dimanche 28 octobre 2007

Grupo ESTIRPE PÚRPURA




Piura tiene una tradición literaria que se resiste a perecer, desde Carlos Augusto Salaverry hasta nuestros días los algarrobos de la cálida ciudad siguen sirviendo para refrescar las creaciones de jóvenes amantes de la pluma. Por ello, A casi 1 año de su primera edición, Plazuela Merino, la revista literaria del grupo homónimo, reaparece.

Los cómplices de este asalto literario son: Edgar Bruno, Javier Vilchez, Reynaldo Cruz, Luber Ipanaqué y Henry Córdova, a quienes se suman las voces de Juan Añasco y Carlos Alva de la ciudad Trujillo; como muestra de integración cultural de la propuesta de Anís Editores.

De este grupo resaltan: Danny Cruz con las plaquetas "Desencuentro" (Piura, 2003) y "Colán y los despistados" (Lima, 2006), además de poseer una mención especial, en poesía, en el Premio Nacional PUCP 2007, Percy Ipanaqué ha publicado el poemario "Hostia Sideral"(Piura, 2005) y el relato "Los Apóstoles de la Muerte" (Piura, 2007), Javier Vílchez su libro de cuentos "Sorpresa"(Piura, 2006), además de obtener el primer puesto en el I Concurso Binacional de Crea y Cuenta Cuentos, y Reynaldo Cruz editó Borgoña (Piura, 2006).

Más datos en:

http://estirpepurpura.blogspot.com/2007/06/lo-que-aula-34-nos-dej.html
http://plazuelasdr.blogspot.com/2007/10/la-lucha-contra-el-invierno-y-la.html


Ricardo MUSSE - Limeño- sullanero (Perú), 1 971. Sirodima (poemario, 1991), Eflorescencia flamígera de la palabra (ensayos, 1 999), Vastitud de los abrazos (epistolario, 2 000), Cuerpo femenino: Portador de deseos y sujeto de placer (ensayo, 2 001), Una melodía descendiendo por el corazón de una guitarra (plaquette-poemario 2 003), Caravana tras la lluvia (plaquette-poemario 2 004), Cinematografía de una adolescencia (poemario, 2006). Primer puesto en el Concurso de Poesía “Emilio Saldarriaga García y Josué García Cornejo” (para poetas inéditos) convocado en la ciudad de Sullana por la Sociedad Cristiana para la Ciencia y la Cultura y su Circulo Literario Extramuros (1 991), tercer puesto en el XII Concurso Nacional de Educación “Horacio” (área poesía) con Cinematografía de una adolescencia (2002), diploma de reconocimiento, otorgado por la Coordinadora Nacional de Artistas e Intelectuales del Perú Región Grau y la Revista de Arte y Filosofía Reino de la escritura (2004) y finalista en la XII Bienal de Poesía “Premio Copé 2005” con el poemario: Cinematografía de una adolescencia. Primer puesto en el III Concurso Región Norte-2 006 (Lambayeque, Cajamarca, Amazonas, Piura y Tumbes) “Mario Vargas Llosa & Gabriel García Márquez: Crónica de una reconciliación anunciada” convocado por el Conglomerado Cultural de Lambayeque con el trabajo poético: “La celeste peregrinación de las esferas”.Fue miembro de la extinta estirpe generacional “Ángeles del abismo”.

Blog:
http://ricardomusse.blogspot.com/


XXX


A mis treinta años:
ese otro y distinto horizonte afanosamente buscado durante mi
/adolescencia
la abuela ya lo tiene eternamente inmovilizado y vidrioso
su mirada contempla nítidamente un resplandor y la belleza
sosteniendo mis latidos
y al abuelo le sirvió de mucho acostumbrarse vespertinamente
a sentirse contraído frente al mar
y el horizonte de mamá aunque un poco apolillado no ha variado
desde entonces :
sigue mirando fijamente su máquina de coser y las eternas costuras
en nuestras almas
y el papá “pelón” con su bibliotecaria existencia /mientras Clara
expande su libertad hasta altas horas de la noche
y Martín sólo necesitó para colmar su horizonte dos pequeñas
gaviotas y un navío al atardecer
y las hembras de la mancha seguro que su horizonte ya fue ocupado
por otros mucho más pendejos y terrosos
pero a excepción del “chino” y su vertical gruta salobre
¿qué ha acontecido a la mancha de mi adolescencia?
¿sus vidas han sido resplandecidas por un distinto horizonte?
¿¡Quién sabe¡?
entonces sólo queda iluminarlos con la poesía :
redención de mi existencia empolvando el corazón del mundo.

