dimanche 10 juillet 2011

Jaime SEREY/ PEZOA VELIZ, escritor permanente y esencial de Chile


Página Personal: http://jaimeserey.blogspot.com/  
Sobre Azul@rte:


Pezoa Veliz, escritor permanente y esencial de Chile
Por Jaime Serey

En una duración indeterminada más bien en un segundo fatal del día 21 de abril de 1908, falleció en el hospital San Vicente de Santiago de Chile, un hombre y uno de los sobresalientes poetas, quizás el herrero, que construyó con sus versos modernistas el eslabón literario, que hoy atraviesa inmortalmente nuestra larga y angosta faja terrestre.

Después cabe señalarse una interminable lista de vates y escritores, que se recuerdan en el tiempo o que llenaron antologías, proscenios, premios importantes de las letras hispánicas. Su influencia en muchos casos fue elocuente y normal su verso fue estudiado, leído y aplicado a la educación publica y privada durante casi toda la primera mitad de nuestro siglo veinte, pero después perdimos la pista de su voz a causa de prejuicios y una critica que lo miro en menos, como un poeta de segundo orden. La palabra de este trabajador social de la vida cotidiana, del amor puro y rural fue verdadera y trágica, su capacidad virtual y dramática nos rebelo el esfuerzo del corazón por escapar del desosiego eminente que causa la desgracia, el dolor, el azar de la pena y la tristeza y sin embargo abarca toda su breve existencia.

Nadie resiste a esta realidad, pues se nace con ella y pocos pudieron escribirla como él y con aquellos respiros y faltas de tiempo, de aire, de luz y vida, porque se sabía con poco paso por este mundo. Pezoa Veliz, supo enamorarse de muchachas con un amor enfermizo, demente de besos y promesas y en aquellos poemas dedicados a ellas a sus amigas, a las rubias y a las morenas hay vestigios plenos de una pasión que supo transportar al máximo de la poética personal. La naturaleza también fue parte de su camino patrio con el aroma de los árboles y sus hojas otoñales, la lluvia de la pobreza y el hambre junto a la ventana de un cite. Los vertebrados fueron también parte de su historia y de su fiel compañía. Creo que la obra del poeta es audaz, porque se aproxima ya en esa época a un nuevo vocabulario y a otros senderos, que no eran de nadie y que indiscutiblemente pertenecían a su propia creación a su propia sangre a la libertad y la bohemia de aquel entonces tan fructífera en la carne del artista.

Pero inevitablemente su poesía se nos fue dividiendo y dividiendo en el olvido y bajo los gritos de la desesperación, bajo esos oscuros yermos de la incomprensión, de las clases sociales y literarias imperantes de esos días, de apellidos manilargos. La idea de nuestro poeta fue mostrar aquel pueblo que a tiritones soportaba el frío, el hambre, la esperanza del sepulturero o ese hombre entre las cuatro paredes de la vida el cielo, el agua, la luz y la tierra. Los ejercicios románticos lo llevaron también por cantos fugaces e imposibles. La imagen de que el existió la encontramos en la historia de algunas antologías y selecciones, como el prólogo y notas de Nicomedes Guzmán, otro grande de nuestras letras. Nuestro poeta también escribió la prosa con éxito, que gracias a su fuerte temperamento pudo controlar a la perfección con silabas voluptuosas, amorosas, humanas, pero envuelto en una luz coloquial cuyos aires podemos identificar en poetas como Neruda, quizás Parra, Alcalde, Banquero etc. Quizás en el futuro en una escuela Chilensis, de poetas jóvenes que conciente e inconcientemente sobrevivirán su voz en sus ADN poéticos sin darse cuenta, quizás ignorándolo en su alrededor, como a tantos otros poetas de nuestro territorio. Pezoa Veliz, también supo escuchar los sonidos magistrales de Rubén Darío, Baudelaire y Verlaine y el acento de Heine, lo que le permite continuar su verdadera huella.

Hay poemas de Veliz, que no puedo dejar de lado, que particularmente desde un tiempo indefinido he insistido leer casi por práctica y para mi punto de vista personal nuestro poeta despierta un hambre de ir más lejos de la vida, más lejos de la muerte, los misterios y aquellos metafísicos lugares del tiempo, el decir, el oír y el sentir urbano de los comienzos de un siglo XX, que en ningún tiempo volverá...



Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...