samedi 23 août 2008

La hora de China

Gao Xingjian


China 2008: Poesía
La poesía china entre nosotros
Por Antonio COLINAS

Al aproximarnos a la poesía china, y aunque sea someramente, tenemos que cerrar los ojos y dejar fluir hacia atrás la memoria para reparar en qué momento concreto dicha poesía se nos reveló como lectores. De este viaje en el tiempo brotan dos libros que conseguí tempranamente en librerías de viejo: el primero se trataba del voluminoso Sabiduría china, de Lin Yutang (Buenos Aires, 1945), un autor que, por entonces, era apreciado por ese tipo de libros que hoy reconocemos como de “autoayuda” y que tenían su mejor ejemplo en su Arte de vivir; el otro, el Tao-te-ching de Lao-tse (así se escribía entonces título y autor) traducido y comentado por Carmelo Elorduy (Oña, 1961). En puridad, esta obra cae más en la órbita del pensamiento, pero qué duda cabe que hay en ella un sustrato poético que es el que le proporciona su universalidad.

Pero fue en el libro antológico de Lin Yutang donde leí los primeros textos de los “grandes poemas antiguos” chinos, los de Li Po, o los cinco grandes cantos de La Historia de Meng Chiang. Esta obra de Lin contenía materiales muy sugestivos que, vistos en el tiempo, nos ponen de relieve aquellos tesoros que, en los años 50 y 60, nos llegaban de las editoriales sudamericanas. (También de ellas nos llegó y leímos la Poesía china preparada por María Teresa León y Rafael Alberti.) Sin embargo, la antología más coherente y precisa de la poesía china de todos los tiempos (llevaba el abarcador subtítulo De la poesía del siglo XXII a. de C. a las canciones de la Revolución Cultural), fue la que nos entregó Marcela de Juan (Alianza,1973). El carácter a la vez selectivo y abarcador de la obra orientaban al lector y le adelantaba la extensión e importancia de esta poesía.

Fue en dicha antología donde también supimos de la importancia de una determinada etapa, la de la dinastía Tang (618-907), en la cual, según nos señaló Li Tai Po, “cada hombre era un poeta”, pues eran no menos de 2.300 los “poetas de renombre” en aquel periodo. Allí me encontré con Li Po y con la anécdota que aludía a su lectura de poemas ante el Príncipe Heredero, el cual le ofreció “vino caliente en su misma ánfora de oro”. El Príncipe le transmitió luego al Emperador estas palabras: “Tengo en mi casa quizá al más grande poeta que jamás existiera. Hasta ahora no me atreví a hablar de él a Vuestra Majestad, porque padece de un defecto: bebe, y a veces con exceso. Pero sus poemas son en verdad tan bellos que el Emperador juzgará por sí mismo”. Se trata de una anécdota que, muy tempranamente (nada menos que en el siglo VIII) comenzaba a tejer la leyenda de la muerte de Li Po, esa que muchos siglos después aún propagaba Ezra Pound en uno de sus epigramas. Ya en la dinastía Tang se hablaba de su oscura y legendaria muerte al intentar abrazar, beodo, la luna llena reflejada en un lago.

Esa visión inicial de la poesía china se vería completada en 1984 con la versión que la Editora Nacional nos ofreció del Romancero chino (Shih Ching), en la versión de nuevo de Carmelo Elorduy. Se trataba de una colección de 305 canciones y odas que Confucio había extraído de los antiguos Anales. Seleccionó una serie de poemas que habían sido escritos entre el 1122 y el 570 a. de C. y objetivó su criterio con esta frase: “Expongo, no invento nada. He creído y amado las doctrinas antiguas”. Con la palabra “doctrinas”, Confucio aludía no sólo al carácter poético de la obra sino a su profunda significación popular, que hacía referencia a cantos de fiesta y feudales, a himnos y elogios reales.