Del poemario: “Cinematografía de una adolescencia”



XXV

Soy arrojada para producir el limo del desierto,
en cambio a nosotros nos lanzan porque ya es hora de terminar
todo esto de una sola vez y para siempre,
como sabes yo procedo de densas nubes y yo sé que ustedes
proceden de una senda que hace que sus rojizas vestiduras
se extiendan a lo largo del desierto,
las borrascas nocturnas son las que generan las persistentes
caídas de la penumbra,
por eso seguimos precipitándonos para desembocar ya hacia
la luz solamente,
entonces seguiré precipitándome torrencialmente sobre el
mundo para que los hombres nunca supongan que su purificación
ha llegado a su término.

Del poemario: “El espíritu giratorio del viento”


IV

A mis hijas


Uno que otro arbolejo muy seco y distante,
como el alma de los espejismos tras las dunas,
pero Vanina y Romina no se están quietas en ningún
/momento
y se cuelgan incansablemente sobre sus ramas desnudas
que languidecen pero todavía en pugna por resistir los
/ásperos desarraigos del viento
y la melancolía que desde lo alto se refleja en la mirada
con un vértigo y un miedo por darnos vueltas y más vueltas
/muy arriba
entonces el mundo se llena de brazos que se yerguen
/humildemente hacia el cielo
quizás Vanina y Romina
como si fuera un arbolejo más se cuelgan sobre mí
quizás estarán retrasando la caída definitiva,
hasta que culminemos la peregrinación que ya de por sí
/es eterna.

De la plaquette-poemario: “Caravana tras la lluvia”.


XVI

Qué vale la pena escribir a estas alturas,
quizás apelar a cualquier cosa como plagiarle
(discúlpame José), para mi temática conveniencia,
“desde el fondo sediento de tus heridas” este verso,
o sólo evocar la trivialidad y la falta de medicamentos
y escribir que mamá, muy llorosa, ponía un pedazo de
/cebolla sobre mis heridas,
o recordando las noches de infancia saturadas de
/murciélagos,
pero a qué más referirme:
Tan sólo asumirme cansado y vulnerable y que no es recomendable
escribir un poema deseando desesperadamente este punto final.

Del poemario: “El viento de las heridas”.


XXI


A la Reina del Pop

Bailemos pero en medio de la pista de baile
(que los sintetizadores con sus eléctricos acordes relampagueen
dentro de los abismales ritmos –y oscuros, por cierto- de nuestro
/corazón)
aun confinados –ya irredentos- aquí -y desfallecientes todavía-
quién podría no mover –ahora sí- frenéticamente el cuerpo
y estremecerse extáticos y jubilosos dentro de este –nuestro- abisal
/escenario:
Una bailarina, sumida dentro de sus atávicas orfandades, danza sólo
y sola con sus insulares recuerdos donde atesoró –no obstante- esa alegre
celebración hacia el movimiento y su moribundo frenesí
(esos funestos estertores):
Estas sonoridades dentro de nuestras postreras circunstancias conmueven
(dentro de nuestras vibrantes agonías) nuestro inminente, pero primordial,
–y profundamente abisal- silencio…

Del poemario: “Abisales melodías”.


