samedi 23 août 2008

Adrián N. ESCUDERO/Jano, mi ser Moneda


ADRIAN N. ESCUDERO : Nació el 12 de enero de 1951 en Santa Fe CP : 3000 - (Argentina). Es Contador Público Nacional (1975) y Magister en Dirección de Empresas (CT - 1998). Domicilio (La Botica del Autor) : Obispo Gelabert 3073 - Te. : (0342) 455-4811 – ANTECEDENTES LITERARIOS : Autor de los Libros de Cuentos : . "LOS ÚLTIMOS DÍAS" (Colección de Ficción Conjetural y Metafísica). Publicado en Editorial Colmegna S.A. - Santa Fe (Argentina), Mayo 1977 ; y premiado en 1978 con el Bienal 1976/77 de la ASOCIACION SANTAFESINA DE ESCRITORES (A.S.D.E.) y el Segundo Premio del Concurso Provincial "ALCIDES GRECA" de la SUBSECRETARIA DE CULTURA DE LA PROVINCIA DE SANTA FE ; y en 1979 con el Primer Premio de la FUNDACION "ARTE Y CIENCIA" DE SANTA FE). Versión actualizada : Febrero de 2006.- . BREVE SINFONÍA Y OTROS CUENTOS (Colección de Realismo Mágico). (...)

En desarrollo preliminar : APOCALIPSIS BANG y Otros Cuentos para un Semáforo - Colección de Microrrelatos (2006-2008) ; y, ATILA y Otros Cuentos de Abecedario - Colección de Realismo Histórico. La Botica del Autor (Santa Fe - Argentina, 2007-2008).-

E-mails:
adrianesc@hotmail.com y adrianesc@fibertel.com.ar, adries.escudero@gmail.com

Sitio:
http://www.mundoculturalhispano.com/spip/spip.php?auteur259

Sobre Azul@rte:
http://revistaliterariaazularte.blogspot.com/search?q=Adri%C3%A1n+N.+ESCUDERO


Jano, mi ser Moneda
por Adrián N. Escudero

A los amigos Miguel Czernik y Rubén Zurbriggen, esquinados por el destino inexorable de sus profesiones contables…

Verano de 2089.

Ahora analizo en mi vida las dos caras de Jano.
Ahora, como San Pablo, lo reconozco: estoy dividido...

He recibido la visita a mi botica de Vendedor de Ilusiones (libros, bah; de cuentos, de novelas, de poemas, de lo Inútil al sistema imperante desde que la Vieja, ahora Nueva, Argentina, fuera Globalizada) de tres Seres Normales. Particularmente he tenido que explicarle a uno de los Ellos, quién era Jano. Ha visto su rara efigie en la pared Norte (américa), después de ver la de Cristo en la pared Sur (américa) del puesto de venta. El desprecio hacia Su Barba Mística le desvió el rostro hacia la imagen límpida de otro dios, tan atrayente como inexistente: Jano. ¿Quién es ése?, pregunta.

(Después se metería con los Otros a vivir la paranormal experiencia que mis aparatos multimedios llenos de luces que palpitan, prometen y cumplen bajo la máscara exótica de lo misterioso: leer, sólo con la mente, un Libro. Algo imposible de concebir fuera del Callejón Diagon, inaugurado por J.K. Rowling, antes de que se produjera, en el exterior, arriba de nuestro Mundo Cavernoso y Subterráneo, lo profetizado por R.D. Bradbury en Fahrenheit 451...).

No he visitado Internet, para ello. Ni la biblioteca secreta del sótano. Simplemente he tomado un artículo de J.C. Alby que siempre tengo a mano, del número 1 del año 1 de agosto del 2001, del magazín Salud y Desarrollo (¿recuerdan al Instituto para el Desarrollo Integral de los Servicios de la Salud de Santa Fe, en la Vieja Argentina ?), donde un (igualmente) viejo amigo colaboró hasta que reprivatizaron lo privatizado), y se lo he mostrado gráficamente con sus dos caras iguales y confrontadas ; esto es, bifronte en su carácter integrado, con sus dos facciones de antigua Moneda : salud y enfermedad, vida y muerte, realidad y fantasía, todo en un solo sujeto de atribución, haciendo justicia a la vieja máxima de que no existen Entes o Inútiles, y Normales o Útiles, sino enfermos y no enfermedades, Hombres y no Individuos, Personas y no Documentos de Identidad para estadísticas econométricas...

Jano, “divinidad romana identificada con Apolo, presidiendo el principio y el fin de las cosas, las puertas, el pasado y el porvenir”. Porque en estos tiempos modernos , siendo que al verdadero Alfa y Omega lo han sepultado nuevamente (como antes, en el otro siglo, por medio del marxismo definiendo al religamiento con el Eterno :”opio de los pueblos” ; y cambiándolo, sencillamente, por la refinada cocaína colombiana distribuida desde más al Norte del Planeta a todo el Mundo) era mejor entrarles (a los Normales) en la mente y en el corazón, con una metáfora pagana pero sabia, a ver si (a pesar de su Ateísmo Neoliberal) se les abrían (la mente, el corazón) y se les volvían (la mente y el corazón) tan Inútiles pero Humano/s, como a nosotros, los Inútiles (o Soñadores), los que intentamos Ser (antes que Tener) ... ¿Delirios ? Búsqueda. Pienso. Pienso. Luego, existo (dijo Filósofo) : y se descubrió a sí mismo.

