samedi 23 juillet 2011

Lucas LAVORATO/ La noche ahorcada



“La esperanza es el sueño de los que están despiertos” Carlomagno
“La rigidez es el cáncer del alma” Augusto Cury

Agradecimientos
A Don Eduardo “devoto” Zapiola –  Sir Gabriel “desdoblado” Cebrián-
Lic.“en palabras” Julia “oídos sabios” Martin - Dra.Romina “chocolate con pasas” Cioffi.



El odio no es algo que se improvise como el jazz
Por Lucas LAVORATO

La ficción comprime dolores
donde chacales hambrientos convergen
flores filosas y espadas bellas
realidad de aquel que acostumbra el cuerpo
bebiendo por fracciones rancio veneno
sé que va a llover cuando me traiciones
torrencialmente fina la lluvia
como el polvo que serás
lentamente

lágrimas color de cielo
mientras el secreto avanza maldito
sobre tersura del fuego de mi patrimonio
no supiste contemplar la chispa adecuada
y no creo en perpetuas despedidas
solo silencio como respuesta
a alguien como tú que sueña  con injustos

despertarás en centro del  magro conflicto
escapando con inútil esperanza bajo el brazo
como único equipaje
pudiste amar pero sonreíste al espejo
enviando al destierro a la piedad
somos todos dijo el rostro del sacerdote engañando  tu mentira
el odio no es algo que se improvise como el jazz
en el interior de la ciénaga de victoriosos astros
que trazan tus líneas 
duermen encerrados en tu piel como cadalso
signos fatales
sangre desperdicias en alientos fúnebres
de cantar la marchita lengua disimulada
tan distinto el sufrir de paciencia muda

atravesando altas compuertas
llegará el relámpago que ignora tu fama
me trago palabras
aprisiono futuro en castillo a construir
cuando encuentre el atrás el reverso del hastío de siglos
imploro por viejas despedidas que tardan en llegar
demuelo la noche el acertijo y sus escombros contemplo
irrigadas  márgenes de sombra
que duda en acompañarte y ser tu cómplice 
evidencia es la pobreza de tu mirada
que se mira en riquezas con llantos en frente

caído en servidumbre de palabras
que no guardan la verdad
añoro el irreconocible lugar de música
mano acariciando con piedad flagelos
de permanecer anónimo frente a tus seres queridos
visiones de una turba queman tus arterias
peste entró a tu sueño
barco vacío a la deriva


Escrito después de haber ahorcado la noche
Por Lucas LAVORATO

Aún tiemblan mis manos después que ahorqué la noche
quién pronunció tu nombre en su último estertor de tortura
ya no hay miedo pero igual me tapo la cara
la serpiente se hizo mujer
el árbol se hizo hombre y  lloraste
hay buenos castigos y malos premios
tu boca deforma el aullido de sinsabores repetidos en fantasmas
con los que juego
y sucede otra caída distinta
ah si hablaras en serio
todo sería un augurio
mejor no pronuncies palabras
has callado tanto tiempo que la palabra se dice sola
el asunto es fácil
o te pones de pie
o merecerás haber caído

  
Hacia tierras mejor iluminadas por el sol
Por Lucas LAVORATO

Añoro magia en tu belleza
quedaré atrapado por un mundo distinto
apenas me deje llevar por la nítida fuerza que induce a entrar al mar
profundo beso de las olas conmueve mis ansias

es no tener que trabajar un día más para ver belleza

quizás no debí abrir jamás los ojos
dentro del sonoro ensueño
hasta hoy
me sobra dolor porque fui tonto
no hice promesa que me ate por siempre
así que dejaré de discutir con mi tumultuosa soledad
convencerla que vaya contigo
en tren en bus en avión en un sueño
que nos transporte en movimiento
hacia tierras mejor iluminadas por el sol
es mi tabú sonreír
a rostros aprisionados por máscaras de costumbre
que a casi todos ha cegado 

tengo un mito creciendo en mí a cada instante
por las cosas que dije sin encontrar quien escuche
acaso no comprendes?
son postas que voy cumpliendo las que hacen llorar

hoy escondí en el armario mi camisa de fuerza
y cerré con llave el miedo
me voy no lo pienso más
alas rotas son irreductibles
con sus plumas
rellenaré almohadones para comodidad
y júbilo
de quien ya no espera


