridades españolas conocidas y desconocidas, habidas y por haber, de izquierdas o de derechas, residentes en Roma o incluso en Pernambuco, exagerando un poco, pero desgraciadamente muy pocas contestaron. Más de cien cartas enviadas que no sirvieron de nada. Nadie es poeta en su tierra, es una adaptación del proverbio que resulta completamente cierta, porque los que realmente se portaron de maravilla fueron los italianos. Ningún español acudió a la cita.
.
Del alcalde de mi ciudad y del presidente de la diputación, prefiero ni hablar. Aquí en Galicia, la tierra en la que vivo, me tienen cierta ojeriza y, no sólo no me suelen ayudar, sino que aprovechan la más mínima ocasión para ponerme la zancadilla. Yo publico y escribo mis libros en español y eso resulta imperdonable para una administración que se gasta millones de euros en subvencionar a las editoriales de cuatro intelectuales afines para que publiquen en gallego miles de libros que luego nadie compra y todavía menos gente lee, es decir, que se dedica, de una manera indirecta, a engordar el patrimonio de las mismas. Esto es realmente como el circo romano de aquella época, los leones son los políticos y los que escribimos en español la carne con la que se afilan la dentadura. A algunos, incluso, después, nos pinchan con el mondadientes
.
Tres únicos políticos tuvieron la deferencia de excusar su presencia y por eso merecen una mención, sin que bata palmas con las orejas por ellos. El Presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño; el Consul General de España en Roma, Javier Navarro; y Paco Vázquez, Embajador de España ante la Santa Sede, quien me comunicó que se sentía orgulloso de que un poeta español presentara su obra en Campidoglio. Algo es algo. El resto se pasó la invitación por el forro de cierto sitio, especialmente el Instituto Cervantes en Roma, precisamente el organismo que debería de haber apoyado con más ímpetu mi presencia en la capital italiana. Desgraciadamente vivimos en un mundo del revés, desde la cabeza a los pies. ¿Será que su directora, la "poeta" (parece mentira) Fanny Rubio al estar tan cerca del Vaticano se considera ya con un pie en el cielo y no hace caso de los demás mortales? Si es así propongo desde ahora mismo su canonización en vida y su elevación a los altares para que le deje el puesto a alguien más eficiente.
.
El guitarrista, Lorenzo Loris Zecchin, magnífico. Un gran maestro que no quiso restarme ni un ápice de protagonismo y se mantuvo, por propia voluntad, en un tono discreto, de acompañamiento, lo que realza su categoría no sólo como artista sino como persona. "Este es tu gran día", me dijo.
.
El poeta y crítico literario Raimundo Venturiello demostró la madera de la que están hechos los buenos críticos, es decir, aquellos que penetran en la poesía y le descubren al autor las raíces inconscientes de su propia inspiración.
.
De la actriz Gabriella Quattrini lo dice todo este poema que le he dedicado y que he incluido en el libro:

A GABRIELLA QUATTRINI

Es la voz atravesándolo todo,
la piel, la carne, el hueso,
vademécum de sensaciones
que se instala en el cuerpo
y ya no retrocede nunca.

Alas en su garganta
hacen volar la poesía,
carnaval de colores
en la epiglotis del tiempo.

Regálame un solo, un solo
poro de tu alma, una ilusión
en cada arpegio, en cada sueño,
en cada rosa de los vientos
que ilumina el futuro.

Es la ecuación resuelta, sin equis
ni y griega, el corazón volcado
en cada cuerda, el bate encendido
de un reloj sin hora, el arco iris suelto
que se evapora sobre la línea recta
de un horizonte incierto.

Regálame un solo, para que yo
pueda estar siempre acompañado
de aquel sitio que se encuentra:
al otro lado
y que, simplemente, no es más que un tú
disfrazado de un yo largo
que nos afecta a todos, incluso a nosotros.


¿Veni, vidi, vici? No lo sé. Para mí fue una emoción enorme. El público expresó al final del acto su opinión sobre mi poesía. Claro que muchos de ellos habían estado en Pontevedra y sé que me aprecian sinceramente. Pero yo creo que sí. Algo me dice que sí, porque esa noche, ya en la habitación donde nos hospedábamos, mi hija de dieciséis años, a la que había llevado conmigo para que se sintiera orgullosa de su padre, se puso ante el ordenador y al cabo de un rato me dejó leer su primer poema. Los pájaros de su cabeza adolescente empezaban a dar paso a las musas, y yo realmente me sentí completamente feliz. Esos eran los mejores laureles que podía recibir.
.
Italia se extiende ahora ante mi voz. El guitarrista Lorenzo Loris Zecchin me ha propuesto preparar juntos un espectáculo, guitarra y poesía, que estrenaremos el próximo día 5 de diciembre en la biblioteca de Aprilia, Italia, y que pensamos llevar a todos aquellos lugares en donde nos abran la puerta. Del 5 al 9 de diciembre un nuevo encuentro en Aprilia y Roma, como el del año pasado del que surgieron todas estas posibilidades, está ya organizado. Cualquiera que lo desee se puede apuntar. Hay vuelos baratos y hemos conseguido unos precios de hotel de a 22,50 euros por persona y día, gracias al Pro-Loco de Aprilia (patronato de turismo), lo cual para Italia es una ganga inencontrable (la mitad de lo que cuesta). Habrá visita al puerto de Anzio y a Castelgandolfo, asistencia a una lectura de la obra de Manuel Cuña y Jorge Cuña en Roma, probablemente en Campidoglio, y visita a la ciudad eterna, para culminar el día 8 con un recital en el que se puede participar con un poema si se asiste. Salud. Ahora toca conquistar toda Italia.


Septiembre 2007
.
.
Ilustracion: David LEVINE - http://www.nybooks.com/