Apuntes:

Un par (dos caras) para Reflexionar sobre la vocación:
• Ideología Normal (Útil) Neoliberal Contemporánea. Niña mimada:
Administración de Empresas de Negocios): mente: razón: dinero: “realidad”.
• Ideología de los Entes (Inútiles) Contemporánea. Pasión incomprendida:
Literatura: Imaginación: corazón: sueños:” utopía”.
Lucha interna:
• ¿Realidad o Fantasía? Una Moneda.
• ¿R ó F?
• ¿Quién arrojó la moneda?
• ¿Se arrojó alguna vez?
• De no: ¿cuándo se hará?
• ¿Cada cuánto se hará? ¿Cada día, cada mes, cada año, cada lustro.. ?
Palpita mi corazón.

Y, en la medida que lo hace, que le explico al Ser Rubio y de Ojos Azules lacerantes (astuto en los negocios del mundo y penetrado de su millar de ardides), que lo ilustro acerca de cómo este Jano ha hospedado a un tal Saturno (Chrónos), y lo ha capacitado en el cultivo de la vid (elixir de sueños brotado de la tierra mansa, allá en el Laecio italiano, donde reinaba en la Edad de Oro el Egregio Imperio Romano), entonces, viejos rumores me azuzan el alma de Comprador (y Vendedor) de Ilusiones, y me traen por una de sus puertas opuestas los interrogantes de mi propia existencia mortal. Y mi elección final de vender todo para comprar el terreno donde estará el tesoro de la eterna juventud de mi Ser Moneda: la Palabra.

La Palabra y mi Ser Moneda.

• Palpita mi corazón.
• ¿Cuándo palpita?

HIPÓTESIS: cuando Dios está allí.
Sí: cuando Dios está allí. No Jano: el que divide. Dios: el que me Une cuando leo un relato o devoro un poema y me transporto, el corazón palpita.
• ¿Dios palpita? Dios palpita.
• ¿Puede palpitar en mi mente, acaso? ¿En mi corazón?
• ¿Y si no palpitara? ¿Por qué igual esta ahí? ¿Detrás de la Realidad? ¿Metafísico, Fantástico? ¿Formando parte de una misma Moneda llamada Destino o Designio o Voluntad de Él?
• R y/o F.
• R ó F.

Paralelas unidas por la transversalidad de Dios en mi Ser Moneda.

En esa turbulencia experimento cómo su Templo (el de Jano), al igual que en la Roma milenaria, se abre en tiempos de guerra a la zozobra vocacional que separa en dos mi alma, en esta lucha por sobrevivir a lo real sin perder la esperanza de realizar los sueños; y se cierra en los tiempos, ligeros, cortos, difusos y tan amados, en que la Paz se arremansa en las entrañas del Uno, de mi Ser Moneda...

Jano, dios pagano protector de la salud, prevención y terapia, con virtud protectora de las puertas del cielo y del infierno. Y January (Enero), mi mes de nacimiento: el que me sitúa siempre a la puerta del año porvenir; y, si el pasado es recuerdo, el presente: vida, gozo y agonía, y el futuro, incertidumbre y encrucijada atada a la nuca suspirada, yo, sin poder ni saber mirar para atrás para ver hacia delante, lloro... mientras, el Normal, mira sin ver ni entender nada... Porque, absorto en su personal universo unidimensional y progresista, pragmático y febril, se manifiesta absurdamente vivo, pero muerto al fin...

Pero insisto en el intento.

Y le digo entretanto : Jano, asociado al Apolo de los griegos, regía el orden y el equilibrio, según creencia de aquellos hombres abandonados a sus propios dioses ; orden y equilibrio, dones que dan a la personalidad la armonía para convivir interpolados, desde dos perspectivas en las tres dimensiones del tiempo...

Jano, el sin manos, el que observa y contempla, el que diagnostica y predice, entrometido como todo dios en el barro maleable de la humanidad perenne; y que al que hasta el Gran J.L. Borges cantara: “Nadie abriere o cerrare alguna puerta sin honrar la memoria del Bifronte, que las preside. Abarco el horizonte de inciertos mares y de tierra cierta. Mis dos caras divisan el pasado y el porvenir. Los veo y son iguales los hierros, las discordias y los males que alguien pudo borrar y no ha borrado ni borrará. Me faltan las dos manos y soy de piedra inmóvil. No podría precisar si contemplo una porfía futura o la de ayeres hoy lejanos. Veo mi ruina: la columna trunca y las caras que no se verán nunca”.

Dudas:
• ¿Cómo ver lo que otros no ven?
• ¿Ser barco piloteado en la tormenta y no marea?
• ¿Pastor de ovejas, y no rebaño?
• ¿Materia y Espíritu al mismo tiempo?
• ¿Estar en el Mundo sin ser del Mundo?
• ¿Conciliar al Jano de mi Ser Moneda con el Dios de la Unidad que me crea y me recrea?

Y ayudarlo a El, que me mira, y me escucha, sin mirar ni escuchar, tan Normal e Inhumano, a ser un Hombre otra vez...

Porque ambos se anotan en esto de mirar la Realidad toda (Dios y Jano). Porque aunque los rostros de Jano nunca se vean, pueden sin embargo abarcarla toda y denunciar su compleja composición, y hacerle entender, penetrando la dolarizada unilateralidad que lo caracteriza, que Su Ser Moneda es Uno y Dos y Muchos, como el mío propio. ¿Podrá descubrir en mí algo de su enfoque sobre criatura? ¿Y entenderme hermano?

¿Descubrir que es Dios quien, al cabo, derrota las dudas? : Porque es El (y no Jano) el Encuentro, la Unidad de lo dispar, la Unidad en la diversidad, la transversalidad o interpolaridad intuida que hace posible a mi Jano vivir y soñar al mismo tiempo, sin volverme loco...

Si retorna, por segunda vez, a la botica, pensaré que sí.

Y un estrenado Inútil habrá nacido (resucitando como Lázaro) para bien de una torpe, pero amada (ilusionada) Humanidad caída.

De no...

Verano de 2089.