samedi 22 mars 2008

Igor YASULOVICH y su 'Poema ridículo'


IX Festival Iberamericano de Teatro de Bogota del 07 al 23 de marzo 2008

Igor Yasulovich y su 'Poema ridículo', el mejor actor y la obra más aplaudida del Festival "Buscamos lo que nos duele"

'Poema ridículo' es quizás la obra más aplaudida del Iberoamericano. Habla su protagonista

-¡Hola! Perdón.

El reconocido director colombiano Omar Porras interrumpe la charla que sostiene el actor ruso Igor Yasulovich.
-Vi su espectáculo. Es usted un actor extraordinario. Su espectáculo fue una misa filosófica. Salí conmovido y le deseo la mejor de las suertes.

Después de escuchar la traducción al ruso, Yasulovich le dice sonriendo "muchas gracias", en un español que sale delicadamente de sus labios, casi como un susurro.
-Ojalá vuelva a Colombia.
-He venido cuatro veces y espero volver cinco más.
-Acá están los datos de mi teatro en Suiza (donde Porras vive hace más de veinte años).
Si viene un día, mi teatro es su casa.
"Muchas gracias", reitera el protagonista de Poema ridículo, obra que conmovió también a espectadores no expertos, que salieron llorando del Teatro Colón después de presenciar esta obra contundente, dura y reflexiva llevada al clímax por actores que parecían no actuar.

Yasulovich evita hablar de sí mismo: "Puedes enorgullecerte de lo que haces, pero lo que importa es lo que piense el público".

Prefiere darle todos los créditos a Dostoievski, porque su obra Los hermanos Karamazov, específicamente el capítulo El Gran Inquisidor, sigue siendo vigente con sus preguntas existenciales sobre Dios, la fragilidad humana, la miseria, la opresión y el libre albedrío.

"Él habló de esto en el siglo XIX y hoy esas preguntas siguen golpeando. Si la gente se conmueve en el teatro significa que esas preguntas no las hacemos los rusos únicamente", dice en el Hotel Tequendama, pocas horas antes de partir de regreso a Rusia, donde no solo trabaja en teatro, sino también en cine y televisión, además de impartir clases de actuación.

Yasulovich tiene unos ojos profundos, azules claros, que lo observan todo con detenimiento y que lucen tan diferentes mientras interpreta a el Gran Inquisidor: un hombre triste y atravesado por una inconformidad dolorosa frente a Dios y a la patética realidad del mundo.

"Siempre estamos buscando vida en cualquier estilo, en cualquier obra, pero en este espectáculo es bastante más la proporción que hay de vida. Este teatro no es común. Aquí no se puede jugar porque todo sobre lo que hablamos nos repercute. Toca encontrar dónde nos duele y en ese momento es cuando podemos ir a escena", dice Yasulovich, el actor de mayor edad en escena del montaje del Teatro de la Nueva Generación de Moscú.

En Poema ridículo, la acción recae sobre Yasulovich y dos actores jóvenes, que llevan a escena a los hermanos Iván y Aliosha (aprendiz de un monasterio). El resto, que encarna a los desposeídos, a los lisiados, a los pobres, participa en silencio o a través de la interpretación de instrumentos tradicionales rusos.

"Los personajes de este espectáculo viven de principio a fin y eso es muy pesado. Salimos a escena y a pesar de que no todos tienen una palabra, están dentro de esa vida que hay ahí".

A pesar de lograr mover fibras, de hacer pensar, de sacar lágrimas, Yasulovich no cree que el teatro transforme. "En el mundo se escucha muy buena música. Hay espectaculares cuadros. ¿Y por qué el mundo no ha cambiado? Eso no significa que tengamos que parar lo que estamos haciendo. Podemos tocar los corazones. Dar de nosotros hasta la última gota".

***
La obra

Basada en el capítulo "El gran inquisidor" de la novela "Los hermanos Karamazov" del escritor ruso Fiodor Dostoievski, "Poema ridículo" es un provocador señalamiento del conflicto fundamental de la existencia. Trascendiendo el contexto histórico y religioso en el que se sitúa, plantea la situación universal del hombre, que se debate entre una naturaleza animal y una conciencia moral que le genera dudas acerca de sus actos, además de abordar cuestionamientos filosóficos alrededor del libre albedrío, el racionalismo, el bien y el mal, las inclinaciones y complejidades humanas, el papel de la religión y la fe en Dios. " Con una puesta en escena muy limpia, escenografía del mundialmente reconocido diseñador Sergey Barkhin, las composiciones originales de A. Bakshi interpretadas por músicos y cantantes que recrean melodías espirituales rusas antiguas, e inquietantes parlamentos con profundos cuestionamientos, interpretados por 11 de los mejores actores de la escena teatral rusa, Ginkas escenifica los problemas que han formulado los escritores clásicos para sacudir los fundamentos de los espectadores. Prefiere estremecer al público a través de la provocación y el planteamiento de problemas universales en lenguaje teatral.

El director

Kama Ginkas es considerado uno de los grandes directores del mundo. Tiene un compromiso incansable con el teatro y es un innovador del arte dramático ruso, al igual que su esposa Genrietta Yanovskaya, también reconocida directora. Su trayectoria personal y profesional ha sido marcada por la lucha por la libertad y el desafío a regímenes políticos represivos e intolerantes, ya que durante muchos años tuvo que enfrentar los obstáculos de la represiva Unión Soviética, exacerbados por su origen judío. Nacido en una familia judía en Kaunas, Lituania, en mayo de 1941, seis semanas antes de la invasión nazi a los estados balcánicos, fue uno de los pocos infantes de la ciudad en sobrevivir. Algunos años después de graduarse del Instituto de Leningrado en 1967, fue nombrado director artístico de un teatro regional en Krasnovarsk, Rusia, donde desafió a los burócratas locales con su memorable producción de Hamlet y Fahrenheit 451. En casi 40 años de carrera, ha regresado repetidas veces a la obras de Dostoievski y Chéjov, porque los considera genios que hablan de la vida mejor que cualquiera. Sostiene que retratan tan bien el alma humana que al leerlos siente que están hablando de él mismo y al hacer las adaptaciones escénicas los espectadores se reconocen también. Define su teatro como psicológico, explicando que con él quiere generar reacciones emocionales, más allá del intelecto.

La compañía

El Moscow New Generation Theatre es uno de los teatros más antiguos de Moscú. Nació en 1918, cuando fue fundado el primero de una serie de teatros soviéticos con el mismo nombre. Durante muchos años fue limitado en su repertorio y en las propuestas creativas de artistas y directores, por apuntar específicamente a un público joven. Esto cambió en mayo de 1987 con el montaje de "Corazón de perro" de Mijail Bulgakov, obra producida por Genrietta Yanovskaya, nueva directora artística del teatro. Por ser presentada en un momento histórico donde las manifestaciones y los movimientos sociales generaron grandes cambios, esta pieza se convirtió en un manifiesto del teatro y viajó por todo el mundo, marcando una nueva era para el grupo y abriendo las puertas al teatro ruso en el exterior.

Si quieres saber más de la compañía y sus obras:
www.theatre.ru/
.
Articulos:
http://www.eltiempo.com/ 22/03/2008

Ilustracion: Marija Dokmanovic - http://www.irancartoon.com/

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...