samedi 18 juin 2011

Cecilia VALDÉS URRUTIA/ Los artistas que lideran la pintura realista

FIGURAS En la escena internacional:
Los artistas que lideran la pintura realista
Por Cecilia VALDÉS URRUTIA

Los nombres que protagonizan hoy la gran pintura "realista convencional" -con los matices de cada autor y de la época actual- hablan de una vigencia y de un aporte de este estilo, que trasciende largamente a sus más fieros detractores. Varios de estos artistas integran las páginas más notables del arte contemporáneo.

 
Antonio López García: "el Velázquez de hoy"

Antonio López García (70) puede pasar meses y hasta 10 años dedicado a una obra. Vuelve decenas de veces al lugar para capturar la luz que se da en un solo momento, de la madrugada o al atardecer. "Mi pintura está construida desde la reiteración de los tonos, de la luz...", nos contaba en su taller.

Vive en una austera casa en el Barrio del Rosal, en Madrid, donde lo llaman el Velázquez de hoy. Es considerado el máximo exponente de la pintura realista en España. Sus monumentales obras recrean de forma sorprendente -sin recurrir a la fotografía- el entorno, con un énfasis en la materia. Trabaja laboriosamente con infinidad de capas pictóricas, en las que incorpora desde cerámica hasta papeles quemados. Sus creaciones (que también comprenden frisos y esculturas) adquieren la apariencia del paso del tiempo. El paisaje de la región de la Mancha y las calles de Madrid constituyen reiterados motivos suyos. "Mis fuentes son objetos, calles, momentos que me emocionan y que encuentro deambulando", nos precisa este artista que combate el narcisismo en su obra. También destacan sus retratos y los sentimientos que éstos transmiten. Pinta a sus hijos cuando pequeños, a su mujer, a su padre agonizante o a los reyes de España. Reconoce que no para "hasta plasmar la emoción percibida".

Premio Príncipe de Asturias en Pintura, protagonizó la versión de la Bienal de Venecia curada por Jean Claire, en 1995, que marcó un fuerte regreso a la pintura. Fue el protagonista, a mediados de los 90, de una bullada polémica en el diario ABC de Madrid sobre el aporte del realismo al arte contemporáneo. Este mes se espera -con expectación- la apertura de una antología de los últimos 20 años , en el Thissen de Madrid.

 
Andrew Wyeth y la costa de Maine

Ha sido el primer artista norteamericano, después de John Singer Sargent, en ser invitado a integrar la Academia de Bellas Artes de Francia. Andrew Wyeth (1917-2009) es uno de los pintores más reconocidos de Estados Unidos, aunque también fuertemente criticado por el vanguardismo. Algunos teóricos han despreciado la belleza de sus cuadros, los altos precios que alcanzan sus obras y un supuesto carácter narrativo; mientras sus seguidores afirman que "posee un fuerte contenido emocional, simbólico y abstracto". El crítico Robert Rosemblum reconoció que "Wyeth es el artista más sobrevalorado y el menos apreciado de Estados Unidos".

Cultor por más de 50 años de una pintura realista, Wyeth optó por un estilo regional. Sus motivos se centran en sus más cercanos, en los paisajes de Pensilvania y en la costa de Maine, lugar de veraneo y de retiro de eximios creadores. Ahí conoció también a su señora, Betsy, con quien estuvo casado durante más de 60 años.

Las caminatas del artista integran las primeras fuentes de sus paisajes, que captura a través de silenciosas y originales escenas. Desarrolla una fuerte relación con el mar y con la tierra, y opta por las difíciles técnicas de la acuarela y el temple. El pintor explicó que su realismo sutil "parte y termina en un sentir abstracto".

Una de las imágenes más identificables de la pintura americana es su "Mundo de Cristina", donde pintó a su vecina lisiada sentada sobre el pasto, mirando su casa. El descubrimiento, en 1985, de 247 estudios pictóricos sobre otra vecina -la prusiana Helga Testorf- generó un gran revuelo. La pintó en escenas el dormitorio y en retratos de gran fuerza sicológica. Wyeth murió dibujando a los 91 años, como el realista clásico norteamericano más representativo de la segunda mitad del siglo XX.

 
Más figurativos y los nuevos del siglo XXI

En España, de la larga lista de pintores realistas destacan como referentes de hoy: Isabel Quintanilla , Amalia Avia y María Moreno (esposa de López). Desarrollan una pintura con una poética compartida, con misterio y melancolía. Retratan objetos de la cotidianeidad, del paisaje y la figura. Y están los más recientes: Rafael Cidoncha, Alberto Sesma.

En Estados Unidos, un gran protagonista de la pintura realista es Philip Pearlstein (1924). Cultiva esencialmente el trabajo de la figura y del desnudo. Famoso es su "Modelo femenino en una mecedora y modelo masculino en el suelo". Pearlstein se caracteriza por emplear luces duras y figuras recortadas. En un realismo más del siglo XXI, relacionado con el hiperrealismo, varios ubican a Chuck Close . En sus retratos y autorretratos desarrolla una pintura que recurre a la fotografía. Es una figura crucial de la transformación del retrato contemporáneo. "Ha sido mi búsqueda, el tema de mi vida", nos reconocía en una entrevista. R ichard Estes también parte de la fotografía en sus motivos de escaparates, pero lo supera por su trabajo de luces y sombras. En el arte chino, resaltan los " realistas cínicos ", que critican la era comunista, como Shi Xinning . Y otros como el gran Yan Pei Ming (1960), que estuvo en el Louvre.

 
Lucian Freud y su arte que inquieta

Más de seis décadas lleva el británico Lucian Freud -uno de los artistas vivos más importantes del mundo- desarrollando su arte en un medio que, en los años 60, fue declarado muerto: la pintura. Ha mantenido su compromiso con los atributos tradicionales de ella y se opuso al vanguardismo del pop art. Su cruda figuración se centra en la realidad de sus retratos y en sus obsesiones. Y como señalara el director del MoMA, Glenn Lowry: "Fue en los años 80, con el renovado interés en la pintura y el pluralismo del pensamiento estético de los años 90, que el arte mundial alcanzó a Freud. Sirve de ejemplo para las nuevas generaciones que buscan redefinir el ámbito de la pintura y la naturaleza de la figura".

Hoy, con más de 80 años, el aclamado y reservado artista sigue trabajando en su estudio londinense. Continúa su énfasis en la figura descarnada y en el retrato expresivo. Pinta también el jardín de su casa, los animales y su taller. Lucien Freud se interna en una profunda reflexión sobre la naturaleza humana.

Sus creaciones trasuntan su horror a lo idílico. El nieto de Sigmund Freud es de la opinión de que "el arte debe reflejar la vida y, por tanto, inquietar". Entre sus retratos más famosos están los de su madre. También plasma a sus amores, amistades e hijos. Y coloca a sus personajes en escenarios tan rotundos como una cama o el sofá. Sus desnudos constituyen lo más perturbador: esas figuras obesas, grotescas y solitarias. Lucien Freud confiesa que le interesa "ver a la gente que se ve natural y físicamente como los animales". En tanto, los principales museos del mundo buscan exhibir sus obras, las que alcanzan los precios más altos del mercado.

 
Articulo : http://diario.elmercurio.com  12/06/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...