dimanche 16 mars 2008

D.S/FREUD en el diván


FREUD EN EL DIVÁN Los chistes de la famosa revista:
El humor del New Yorker en torno al psicoanálisis
Por D.S.

"Sigmund Freud en el diván" se titula la exposición que se inaugura el martes en las dependencias de la Clínica Las Condes. La afamada muestra que trae la clínica, en conjunto con la Embajada de Austria, reúne los mejores chistes publicados en la revista "The New Yorker".

El psicoanálisis es un negocio serio, escribe Michael Freund, creador de esta muestra. Los pacientes pasan años recordando experiencias dolorosas que muchas veces pasan a ser también la agonía del psicoanalista. Entonces, ¿dónde está lo divertido?

Precisamente porque el psicoanálisis es algo tan serio, un negocio que se ocupa de los aspectos incómodos de nuestra, vida, pasó a ser un tema clásico para los caricaturistas que buscan alguna broma. La revista "The New Yorker" publicó más de 400 caricaturas sobre el tema, de las que 94 fueron compiladas en esta muestra.

Importantísimo es el diván. Por décadas los caricaturistas expresaron ridiculez, escepticismo, espanto o simplemente pura diversión. Desde luego en Nueva York el psicoanálisis forma prácticamente parte de la mentalidad local y los lectores urbanos del "The New Yorker" se sintieron identificados en todas las actitudes y situaciones reflejadas en estas caricaturas, escribe Freund.

A fin de ilustrar sus argumentos, Sigmund Freud se valió de un amplio repertorio que había comenzado a coleccionar 10 años antes, en su mayoría chistes del tipo de los que se contaban en los cafés que existieron en toda la monarquía austrohúngara. Pero Freud consideraba estas caricaturas también extremadamente atractivas para nosotros, porque, al igual que un buen chiste, representan una rebelión contra la autoridad y la liberación de la opresión que ella ejerce. Freud alabó a los caricaturistas de la revista alemana de humor "Simplizissimus" por su extraordinaria labor de controlar, a través del humor, emociones que aún no habían sido dominadas.

El libro de Freud sobre el chiste y un breve artículo sobre el humor, publicado en el año 1927, no fueron los primeros ni los únicos aportes a este tema. Pero introdujeron en la discusión la dimensión de los pensamientos reprimidos y las vías indirectas para reducir las agresiones, formando una teoría que desde el punto de vista intuitivo ya tiene sentido.

Freud disfrutaba de su popularidad en Estados Unidos y el psicoanálisis se estableció como una disciplina respetable dentro de la psiquiatría americana, en fuerte antagonismo a la posición centroeuropea, donde fue relegada al margen de la medicina convencional. De hecho, sus textos fueron quemados en Viena. Rodrigo Erazo, psiquiatra de la Clínica Las Condes, recuerda que Freud con humor negro comentó: "Estamos avanzando, en la Edad Media me habrían quemado a mí en vez de a mi libros". Erazo sostiene que los psicoanalistas actuales incorporan el humor en sus terapias a menudo, "en algunos de ellos, digamos que es parte de su terapia. Y aquello parece cada vez más saludable". Consultado si le parecían buenos los chistes de The New Yorker, Erazo responde: "Como psicoanalizado en el diván me morí de pena, en la calle me moría de la risa". Dejándose de bromas, concluye el médico psiquiatra de Las Condes: "Las caricaturas del New Yorker son más que humor: nos conectan con una especie de felicidad".

Los chistes de The New Yorker sobre el sicoanálisis pueden clasificarse en seis categorías: en el diván, mueble cliché de la terapia; la jerga, a menudo enrevesada e incómoda; la omnipresencia del psicoanálisis como fenómeno cultural en Nueva York, sobre todo en el siglo XX; ¿Quién está loco? ¿El terapeuta o el paciente?; la agresividad que a veces detona la relación paciente-analista, y, por último, aquellos chistes que manifiestan el choque de culturas que se da con esta práctica.


Datos exposición

Se puede ver la muestra: Desde el martes 18 de marzo. Hasta el viernes 28 de marzo.
Horario: Todos los días, incluyendo sábado y domingo, desde las 8 A.M. hasta las 9 P.M.
Lugar: Hall Centro de Procedimientos Ambulatorios y edificio de consultas, piso 1, 2 y 3 de Clínica Las Condes.
Valor: Entrada liberada

Articulo :
http://diario.elmercurio.com 16/03/2008

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...