Una manera de salir ileso
Por Lucas LAVORATO

Quise negociar con Dios una manera de salir ileso
dominarme sin avasallar penas
ahora manos tiemblan de abrazar la nada
cae olvidado lo que no bendice
no hay verdad sin lágrimas no hay árboles sin pájaros
no hay cualidad que se precie sin lo todavía estable
soy un amuleto del futuro no
no lo soy
marioneta vociferando guión de la mente en blanco
tristeza que piensa todavía
Más y más un animal distinto cada día igual
sin poder controlarme o hacer planes
para robar el fuego que ha sido ya robado
bien
lo haría otra vez
sería abogado de los hombres
mis niños se defienden solos

lo cierto es que su contrario me hiela la sangre

estas reflexiones
son el grito mudo del paralizante miedo


Temblor en la máquina de ternura
Por Lucas LAVORATO

Fue fútil día o despierta noche
cuando monos bajaron del árbol
a jugar al cadáver exquisito
he aquí porque tu ángel se quedó conmigo
y despertó el viento

oh madre de los derrotados
aquí tienes a tu hijo
el que asistió de continuo a su funeral

provocando temblor en la máquina de ternura

ya no puedo más de no poder más

él como tantos es la sombra del alma


Viento nublado por alas desplegadas
Por Lucas LAVORATO

En el mal sueño trocábanse aves en vuelo en cuchillos
y clavábanse en el muslo del barro
sangre lagrimeaba de tristísimos sauces
pistas esparcidas por miedo del hombre de retorno al nuevo niño
palabras que debieran ser llevadas por el corazón pesan en la garganta
rostros deformes encerrados en cubos de ron irreparable
como la sonrisa que entró al espejo sin decir nada
quién puede aseverar si es mudo el pasado
arrojo signos de pregunta en la basura
buenos ojos desean belleza real
era un absurdo tren el horizonte
y al querer aplaudir mi sombra que estaba despierta
ví manos atadas al caballo que arremetió la maleza
que eras tú
y luego bebimos del río que no escucha
del color del arco iris
del viento nublado por alas desplegadas de ángel guardián
que arrancó la flecha de mi espalda inmadura
mientras desechaba tus recuerdos en la esquina


De bocas que desprecian el silencio
Por Lucas LAVORATO

En mi hay alguien que a nadie besa
a nadie saluda
despide
acaba conmigo diciéndo que me ama
y repite sinónimos que dicen de mí
es más
es un sinónimo urgente
de bocas que desprecian el silencio dos veces
luego de no haber contado hasta diez

si me preguntas quién manda diría
hasta una dulce brisa termina por devorar la piedra


La distancia lúcida del quehacer poético
Por Lucas LAVORATO

Lágrima es de agua muerta
de un río heredado por palabras
me desnudan en semánticas orillas
agobiante vigilia de dolor convaleciente
andrajos abandonados del pasado en famélico suelo amanecido
canción felizmente interpretada
por días donde eres una
encierro tumultos de frases en la garganta que no es mía
sino del poeta que petrifica en vértigo soñado mi hastío
luego ansía de forma presurosa
la culminación de gestos temblequeantes
estandarte de la razón en manos abigarradas de furia
que jamás contempla un lugar para el descanso bajo abismos derruidos
mariposas ciegas  buscan la palabra del sol para secar sus alas
así tú frente al espejo que deshonra cualquier epitafio


Visión de Gerlandia
Por Lucas LAVORATO

Tu capacidad de sufrimiento
me congela
si sugerir pudiera a quien tanto se ha dolido
haría que silencios dancen en ronda
en juegos inocentes de niños
pero
de abrazar tienes             la cualidad
de dejar al otro mirando la luna
orientada para el futuro