Hay, pues, en este libro (¿en qué parte de la literatura china no lo hay?) una base ética, moral, que siempre fue muy apreciada por los estudiosos. Costumbres y creencias se funden también en este cancionero con esas visiones de la naturaleza que serán ya paradigmáticas de la poesía de China de todos los tiempos. Tres años antes de este Romancero chino, Juan Ignacio Preciado nos había ofrecido, en los Clásicos de Alfaguara, una edición mucho más depurada y científica de [El Libro del Tao], de Lao Zi. Permanecía el mismo texto traspasado de hermosa intemporalidad, pero ahora su significación se había hecho más cristalina.

Y ya hemos llegado al que es tema esencial en la poesía china de todos los tiempos: la naturaleza; valorada siempre desde la intensidad y universalidad de la contemplación y no desde presupuestos meramente costumbristas. Recordaré al respecto una muy profunda obra de la que es autor Antonio Mezcua López, formado en las universidades de Granada y Shanghai, y al que tuve la oportunidad de conocer en esta última ciudad. Mezcua acaba de editar en la Universidad de Granada (pero aún sólo en Cd-Rom) su tesis doctoral, Hermenéutica del paisaje en China. Esta abarcadora obra no sólo evidencia la importancia que el paisaje posee para la poesía china, sino que también se da en este tema una estética que todo lo interrelaciona: de la naturaleza sentida como “unidad esencial” a símbolos primordiales como el agua, el jardín o la montaña, de la pintura “como adecuación y transmisión del Tao” al viaje y al paseo por esa misma naturaleza. Se da por tanto en esta obra un cruce ideal de conocimientos abordados con sensibilidad exquisita.

Llegados a este punto, el panorama de la poesía china se ha acrecentado. Unas veces, gracias a nuevas antologías, como Poesía clásica china, de Guojian Chen (Cátedra, 2001) o Antología de poesía china de Juan Ignacio Preciado (Gredos, 2003). Preciado le ha puesto ahora “valentía y arrojo” a su trabajo y ha seguido los caminos de esa “temeridad” que sólo favorece a los osados traductores de poesía. También nos llega en estos momentos Poesía popular de la China antigua, que acaba de editar Alianza, traducida, prologada y anotada por Gabriel García-Noblejas. Este volumen, de una gran belleza formal y de contenido, recoge los textos más antiguos y completos de la civilización china, los escritos entre los siglos XI a. de C. y III. Aquí volvemos a encontrarnos con algunas de las canciones del antiguo Libro de la poesía, así como con los poemas de origen popular de la dinastía Han. En el estudio previo se nos recuerda el profundo influjo de esta poesía de los orígenes sobre Li Bai, Wang Wei o Su Dongpo (aquí un recuerdo especial para la biografía que, de este último y prolífico autor, escribiera precisamente Lin Yutang: Un genio alegre, Sudamericana, 1948).

Un poeta que acabo de nombrar me lleva a la versión que Pilar González España hizo de los Poemas del río Wang, de Wang Wei (Trotta, 2004). Se me acaba el espacio y hubiera querido hablar de la visión que mi amigo el profesor Zhao Zhenjiang tiene de la poesía y de la métrica de la dinastía Tang. Visión desmitificadora, en la medida que nos recuerda que en esa dinastía hubo muchos más poetas que los dos que suelen conocer los españoles: Li Po (Li Bai) o Du Fu. De estos dos autores hay amplias, selectas y recientes recopilaciones. Y también tenemos versiones de un bello libro, El solitario de la Montaña Fría o El Maestro del Monte Frío, de Han Shan. En cambio, nada hemos dicho de los textos, también en la órbita de la estética, de François Cheng, ni de la poesía de los llamados “poetas místicos”, entre los que destacan el sempiterno candidato al Nobel Bei Dao, Gu Cheng, Duo Duo y Yang Lian, todos ellos exiliados tras las protestas de Tiananmen de 1989. También vale la pena detenerse en la poesía china más actual, a la que dedicó un extraordinario número monográfico la revista granadina “Ficciones” (1999): en ella descubrí poemas de jóvenes poetas como Zhang Shuguang, Ouyang Jianshe, Xiao Kaiyu, Xi Du, Tan Danhong y Zhou Zan, que luego encontraría durante mis dos viajes a China. Nos hemos quedado sin espacio, pero espero haber salvado para el lector la importancia y el sentido de trascendencia que siempre nos revela la inmortal poesía china.


