jeudi 5 mars 2009

Ian WELDEN/El náufrago: Siete poemas de ausencias


IAN WELDEN Valby, Copenhague, Dinamarca. Nació en Santiago de Chile en 1948.

Estudió Comunicación de masas y gráfica en la Universidad Técnica del Estado. También estudio cine en la Escuela de Cine de la Universidad Técnica de Santiago. En 1974 viajó a Barcelona donde, aparte de escribir toneladas de poemas y cuentos que jamás publicó, trabajó como interprete y radiooperador a bordo de un barco que buscaba petróleo a 15 millas de la costa de Barcelona.

En 1975 viajó a Dinamarca donde clavó su bandera chilena para siempre. Aquí trabajó en los campamentos para refugiados de la Cruz Roja, donde, entre muchas otras tareas, coleccionó poemas y relatos de refugiados de casi todos los rincones del mundo. También inauguró una exposición de gráfica titulada "GUERRA MUNDIAL - TERCERA FASE", acerca de la guerra civil en la otrora Yugoslavia.

Ahora, disfrutando su ocio, escribe poemas y relatos cortos que él llama "milagros".

E-mail:
Ian.welden@mail.dk

Ian Welden sobre Azul@rte:
http://revistaliterariaazularte.blogspot.com/search?q=Ian+WELDEN


El náufrago
Siete poemas de ausencias
Por Ian Welden

EL NÁUFRAGO

Desde mi viejísimo sofá azul
te envío botellas verdes con mensajes de amor
aviones de papel rosado
y volantines del dieciocho de septiembre.

Todo lo que tengo a mano te lo envío.

Mis cigarrillos y cenicero,
mis anteojos,
mis libros
aún no leídos.
La fotografía de mi madre
tomada en el patio de mi casa
esa última navidad.

La rústica pipa de mi padre
labrada por él
una tarde de primavera
el día antes de que se fuera
para siempre.

Con la infantil esperanza
de que vengas a rescatarme
esta noche tan solitaria.


EL PASEO DEL PERRO

Sin tener nada mas interesante que hacer
entro a mi abandonada cocina y abro el refrigerador
con esa conocida esperanza de encontrar algo nuevo
algo extraordinariamente inusual
como un cerro chileno
o Las Tres Marías.

Entro luego al dormitorio
y sigilosamente en la oscuridad
recorro a tientas la cama
sintiendo tu tibia ausencia.

En la salita de estar tampoco te encuentro.
Viejas películas de Greta Garbo
cuelgan desteñidas de la pantalla del televisor
y en la radio solamente se escuchan
los sonidos lejanos de otras galaxias.

Me acurruco al Finn en un rincón del baño
a aullar y lamerme las heridas.


DEL VERBO VIVIR

La madrugada súbita, violenta y poderosa
me despertó con una sonrisa displicente
este día inútil
en el que por obligación
debo vivir una vez más.

Y no teniendo una alterntiva viable
vivo entonces
por las líneas férreas
cual vagabundo inservible
alma en pena
perro apedreado
o mujer violada y crucificada.

Ah no!
Esto no quiero leerlo!
Para qué tanta miseria?
De qué sirve esto?

Buena pregunta.


DEL VERBO AMAR

Te das de amar
una suave madrugada.

Yo amo
tu amas
nosotros amamos
te dices extática
sorprendida.

Y el planeta gira
y el sol brilla
y todo está en su lugar.


STATUS QUO

Sin dirigirte una sola palabra,
simulando displicencia
cual gato en celo,
te obliga a buscar
una misión en la vida.

Y vas recogiendo y juntando
una cosa con otra:
calcetines
zanahorias
hijos
copulaciones
olvidando que esa tarea noble
y la has cumplido con creces.

Pero insiste testarudo
y manipula con silencios
y tu, confundida,
corres nuevamente
a aparear más calcetines aún
para no perder
lo que ya se perdíó
hace ya muchos años.


LA LLAMADA

Escucho tu voz furtiva en el auricular
y mi mundo se torna celeste.
Se caen los libros del estante
de pura alegría
y mis paltos y cardenales florecen entusiasmados
bailando una cueca mi alma
en este invierno solitario.

Y yo cual niño nervioso
no se me ocurre que decir
y pierdo esta magnífica oportunidad
esta ocasión única y bella
para hablarte sin balbuceos
algo que haga sentido
algo como "estás bien?"
o "te amo".


LAS COSAS DICHAS TAL CUAL

Me voy durmiendo esta noche
simplemente pensando en ti.
Todo está tranquilo y en silencio
y apareces como un ángel
sin alas ni halo
ni ropa
para alimentarme con todo esto
que tan bién conocemos.

Y vuelas en la madrugada
cuando ya medio despierto
no me lavo
para retener este día sagrado
tu sabor en mi boca
y tu olor entre mis piernas.

Ian Welden - Invierno 2009 - Copenhague, Dinamarca.
Ilustración de Maritza Álvarez - Verano 2009 - Villa Alemana, Chile.
maritza_alvarez_vargas@hotmail.com

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...