Como asteriscos brillantes (con crítica)
Por Lucas LAVORATO

Me rodean retazos de sedas blancas
asteriscos brillantes del instante agobiado
innominable frescura del ojo

desvestir el segundo pasado de moda

no es encuentro de dos dimensiones no
solo visita de visiones que aguardan su momento
anonadado hambre de pasiones cual esperas
verdades incontrastables de pensamientos
que si tuvieran aroma
convertirían estas cuatro paredes
en un jardín perfumado


Ha visto tanto que se hace pasar por ciego
Por Lucas LAVORATO

Hostilidades de la luna
que se vale de oscuridad para verse bella

y vuelca hacia adentro palabras que sobrevivieron    
que siempre son poemas que dedico
sin gloria
y tanta pena de besar polvo
como un pájaro inmortal a ojos salvado

oye lamentos entonados por la voz ensangrentada
garganta perpetua del porvenir abandonado
en transparencias de piel del áspid

bocas no besadas
contemplan con parche en el ojo
ojo de la escopeta de la libertad         cazada
al poniente solitario
quieres ver acaso quiénes miran
eco de palabra que se deslizó hacia dentro
risa absolutista
oh si la recordara ahora
parecería inmortal lo que amo
lo que odio jugaría a correr el telón de la noche 
con un recuerdo ingrato
que ha visto tanto
que se hace pasar por ciego
para que futuros lo tomen de la mano
y lo crucen a la vereda
de los suplicantes encaprichados
con un nuevo amor


Abolición de lo acordado
Por Lucas LAVORATO

Un ramillete de infiernos en cada naipe astral
sugiere otorgar a la fatalidad
visa en este clarear imposible
he vestido mi alma con un yo inviable
y cuando el centro se vuelva piedra
será preciso arrojarla lejos
En algún lugar dentro de mi frente
están las primeras visiones
recuerdos que pasearon ante absortos ojos
a distancia prudencial de las manos mudas
porque mereció la muerte mi corazón
antes que la hidalga hora por mí llegase

busca y recoge la piedra oh mujer
hay un ritual hecho por ella
lejano centro donde mi alma tropieza


Soy un extraño en la luz
Por Lucas LAVORATO

Hay que pasar el tiempo
a dónde voy con violetas
si su puerta ya no da pues a la primavera
si su tormenta ya no culmina en arco iris
soy un animal que conoció felicidad
la fiebre viva de un difunto
un extraño en luz
aquí y ahora estribillos fatales me conminan
desgarradores recuerdos de la besada infancia
perpetuados en un pasado
que parece haber sido soñado anoche tan solo

estabas en mi desnuda cabeza
terminando de hacer el desierto con tu cruel palabra
mientras desesperado no olvidaba cómo despertar cada día
igual
al equivocarse del viento de mis manos con tu vestido
Es largo el olvido
larga la idea de no volver a casa jamás
si los días vinieran de a uno
les haría frente


Con aroma de libro (páginas amarillas)
Por Lucas LAVORATO

Me has visto marchar contra lo invencible
con una sonrisa nueva
víctima de espléndidos matices
que tiñeron amenazas de luz
una vez la piedad le organizó un traspié al que casi no llora
magia gris en tus ojos negros
la violencia fue un test de la decisión
que corrió a guarecerme a espaldas del mundo
y fue una prosa la mirada enmohecida del que nunca fue

encontrarás la felicidad breve y la inquietud fallida
luego de versos que desgasten carne y sangre
esperanza y calma de aquél que fue olvidado por la fortuna
de tenerte entre ceja y ceja
algún modo habrá de notificar al tiempo su ausencia
a la inspiración asistida que no se ha hecho presente
enfermedad que sube como una víbora al árbol de la verdad
que ha prestado su sombra
a quien lo ha de cortar


Velocísimo y más tarde
Por Lucas LAVORATO

Mucho más tarde de aquél atardecer tú
la cabeza era en sí el mismo infierno y mi alma
llamas en que la dulce impronta se quemaba
ideario fatal con falaces argumentos asistía
a mis derrumbes en partes que ya no hacían un todo
formulando cómo pausar la espera
errores eran legión y me libraron de ti
mientras virtudes te aguardaban
indefectiblemente viciosas del imaginario amor
lágrimas hirvientes construyeron un nuevo mito
y si no es historia todavía
es porque las noches embriagadas te defienden
Con visiones representas un sueño pesadillezco
con intencionalidad vital socavas el vahído
en que han caído mis ojos
prontos de una continua espera
que no repara el desorden de los sentidos


