samedi 23 juillet 2011

Eduardo ESPOSITO/ Poesía



Eduardo Espósito (Buenos Aires, 1956) Ha publicado. El niño que jugaba a ser Rayo. Bs. As., 1992; Violín en bolsa. Bs. As., 1995. Una novia para King Kong. Bs. As., 2005, Quilombario. Bs. As.,2008.
Participó en varias antologías, destacándose entre ellas Poesía en el subte. Bs. As.: Ediciones de la Flor, 1999 y Italiani d' Altrove. Milan: Rayuela Edizioni, 2010.
Coordina desde 1996 el taller de escritura de la Dirección de Cultura de la ciudad de Moreno, y a partir de 2001, desempeña igual actividad en el taller literario “Elementales Leches” de la ciudad de Gral. Rodríguez, Argentina.
Reside en Paso del Rey, Buenos Aires.
E-mail : edu56esp@yahoo.com.ar



Separatidad
Por Eduardo Espósito

A Richard  Matheson

De a uno se es náufrago
De a uno cadáver
De a uno y con la amada a cuestas
uno toma el último tren
el bondi postrero
la humedad de las lluvias
Amasa un único pan de a uno
Miente de a uno
Iza la bandera de su soledad
en la ausencia 
de las grandes metrópolis
De a uno pone la semillita
Arroja la maceta al sumidero
Festeja su cumpleaños con la puerta
De a uno suspira
De a uno babea
Se entristece de a uno hasta los hígados
Fornica y llora al mismo pulso que una sombra.

  
Castidad
Por Eduardo Espósito

A Úrsula K. Le Guin

(Sobre una obra textil de Maryté Arias)

Monedas de carne en la ranura
Centavos de amor como limosna
Reír sobre la leche derramada
Oír el ruido de rotas caderas
Eso es todo
Lo que fue / lamido por los galgos
Cierta postrer migaja repudiada
Y ese hueco sin llave
con su luz de otros días

   
La reina del aire y la oscuridad
Por Eduardo Espósito

A Poul Anderson

Lloro
Es la última vez que tendré sexo
Agosto se me viene encima en pleno octubre
con 31 legiones de minutos
y la implacable extrañeza de o saber
Agüita salada en pecas de ángel
lloran también los niños que me antecedieron
Una tristeza de máuseres
dormidos en formol
a la espera del año de las resurrecciones
Y me voy
capricho en retirada
muelle sombra de ocaso en saco roto
No sufras por favor
No gimas nunca más
La abuela de la nieve está enseñando.


Calidoscopio
Por Eduardo Espósito

A Ray Bradbury

Me voy cayendo al sol
Todos parecen darse cuenta 
La hierba es fina
Mis manos transpiran soledad
                                  ingravidez
La grave edad desacelera para mí
con su manojo de arrugas
No hay cremas paliativas
para el cansancio de los materiales
Mi cuerpo es un satélite en desuso
Me voy cayendo al sol
como ellos
que encremados de espanto
reparten pancután y botiquines
Ayer fuimos más que Dios
                         hoy somos pasto
Mis manos queman cromo
La hierba es inasible
                         y el destino amarillo.

  
Platea baja
Por Eduardo Espósito

A John Wyndham

Los relámpagos queman la noche
La tonsuran
Sentados solos
en la sala de estrenos de Dios Padre
unos ojos palpitan la función

Dios aspira y unos nacen
Dios expira y otros mueren
Dios retiene su aliento
para batir un record guinness
y ocurren la resurrección y los aplausos

Lejos de la divinidad y las butacas
un niño juega al avioncito con su sombra
Le da vueltas al sol
como si el sol todavía existiese

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...