**--**


Dany CRUZ GUERRERO - Piura, 1983. Realizó estudios de derecho en la Universidad Nacional de Piura. Actualmente estudia Filosofía en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, en Lima. Ha publicado las plaquetas Desencuentro (Piura, 2003) y Colán y los despistados (Lima, 2006). Además, poemas suyos han aparecido en las revistas Aula 34, Sietevientos y Plazuela Merino, así como en la web
saladeredaccion, donde también se encuentran artículos y reseñas de su autoría. Es miope, conoce el mal dormir, gusta del café, escribe sonetos porque quiere ser un escritor del siglo XVII y a veces duda de la ridiculez de los esdrújulos.

Blog:
http://danycruzguerrero.blogspot.com/

Haikus

No en el desierto,
como el Piura: en el mar
quiero perderme.

*
Camina el viejo.
El juego de los niños
le anuncia el final.

*
Toca su vientre.
La madre ya conoce
a quien aguarda.

*
Mira en el cielo:
¿no ves peñas y mares
en el jilguero?


**--**


Fabián BRUNO - Colán. Piura. 1983. Estudió Lengua y Literatura en la Facultad de Ciencias Sociales y Educación de la Universidad Nacional de Piura. Integró el circulo literario "Café de Artistas" y "Aula 34".Ha publicado en las revistas literarias "Sietevientos", "Aula 34" y "Plazuela Merino".

Blog:
http://fabianbruno.blogspot.com/

CEREMONIA

I

Y la poesía es entonces,
el amor, la muerte ,
la redención del hombre.
Javier Heraud


Escucho el acartonado sonido de la puerta;
entras con tus libros que cojo para cicatrizar nuestra adolescencia
en una madrugada de café / hierba luisa / menta que calentaron mi interior.
A la mierda con todo;
me preocupo,
esto sí es más serio,
Heraud,
de la herida que asciende a mis manos.
Ya no estás poeta,
recuerdas al viejo alfarero,
sí, el de la calle poética desaparecida.
Hoy somos una sola carne y desgajamos tus versos proféticos.
¿ Por qué te exiliaste con tus pájaros?
Decidiste unirte a tu río / el mar / a ti mismo.
Otra vez estás
conversando de la revolución en las plazas,
leyendo y
concertando citas con Machado;
y yo en el en cementado desierto,
recordando...


**--**


Lelis REBOLLEDO - Poeta cataquense. Fue Fundador de la estirpe generacional –ya extinta- los “Ángeles del abismo”. Ha publicado los siguientes poemarios: “Candil entre la lluvia” (1976), “Espejismos” (1984), “Intuiciones” (1985), “Flecha púrpura” (1988), “Campo de fresas” (1989), “El korte final” (1990), “La lechuza milagrosa” (1991) y “El retorno del Konde Soledad” (1994). Finalista en la VIII Bienal de Poesía “Premio Copé 1997” con el poemario “Las sagradas escrituras de Walak en Simache” y finalista en la XII Bienal de Poesía “Premio Copé 2005” con el poemario “Las Aves de la Luna Madre”.

Blog:
http://lelisrebolledo.blogspot.com/

“Y tú no fuiste otra cosa que un pálido fantasma de otoño. En este lugar inexacto. Lleno de murmullos espantosos y músicas truculentas. Donde la arena de tu xoledad se fue juntando entre tu larga y desgreñada cabellera. Eran las sombras. La agonía inexorable de todas las muertes. Esos lánguidos rayos de la luna. Y tú acercándote hasta el crepúsculo de estos jardines para arrancar un clavel y ponerlo entre los teclados de este piano abandonado”.

“Has comparecido ante todos los tribunales.
Fuiste declarado culpable:
por usar sombrero / latear por las calles /
ponerte pulóver / pegar afiches / ponerte
chaqueta roja / escribir poesía / y usar zapatillas.
Han utilizado contra ti todos sus impuros
métodos de persuasión,
pero no pudieron sacarte nada
ni han podido allanar tu corazón.
Al concluir el otoño te han encerrado
en una isla
donde sigues siendo el Robinson inmarchitable
ke respira su propia soledad”.

“Fundador del desierto y de la inocencia de las aves tú conoces el retorno y la llegada de nuestros ancestros el apareamiento de las culturas que nos procuraron el tesoro y la sabiduría del lagarto de oro pues tu talismán lo cediste de generación en generación sacerdote guerrero aquí están tus ñaños hechos de yupisín y plátano frito”.

