dimanche 10 juillet 2011

Jaime SEREY/ Suicidios pasados y otras vidas



Página Personal: http://jaimeserey.blogspot.com/  

Sobre Azul@rte:

 
Suicidios pasados y otras vidas
Por Jaime Serey

El genio infinito de la vida es para todos siempre nos aguardara. Ambiciona lo imposible y su pasión no muere en la comedia ni en el sueño del mundo, porque combate a los detractores y se brinda con su corazón, con su escueto digno de un ave que anhela volar… se puede escribir toda cuanta no esta dicho, pensado y escrito.

El comienzo de un grito viviente expresa lo máximo de la fiera intelectual que llevamos dentro sin despreciar a los juglares que nos ayudan con su fuerza mental sin fin después de muertos. El grito de la vida nace de la respiración de una mañana que comienza con su rito de modelo sombrío, que penetra por los ventanales.

El grito de la vida despierta y abre una pupila y después abre la otra que aún sueña en los brazos de Orfeo. Otro día amanece nace con el sabor del café y a pan tostado con mantequilla y el grito de la vida tendrá que despertarse para encontrar la misma realidad, el mismo mundo inaudito, inverosímil repleto de sacrificios. El grito de la vida se podrá de pie con un vaso de aire en sus manos volara sin querer por la autopista que el tiempo raya, las huellas del destino, del tiempo y las horas. Así ese grito redentor se levantara los días de primavera y los gatos le ofrecerán su orina los perros sus excrementos y los cuervos su trino tenebroso, una patria negra de dolor que quiso nacer con la energía, pero que sin embargo es como un sol de luto, que hiere y lo sana todo dentro de su propio sistema. Hoy el hombre vende el aire y el agua. Neruda, lo expresa en una de sus Odas, los espacios ya se vendieron, el amor se sigue vendiendo, se vendieron litros de sangre de personas en el mercado de la guerra y en la invasión de todas las culturas.

Hoy estamos situados en una altura desmesurada del conocimiento, donde nada se puede medir con la mesura, la exactitud y la pubertad de otras épocas, la inocencia ha sido avasallada por el liberalismo y la falsa información y el salvador católico desaparece y el ego es nuestro enemigo público, pues solo pertenece a una elite que suponiéndose superior nos hace sentirnos mas inferiores. Quien desea llamar al aplaudo a la vida actual, que lo haga en cualquier camposanto, pues allí yace toda su gloria después de haber aullido por la verdadera libertad. Hoy la tecnología tiene todo el odio, del odio para darnos lecciones de que hemos tomado una equivocada vía hacia la felicidad, la belleza natural muere en su fruto, el ave en su vuelo y la poesía es devorada por el marketing.

Nos preguntaremos más allá de la falacia, la locura, los granos marchitos de las praderas que vuelan con el viento transitorio y que no germinaran en el pecho casto de un mundo fértil ¿el poeta debe morir o vivir? Somos el ser perfecto que fue creado por obra y gracia de la naturaleza y no debiéramos ser destruidos por nuestra propio espécimen humana. Mantenemos la grandiosa odisea de haber adquirido el suficiente espíritu moral e erudito de la tierra, para que nos comprendiéramos y comprender el yo- humano propio, que supo sobrevivir y nacer de la entelequia y vencer a la vez la utopia y la mitología la fuerza intelectual y pagana del hombre antiguo. Pero hoy no es fácil alcanzar la existencia silvestre de nuestros antepasados cuando la vida es comercializada por monedas de oro y el naciente know-how que con talegos dúctiles sepulta la práctica moral - espiritual que difícilmente se consiguió con sangre y esfuerzo titánicos, desde el homo Nearderthalensis.

Repito: la vida muere, porque el materialismo no puede ser purificado con palabras o sentimientos y es por eso que nos destruye y nos hace sucumbir en la barbarie...

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...