dimanche 3 janvier 2010

Fietta JARQUE/ El alma libre de Alberto Corazón



PERFIL
El alma libre de Alberto Corazón
Por Fietta JARQUE

El diseñador gráfico y artista da forma a sus reflexiones sobre los poemas de san Juan de la Cruz

Necesita respirar aire puro, aire libre. Por eso Alberto Corazón ha habilitado la terraza de su jardín, en las afueras de Madrid, como su taller de pintor. ¿Y si hace frío, llueve o nieva? "Pues me abrigo", dice. Mesas repletas de papeles y materiales de pintura, caballetes y lienzos se acumulaban a su alrededor mientras terminaba, enfebrecido, las obras para su nueva exposición en torno a los poemas de san Juan de la Cruz, ese "santo y fugitivo" que terminó sus días en Úbeda por las heridas de su autoflagelación. La muestra se hace en ese mismo lugar, el Hospital de Santiago, y se abrió el mismo día en que él murió, en 1591. "Me gusta leer poesía", comenta Corazón. Hace un año abrió casualmente una nueva edición de Noche Oscura (Canciones del alma), "y fue como un fogonazo, una conmoción". No era la primera vez que los leía, pero según él, "se requiere madurez para comprender a los místicos". Alberto Corazón (Madrid, 1942) la tiene, aunque no lo parece a simple vista. Ágil, sonriente, siempre muy activo, da poco el tipo de quien se encierra para reflexionar sobre los abismos del alma. "Entre lo sagrado y lo mágico no hay fronteras", afirma Corazón, que considera este trabajo una prolongación del que hizo para la catedral de Burgos hace unos meses. Las profundidades del espíritu lo atraen, pero no se considera religioso. "La lectura a fondo de la poesía mística y la biografía de san Juan de la Cruz hace que, más bien, te alejes de la Iglesia", admite. El santo estuvo preso 12 años por traducir el Cantar de los Cantares. Tras morir, su cuerpo disputado por varios conventos de ultrafieles, fue dividido en decenas de reliquias y repartido a trocitos.

Alberto Corazón es quizá el diseñador gráfico español más influyente de las últimas cuatro décadas. Es también académico de Bellas Artes y ha recibido importantes distinciones internacionales. Pero su solitaria tarea como pintor y escultor es la que más le compensa en estos momentos. Su fascinación por el alfabeto cuenta a la hora de aproximarse a la poesía. "El alfabeto es como un fetiche para mí. Mi relación con la palabra es doble, por un lado está la iconografía, por otro la resonancia del verso". Y muestra un pesado cuchillo de hierro diseñado por él con las letras por un lado y los números por el otro. "En el arte hay algo mágico y religioso", dice sopesándolo en sus manos y observándolo con detenimiento. Mientras habla, dibuja. Tiene decenas de papeles pintados sobre la mesa. "La conexión mano-cerebro es irremplazable. Para mí el garabato es algo muy importante, me ayuda a pensar". A penetrar en el lenguaje. En su ensayo Una mirada en palabras (Seix Barral) lo dice: "El objetivo de la pintura: despertar signos".

Oscuro es el canto. Intervención en la sala del Hospital de Santiago de Úbeda. Hasta el 10 de enero.

Articulo:
http://www.elpais.com 02/01/2010

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...