“Fiel a los mandamientos de la semilla y de los óvulos almibarados / a tus descendientes y a tus progenitores de barro / al virtuosismo de tus aves y de tus curacazgos / porque ya hemos encontrado nuestro propio paraíso en la herencia de tus ojos y de tus cabellos / en el brindis de la chicha que se invita con el linaje y el séquito de las soñas / para verte marchar en el vértice del amanecer con las primeras luces del corazón”.


**--**


Luber IPANAQUÉ Pucallpa. 1985. Estudiante de Derecho y Ciencias Sociales en la Universidad Nacional de Piura. Ha publicado las siguientes plaquetas: "Transmutación", "Epistola a los transeúntes", "Suicidas Aedos" y el libro: "Hostia Sideral" (2005); en narrativa ha publicado el libro "Los apóstoles de la muerte" (2007)

Blog:
http://luberipanaque.blogspot.com/


RECUERDOS OSCUROS

Mariposa de la muerte
veo tirado los recuerdos
el otoño de mis sueños
se ahuyentaron...
Pedazo a pedazo
trato de volver a la vida
me inclino hacia la nada
¡Cuántos dioses mueren a mi costado!
una paloma blanca a veces llega
a esta tumba
luego se aleja, es que todos se alejan siempre.
Acabo de oler tu perfume,
adoro el santo sacramento de mis penas
y la cruz negra de tus besos...
me quedo vacío.



SOLEDADES DE ULTRATUMBA

"Abrid esta tumba:
al fondo se ve el mar"
Vicente Huidobro


I

Otra vez estoy solo,
con el acto efímero de araña
que teje melancolías
y se detiene en el corazón nocturno,
en el resplandor cálido del silencio.
Otra vez estoy solo,
tan perdidamente solo,
tan desquiciadamente solo,
que no siento el calor de tu mirada,
que lloro tristemente en los ojos de Diana.
Sin embargo,
aquí la noche inventa una ilusión agreste,
aquí la noche reconoce mi edad de pájaro sombrío.
Otra vez estoy solo,
tan perdidamente solo,
que ni la muerte viene a verme.


VII

A veces siento a mi pueblo con olor a frutas,
con olor a pan caliente,
con pan, miel y vino de mi madre.
Mi pueblo quedaba solo, con la luz,
el verdor de los arboles, el silencio de sus calles,
con el resplandor que emanaban las estrellas,
con el fuego familiar de mis hermanos,
en una noche de truenos, lluvias
y el tierno abrazo de mi madre.


XI
A Jesús Gutarra
Un asesino viene a visitarme

es silencioso, leve, cruel.
Cada noche el crimen nunca falla,
cada noche me da muerte.
No deja pistolas ni cuchillos,
ni gota de sangre alguna.
El asesino soy yo mismo,
el suicida, el inefable,
el inmoral, el traicionero.
.
XII

TOCO mi mano y no soy el que te toca.
CAMINO despacio y no soy yo el que va tras de tus pasos.
CANTO a tu amor y no soy yo el que te ama.
TOCO mi rostro y no soy yo el que te extraña.
Estoy tan fuera de mí mismo por estar a tu lado.

De Hostia Sideral. Piura: Universidad Nacional de Piura y Anís Editores. 2005


**--**

Martín ZÚÑIGA - Cusco, 1983. Formó parte del Círculo Poético Enroque. Dirige
Urbanotopia.
Blog :
http://poetacusco.blogspot.com/


LOS AMIGOS CON EL tiempo
Cambiaron de costumbres y de plumajes.
Ya no subía aquel antiguo encadenado
A escuchar los insultos de las barcas, huyendo
Bajo los puentes. La ronda giraba solitaria.
La novia ya no era de agua.
Un nido de espectros sentado

En las ramas de los árboles, frutos de un invierno
Cada vez más largo, ocupaba su lugar.
Mi viejo saco me ajustaba sus remiendos
En los hombros en las costillas en díastoles:
Fue mi humilde presente para el único gitano
Que quedaba bajo la carpa de nuestro circo.
Se sabía muy poco de los antiguos amigos.
“Arrojaron su verde plumaje a los pozos
Donde abrevaba el pueblo, y la gente murió de amor.”

