samedi 14 mai 2011

Jesús GARCÍA GABALDÓN/CHÉJOV, la vida en escena

CRÍTICA: 
Chéjov, la vida en escena
Por Jesús GARCÍA GABALDÓN

La recopilación de todas sus cartas y escritos sobre el teatro y una novedosa biografía documental componen un fascinante y complejo retrato del escritor como persona encantadora, discreta, sincera y honrada, un artista libre y poco convencional

A juzgar por las innumerables biografías, recuerdos, estudios, ensayos, testimonios, cartas, memorias y escritos dedicados a Antón Chéjov (Taganrog, 1860-Badenweiler, 1904), su corta y dramática vida es una vida teatral, una vida de letras, una vida documentada, escrita y vivida a través de las cartas, de los cuentos y de las obras teatrales. Porque Chéjov es, quizás, el escritor que mejor representa de manera realista la vida cotidiana en escena, y también, en cierto modo, su propia vida queda reflejada en su vasta obra. De los 30 volúmenes que ocupa la edición académica de las obras de Chéjov, dirigida por N. F. Bélchikov entre 1974 y 1983, 12 están dedicados a su correspondencia (¡escribió más de 4.500 cartas!). A pesar de ello, en el ámbito hispánico, la correspondencia de Chéjov ha recibido escasa atención. Este panorama parece haber empezado a cambiar en los últimos años en que se han publicado valiosas selecciones de sus cartas literarias, tales como Consejos a un escritor (cartas sobre el cuento, el teatro y la literatura) (Fuentetaja, 2005) y Sin trama y sin final: 99 consejos para escritores (Alba, 2007), así como las cartas entre Chéjov y su mujer, la actriz Olga Knipper (Páginas de Espuma, 2008). En la cuidadosa y pulcra traducción de Raquel Marqués aparecen ahora todas las cartas y escritos de Chéjov sobre el teatro. La edición española, que reproduce la excelente edición alemana de Peter Urban y Jutta Hercher, contiene 12 crónicas teatrales (entre ellas destaca la dedicada a Sarah Bernhardt) y la impagable serie de artículos breves Fragmentos de la vida moscovita, así como una amplia selección de 166 cartas sobre el teatro, cuyos destinatarios son, entre otros, Suvorin, Gorki, Komissarzhévskaya, Stanislavski, Nemiróvich-Dánchenko y los actores y actrices del Teatro de Arte de Moscú, que interpretaron las piezas clásicas de Chéjov como La gaviota, Tres hermanas, Tío Vania y El jardín de los cerezos. Un enjundioso prólogo de Lluís Pascual, en el que presenta, entre otras cosas, valiosas reflexiones sobre el tempo teatral en Chéjov, completa este volumen, de lectura imprescindible para quien quiera conocer por dentro el teatro de Chéjov.

Las biografías de Chéjov disponibles hasta hoy en español, escritas por Irène Némirovsky, Natalia Ginzburg, Henri Troyat y Rosamund Bartlett, reconstruyen en buena medida su vida y su obra a partir de sus cartas. Ígor Sujij, profesor de literatura rusa en la Universidad de San Petersburgo y gran conocedor de la obra de Chéjov, nos ofrece una novedosa biografía, compuesta a modo de mosaico de miradas y opiniones a partir de la composición polifónica de cuatro tipos de documentos: una representativa y pertinente selección de cartas privadas de Chéjov, que teje en su conjunto un autorretrato íntimo; pasajes selectos de la correspondencia dirigida a él y de las memorias de sus familiares, amigos, biógrafos y contemporáneos, que sirven para contrastar y relativizar diferentes puntos de vista, opiniones y perspectivas familiares y literarias sobre el escritor ruso; una serie de precisas notas críticas del propio Sujij, a modo de acotaciones teatrales o contrapuntos musicales, que nos presentan su visión más personal de Chéjov; y, por último, una antología esencial de fragmentos preferidos de los cuentos y obras teatrales de Chéjov. El resultado de este complejo y sutil montaje documental, ya ensayado en los años veinte en la crítica rusa por V. Veresáev y aplicado sin éxito a la biografía de Chéjov por V. Feider, es un fascinante y completo retrato coral, vital, multidimensional, diríamos holográfico, de Chéjov en el que emerge la figura de una persona encantadora, discreta, sincera y honrada, de un artista libre y poco convencional, de un escritor profundamente realista e innovador a su manera, que escribió sobre la Rusia y los rusos de su época, tal como él los veía, y que supo trascender los límites espaciales y temporales de su propia vida a través de su penetrante mirada llena de compasión y ternura ante el dolor de las vidas ajenas, esas otras vidas cotidianas que él dramatiza y desdramatiza, narra, lleva a escena, con una intensidad y veracidad únicas. Otro de los encantos de esa útil biografía documental, vertida al español esmerada y eficientemente por Frederic Guerrero-Solé y Oksana Gollyak, es su deliciosa y leve arquitectura narrativa, de ágil y entretenida lectura, estructurada en torno a 49 temas que reconstruyen cronológicamente la vida cotidiana y amorosa, los espacios vitales y literarios de Chéjov, y que nos permiten profundizar en la comprensión de su visión del mundo, sentimientos, ideas, gustos y disgustos, opiniones sobre asuntos tan dispares como la fe, el amor, la vida literaria, el teatro, el humor, el erotismo, el dinero, la enfermedad o el poder.

 
Articulo : http://www.elpais.com  14/05/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...