samedi 22 mars 2008

V.H.A./Canto de Esperanza



Correo de: Adrian Escudero
adrianesc@fibertel.com.ar


Canto de Esperanza
Por V.H.A. Jordán

Hermano Hombre,
Hermana Mujer;

tu que siempre has hablado
y por mucho hablar has errado:

Calla,
respeta la regla fundamental

del silencio
y en El admira a tus oidores.

La palabra es eterna
aun cuando no se oye nada, vive;
entonces escucha
en el silencio del Universo

y escucharás tus palabras sanas
en la boca de tus amigos,

tus errores en la boca de tus hermanos
tus mentiras en la boca de tus hijos.

tu que te has ilustrado
en la sabiduría de los libros

que has sembrado tu duda
confundiendo tu vocabulario

con culturas prefabricadas
capaces de destruir

tu sabiduría innata
incapaces para siempre

de restituir a tu alma la Paz,
de restituir a tu alma el amor;

tu que te ríes más afuera
del cerco de tus dientes,

porque la risa suele ser impotencia
o dolor escondido.

Tu
Hermano "Ilustrado"

que no sonríes
porque tu alma esta anquilosada

para la inocencia...
para los frutos de la virtud...

Escúchame:
lo que digo no lo hago por voluntad,
lo hago porque el amor me obliga:

Hermano vendedor de la muerte,
tu que traficas con los débiles

para que ellos se crean fuertes
y tu riqueza es sangre de inocentes,
Herodes del Siglo Atómico,
tu rostro no destila nunca ternura,

Monumento a la muerte,
tu inteligencia se ofusca;

Roca inconmovible
crees que crece tu saber

en la esperanza de la violencia,
depón tus armas,

quema tus riquezas...
te lo piden las víctimas del Santo Padre.

Por tu comercio legalizado
en las ambiciones estatales.

Hermano vendedor de la muerte
siéntate en el crepúsculo,
medita y escucha la voz
si los ayeres del dolor te permiten,

escucha mi voz,
que hoy es susurro, mañana grito.

Paz,
Paz en la oración del hermano Hombre,

que de un mendrugo comparte con su familia
su mujer,
sus hijos,
sus hijas,
y los pobres
que son mas pobres que el.

La paz,
es como el amor de la madre,
severa y tierna.

La paz es como la Libertad de los buenos.

Los hermanos libres
salen y se reúnen

en las calles,
en los Templos de la verdad,

y son luz de esperanza
para nuestros hijos

y para los hijos de nuestros amados hijos.

Quien es mas libre?
el que firma el documento
o el que cree sin el Documento?

La verdad siniestra nos es oculta,
la verdad oculta nos es siniestra,
la verdad a la luz es amor.

Augures, el Templo es el hermano,
es la hermana;
guarda el silencio en él,
en ella,

el sol sella siempre el matrimonio
de la luz y la Paz de los pobres,
y los pobres no mueren
porque tienen el sol

en sus corazones,
y los ricos enferman

porque tienen el oro
de los altares

el oro es de Dios,
quien lo usurpa muere,

y nadie podrá salvarse de la maldición
del oro robado en la Noche Oscura

de los altares del Innombrado.

La paz será para quienes
fueron maestros de los ritos de la tradición,

Para los Hermanos Hombres,
Para las hermanas Mujeres
que llevan la marca de los escogidos,
sus actos los escogen.

Y llegará el tiempo de las flores,
cuando el fango rojo haya sido quemado,
purificado,
transformado.
Más él y ella morirán
porque son carne de polvo,

hijos de la apariencia material,
pero las obra perdurará

porque la obra no es carne
ni el trabajo es polvo.

El templo es todo
guarda el silencio en el,

guarda la sabiduría de tus manos
guarda la sabiduría de sus muros,

la hora de los libres está cerca,
porque somos hijos de la libertad,

la Libertad es el nombre,
la Libertad es el gesto
es la palabra de la creación
es el silencio de los tiempos.

Cada uno de nosotros es el gesto,
cada uno de nosotros es la palabra
cada uno de nosotros es el silencio,
buscaos y encontraos

y veréis el templo de vosotros
y su luz no podrá cegaros

porque no es luz de oro,
sino de sol.

Andad por donde va el viento,
nunca retrocedáis vuestro camino,
porque primero está la luz,
luego veréis la continuidad de la luz,
y la tendréis en vuestras manos
y así podréis dar luz

a vuestros hijos,
ellos a sus hijos.

Solo da el que es libre,
solo el que da con libertad al que recibe

es libre;
solo el que es libre elige a quien dar

y nunca yerra.
Es hora de buscar a los maestros,

a aquellos que nunca tuvieron sepulcro.
Viven.

Lo mío es impuro,
porque está mezclado con barro de hombre,

Lavadme el barro
y lo poco que queda será riqueza.

Pero la señal de Paz
hará olvidar los errores del pasado,
hombre que olvidas al hombre,
olvidarán al hermano crucificado al revés
y la lucha nacerá en el Gran Templo,
los rebaños se esparcirán asustados,
pero alguien tiene la voz fuerte,
hablará y será oído pero no escuchado
y el primero que grite después
será nuevamente sangre sin razón.

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...