Fue así que con el tiempo me enteré
Como el camino desnudo se arropó de palabras
Y de jóvenes mares creidos de haber inventado
Nuevas formas de cosechar arroz.
“El corazón se les encogió hasta su cáscara
Y hay perros que los tienen por tótem.”



ASÍ TE ENSEÑÉ LOS pequeños secretos del mar
De las cosas del mar. Sabrás que entregar el corazón
Es recibir y es verdad. Responde con la verdad
Y cumple tu palabra. Tal vez para eso existan
Las palabras. Y amar es una palabra.

Cumple con tus palabras y no caerás en penosos viajes
De vuelta a casa. Pero hasta la roca más dura
Para sobrevivir necesita ser junco y saber esperar.
Solo a veces estar sentado es esperar. Otras veces
La rueda cuesta arriba es esperar. Pero no te apures,
Puede que todo se vaya: te quedará el mar.
O puede que yo me vaya: te hará compañía la soledad
Del mar. Así sabrás contemplar cada puesta de mar.
Esa es la última puesta para mirar. Y como las sombras
Sé mitad miedo mitad mito y mitad misterio.

Sabrás como cada pequeño ritual
Es un decir gracias y un pedir disculpas.
Por eso has de todos tus actos pequeños rituales.

Este es mi ritual para ti, lleno de plumas
De andes de mar. Así te enseñe todo
Cuanto sabía de la mar. Sonríe. Navega. Confía.




EN PARTE SÉ QUE mientes.
Hoy he visitado la casa del abuelo y lo he visto
Juntar hojas secas en el centro del patio.
Fumaba un cigarrillo haciendo concesione

A la nostalgia. Encendió aquellas hojas muertas
Hijas de los hijos de sus hijos. Mientes.
El fuego fue creciendo en el vientre
De aquellas muchachas tan dispuestas
A sonreír y cantar
si alguien las acariciaba
Y dejaba su cuerpo húmedo cada mañana.

Nos sentamos a mirar la hoguera y, antiguas sombras
Invadieron nuestras escamas. Sentí que él quiso
Espantarlas con sus manos pero se quedó ahí,
Arreando su silencio. Al rato me pediría
También en silencio atizar las brasas

La hoguera del patio, acomodar hojas
En mis manos. En realidad yo del fuego poco sé.
Él me enseñó y también sin quererlo
Se escondió del otro lado del fuego.
A veces jugabamos a escondernos.
Ha dejado desconsolada a la patria
Y a nuestro hogar, regado por todas partes.



EL SONIDO DE NEÓN de los bares
Se ha bebido mi juventud en las rocas
Y abrió la risa en los rostros
Hasta la mueca
Cocida de la muerte. Eras inocente
Y te condenaron. Eras culpable

Y el señor juez vendió sus ojos
Por ver los secretos de mis territorios
Y, algunas horas detrás del escenario.
¡Bah, que lo disfrute!
Pero no puedo dormir más tranquilo.
Te apareces en mis sueños, soñando sangre. Es extraño
Arrojarte del sueño entre el claxon de los semáforos
Disfrazado con lencería fina y brazos suaves
Como un muchachito tímido de ausencia.
Eras inocente y vendieron tu alma al pueblo
Que reclamaba el infinito amor de un padre obeso y calvo,
Lleno de anécdotas a blanco y negro. Eras inocente
De los asaltos que disfrutamos juntos, de las heridas

En las paredes de los mercadillos. Eras culpable
Y te reíste mientras abrazabas a tu muerte
Y le invitabas mi juventud en las rocas y una cena
En nuestra casa. “Si te quito los ojos es por tu bien.
Crecerán de nuevo. Y serán hermosos
Sus reflejos por las tardes”, antes de correr
A abrir nuestros bares y cerrar los sueños
Sobre un cuerpo corrompido,
Hediendo detrás del escenario.