Se queman las estrellas
Por Lucas LAVORATO

Se queman estrellas
y escribo el silencio que subleva mi lengua
vuelco en un gesto tendiente
comprendo esta relectura que hago de mi vida real
con los tics del carácter anónimo
fanfarria de la comedia
con temperamento de principios de siglo
y sucedáneos territoriales de la palabra tal vez
donde se burla mi epitafio de cosas que sentido no tienen
mi alma se vuelve de yeso
cuando siento morir frases con fecha de vencimiento
con que te desescribo a pesar del espectáculo prohibido de culpas
que prometen la canonización del alquiler no pago
sujeto a cierta tendencia de exhibición
que procrea la víspera de confianza
cosa de divertirse un poco con trofeos no embalsamados de mis fantasmas
reconocidos por su incomparable calidad
para hacer un mal día reposar en el hombro de una palabra
la noche parece terminar de hacer trizas de mano en mano
la cancioncilla de tribal estribillo
con que bailamos afeando un nosotros
que resumirá el pasado algún día

Se queman las estrellas

Danzo con locura


En calle te extraño entre no desubicarse y con límites
Por Lucas LAVORATO

Arrojas arroz a la soledad y la poesía
tibios girasoles bajan la mirada en luna de miel
y hay en tus ojos rebanadas de viento
cortadas por cuchillo que calló mientras la boda

fuiste muy lejos con tu infancia y te abandonó
dejando balanzas donde sopesas todo
que aún no son un vientre ni un lugar esperado
mientras el odio se rasga las vestiduras estás
estás sin estar
en sala de espera de tu propia renovación

una vez más tejes nidos para pájaros ajenos
porque la prenda del desconsuelo fue quedándote chica
a tu gusto están        están sin estar        novicias
que se quejan de forma animal
paseando a la fuerza en una murga que todos aborrecen
a voz en cuello de no haber podido quedarte con la soledad
cambias de barba de sudor de oficio y de frente
que antes solías llevar en alto
pero no de solemnísima pregunta

  
La piedad se aprende mirando ataúdes
Por Lucas LAVORATO

Ahora el mar se pone de pie
y viola fronteras en la ciudad
la tierra grita
se hacen escombros de la fe
parpadea Dios y los hombres
se sienten -poco importantes- en un rincón

la vida salvaje está en tus gloriosas manos que se levantan cansadas
ojos de la tierra miran fijos
cuál es tu problema
cuando suenen estallidos la vida salvaje brotará de las nueces rotas
por tus manos austeras de contemplación transparentada por luz lunar

una noche cualquiera entre todas las mujeres que eliges
solicita hablar y el viaje será placentero 
lo efímero se tragará el hambre
luego de mostrarse inquieta la boca de lo ridículo
por palabras que consienten
en representar nuevos planes siniestros
que concretan vocablos sin saber por qué
se apaga el silencio
el silencio se apaga
nosotros encenderemos nueva vela
y llenaremos de frases musicales
la fisonomía del niño porvenir

el futuro es un niño por educar


Atardecer en la parola
Por Lucas LAVORATO

El devoto de krsna escribe
la tarde cae del cielo     leve     como una pluma
la noche saqueará lujuriosa el oro del poniente
no llores por lo encontrado hermano
si la música está colmada de párpados cerrados

ahuyentada del cuerpo por el vaciarse a sí mismo
corra presurosa tu alma copando el ocaso
de una mirada transparentada por la fe en los servicios más puros
nunca encontrarás la devoción devaluada en miedo hacia lo innombrable
hase conmovido
la matemática desordenada
en una Venecia de lágrimas donde los justos empobrecidos
penan y pasean
buscando verdades a mitad de precio