Articulo:
http://www.elcultural.es 31/07/2008

***
China 2008:
Panorama de la novela actual

Es casi seguro que sin la concesión del Nobel en 2000 al novelista, poeta, dramaturgo y pintor Gao Xingjian (Ganzhou, 1940), éste hubiera seguido malviviendo en una colmena de bloques para emigrantes en las afueras de París, su hogar desde que se exiliara en 1987. Gracias a los suecos descubrimos novelas tan prodigiosas como La montaña del alma (Ed. del Bronce) y El libro de un hombre solo (Bronce). Otros nombres sonaban más, como el de Harry Wu (Shangai, 1937), exiliado en Estados Unidos tras pasar 20 años en campos de trabajo por “antirrevolucionario”: en 2008 Libros del Asteroide ha publicado Vientos amargos.

Ma Jian (Qingdao, 1953) huyó a Hong Kong en 1986 después de que sus obras fuesen censuradas: tras pasar una breve estancia en Alemania, en la actualidad reside en Londres... Entre sus obras destaca Pekín en coma, que lanza Mondadori el próximo otoño. En cambio, sí es bien conocido en Europa, Dai Sijie (Fuijian, 1954), enviado a un campo de reeducación entre 1971-1974 y que aprovechó una beca en París para apasionarse por el cine... y huir. Tras el éxito de Balzac y la joven costurera china y de El complejo de Di, premio Fémina, en otoño Salamandra edita Una noche sin luna. También la infancia de Diane Wei Liang (Pekín, 1966) transcurrió en el campo de trabajo en el que habían sido recluidos sus padres. Implicada en las revueltas de 1989, tras Tiananmen huyó a USA y se convirtió en una de las jovenes maestras de la novela negra: Siruela lanza en septiembre Mariposas para los muertos.

Traducido al inglés, español, alemán y francés, Mo Yan (Shandong, 1955) también vivió en primera person la Revolución Cultural, pero porque fue voluntario a trabajar en una aceitera, se alistó en 1981 en el Ejército Popular y en la actualidad da clases en la Universidad del Ejército. Comparado a menudo con Kafka, conquistó éxito mundial con Sorgo rojo (El aleph), adaptado al cine por Zhang Yimou; y por Grandes pechos, amplias caderas (Kailas, 2007) y Las baladas del ajo (Kailas, 2008).

Otra novela también titulada Sorgo rojo (Black List, 2008) hizo famoso en Occidente a Ya Ding (1956), pero en este caso se trataba de ofrecer una “visión renovada” de la Revolución Cultural. Además de nombres como los de Can Xue (1953) , Jia Pingwa ( Shangluo, 1952) o Fang Fang (1955), vale la pena destacar a Wang Shuo (1958), popularísimo en su país a pesar de que sus obras fuesen prohibidas en 1996, y a Yu Hua (Hang-zhou, 1960). Su nombre trascendió las fronteras gracias a una película de Zhang Yimou basada en su novela ¡Vivir!, que fue prohibida en China y arrasó en las pantallas de todo el mundo.

Muy distintos son los problemas de las nuevas generaciones de novelistas chinos. Ahora se trata de provocar, como bien sabe Mian Mian (Shanghai,1970), que comenzó a escribir a los 16 años, ha posado desnuda y publica novelas de calidad llenas de sexo, drogadictos y putas.

En esta misma línea se encuentra el último fenómeno editorial chino, Guo Jingming (1983), que juega con el manga y es capaz de vender más de un millón de ejemplares de tres de sus cuatro novelas, aunque haya sido condenado por plagio.

Articulo:
http://www.elcultural.es 31/07/2008


Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...