**--**

Miguel Angel HERNÁNDEZ - Piura. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Piura, donde ganos los juegos florales – mención Poesía – en los años 1997 y 2000. En dicha casa de estudios animó talleres de creación literaria.Laboró como periodista en los diarios El Tiempo y Correo. Actualmente se encargado de talleres de periodismo en instituciones educativas particulares.

Blog:
http://hernandezmiguel.blogspot.com/
.
Mediático

Soy portador de una buena noticia
los muertos están cada día más indóciles
y la muerte de cada año se pavonea
como si interpretara el papel principal
de una obra irreverente puesta en escena.
Los que hacen de apestados cofrades
se echan al hombro un pigmeo y un cadáver político,
las prostitutas bondadosas acompañan el cortejo fúnebre
mientras sus puntuales parroquianos
se mesen los pocos cabellos que les restan.
Pero las noticias no son las mismas de siempre
por ejemplo las axilas aún siguen secas a pesar del trajín
los pelos de las tetillas son escasos y torcidos
varios posesos se curan con comer un insecto óptero
y huyen cuando los que sufren de alitosis
quieren contarles curiosos fragmentos de sus vidas.
En otra parte los ríos heráclitos ya no crían peces luminocinéticos
sólo croantes sapos y rechinantes ranas en secuencia exasperante.
Quizá hayan razones extracinematográficas
para que la podredumbre amoral de los extraditables
no alcance a los comerciantes de bolitas de icopor.
Madres solteras llevan en sus brazos reluctantes bebés escrofulosos
éstos hablan con el glamour de sus lágrimas que convencen.
Y como una prueba que nos abate históricamente
la alergia revive, como en sus buenos tiempos, en las partes pudendas
pero los vividos también son tiempos de compras compulsivas
y de conflictos éticos, pues la ética con sangre entra
para tu sorpresa y complacencia la locura tiene nuevas perspectivas
Y en la noche una luz Radio María está conmigo.


**--**

Reynaldo CRUZ - Nació el día 1 de un setiembre diluviano (1983), en Piura. Estudio en el Colegio Nacional "San Miguel". Forma parte de la fauna generacional de lo que alguna vez fue el Grupo Cultural "Inti Llaqta" de la Universidad Nacional de Piura. Actualmente estudia Ciencias de la Comunicación en la UNP, colabora con artículos y textos literarios para medios impresos y virtuales del país como del extranjero. Ha publicado en las revistas Suicidas Aedos y Plazuela Merino, es editor de
www.saladeredaccion.tk

Blog :
http://reicruz.blogspot.com/


POEMA ANTES DE PARTIR

“ Y el pasado es el recuerdo
de una muchacha
a la que amé con desequilibrio”
Carlos Oliva


I

Ahora tengo que partir
Alejarme como siempre
Porque la ciudad me enferma
me trastorna

Es peligroso seguir así
Hay que escribir de vez en cuando

Porque nuestros cuerpos
Jamás estuvieron tan cerca
Como este cigarrillo a mi boca

II

Hay que huir
No sea que estas luces
Nos absorban la poca sensatez
Que nos queda
& nos entren las ganas

De amar la ausencia de la vida
Vestida de la muchacha
Que nos visitaba después de la noche
Antes del amanecer


III

... & todos enmudecidos
Orinábamos en las calles habitadas por nadie
El silencio nos invitaba
A saltar del puente
A inmolarnos por la poesía

Había que vernos
El rostro casi perfecto
Creíamos que era necesario
Arrojarnos bajo el riel de las combis
Y comprobar de una vez por todas
Si ser poetas nos convertía en divinos


IV

Una cajetilla tras otra
Un pequeño verso hurtado
A la melancolía de una cerveza sin helar

Las chicas bonitas sonreían
Y nosotros
Sólo nosotros
Sabíamos que no todo era cierto

Hay que madurar un poco
Conseguir trabajo
Después ya veremos
Si seguimos escribiendo.