Tu saber y su elenco
Por Lucas LAVORATO

Principió el verbo que nunca fue destruido
ha llegado
como el viento que callar no puede
y ver no logro
pues está tapiado el lugar
donde naciendo está el arco iris
quizás utilizo el sueño para hacer una puerta
en medio de cuatro paredes
que son párpados cerrados de un alma muerta
a ojos de la falta de fe que alce tu mano libradora
que así y todo pone pájaros en la primavera

detrás del horizonte
donde duermen huéspedes
escondes el caos de tu mirada


De los que se alimentan del sol
Por Lucas LAVORATO

Pierdes el tiempo buscando
la llave del amor estaba escondida en el bolsillo de un yo desvanecido
pierdes la vida hallando
el odio pisará el alma
cuando  esté reposando como el río que se va
En el amanecer lo no domesticado
encerrado está en una jaula de puerta abierta
siempre del desconcierto provendrá el argumento de fútiles falacias
encuentra la vida cuando quieras
en el centro de mesa de los que se alimentan de sol
estrellas son direcciones en sueños ahora
y la piedra que de tu cuello cuelga
sostiene a tu pesar la energía una vez pronunciada
en noches con monedas de oro
sobre ojos despedidos de la miseria frecuente
de quien ya no sostiene su sollozado reloj

  
Propaganda de la mujer amada
Por Lucas LAVORATO

El amor avanza mientras la noche contemplativa
deshace la curva de la luna
necesito la vida iluminar como antaño al amigo
la mano saciada de epílogos
puede disertar sobre su sagrada naturaleza
encuentra un destino en el camino escrito
bajo la mirada de tu fotografía que representa
una innovación en teoría
más cosas hay en el corazón del enamorado
que son el exterior de su mundo que ríe
mientras deja enfriar su sombra al calor de un recuerdo
ocurre a veces que no puede dar con la pregunta correcta
para abrir portezuelas que callan al viento
motivado por un beijo que será la propaganda de la mujer amada
en medio de la continua pesadilla


Enlace
Por Lucas LAVORATO

Lo que habla la gente acorrala el secreto errado
y así y todo
cada bandera particular muestra enaltecida su verdad
y sin embargo
el viento pule tu rostro en mi piel
solo logra que se fatigue la ciudad
cuando camino y camino
y se desvanece al paso su tristeza iluminada
por luminarias que solo muestran las pasarelas
por las que mi sueño camina
un poeta siempre se encuentra vivo
cuando los demás están muriendo y viceversa
es un semáforo para pájaros que cantarán
de un golpe su amor
por un mundo al que se ingresa
por la puerta que hizo suya
una mujer bellísima
y
en la imperfección de mi caos
me hallo escribiendo un poema de amor pra voce
enrolando voces entre mis escombros
que se unen sin pedir salario a mi causa
aceitando mis párpados de pacífico amor
cuando hayan acabado los suspiros con mis palabras


La inmortal de un suspiro
Por Lucas LAVORATO

Descalza de voz camina
nada su trágica espera escolta
cuando se vuelve inmortal de un suspiro

el amor le enseñó sus mejores obras
quiere mezclarse con el sueño con la pasión con la entrega
del dolor que provocó el milagro
dinastías de palabras se congregan en su mente
y se combinan en sentimientos que ocurren
cuando sale a pasear sola por la playa
gustosa de ver en el cielo
la misma luna por la que su amado suspira

el sentimiento es una melodía ejecutada por palabras
de la que sola camina


Sepultarme cuando soy semilla
Por Lucas LAVORATO

De la noche solo queda
un caballo negro galopando al amanecer
montado por una virgen
quiero sepultarme pero soy  semilla
donde esconda esta sombra
de dónde vendrá el dolor
la pena
savia de la estrella
su luz
viene la palabra nosotros
trayendo un resquicio de sol
entonces
sonreiría o me largaría a llorar
si me saliera bien
alguno de las dos
pero estoy atrapado
se hundió la palabra en la noche
la oscuridad no quiere devolver mis frases
se conmueven los cimientos del amanecer
apuntalo la horca donde colgaré al pasado

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...