dimanche 7 août 2011

Jessica ATAL/JODOROWSKY como poeta

Jodorowsky como poeta
Por Jessica Atal 

Tiene ese espíritu renacentista, podríamos decir, que lo hace capaz de destacarse en todo lo que hace.

Alejandro Jodorowsky es conocido por sus múltiples facetas que ha desarrollado con esa inmensa capacidad creadora que tiene -director de cine, actor, escritor de ensayos, novelas, cómics, dramaturgo, mimo, creador de la psicomagia, tarotista, etc.-, pero pocos lo conocen como poeta, y como el poeta extraordinario que es.

Hay escasas personas como Alejandro Jodorowsky. Tiene ese espíritu renacentista, podríamos decir, que lo hace capaz de destacarse en todo lo que hace. En este espacio, sin embargo, sólo me concierne referirme a su poesía (de otro modo, tendría que hacerme la idea de escribir un voluminoso tratado...).

Tengo en mis manos, entonces, Poesía sin fin. Un libro que es muchos libros, porque están aquí reunidos varios de sus poemarios publicados anteriormente, además de algunos textos inéditos. Tal como su título lo dice, da la sensación de que Jodorowsky pudiera seguir escribiendo poesía "sin fin". Su talento metafórico es sencillamente impresionante. La palabra parece fluir de su mano como un manantial infinito. Tiene la virtud, además, de manejar un lenguaje profuso, inteligente y armonioso, a pesar de escaparse muchas veces de la razón.

Jodorowsky es un poeta zen de alguna antigua dinastía china, un maestro sufí, un chamán, un profeta, un genio poético como Rosamel del Valle o Fernando Pessoa: todos ellos juntos y acaso mucho más. Pero, como él mismo dice: "¿Definirme? ¿Cómo?/ Sólo me conozco/ por lo que no soy".

Parece filosofar como un griego antiguo. A veces, nos recuerda esa sabiduría sencilla del protagonista de la novela Desde el jardín, que interpreta Peter Sellers en Being There . Jodorowsky es del "estar aquí y ahora", una filosofía simple, pero a la vez tan desafiante y rigurosa. Encontramos en sus versos un hablante con sus más bajas debilidades, angustias y miedos. Pero también lo vemos alzarse como un maestro, y no nos hartamos de aprender de sus palabras. Jodorowsky nos hace viajar al interior de nosotros mismos provocándonos una reflexión profunda; por momentos, una catarsis.

Sin acercarse de ningún modo a la literatura de autoayuda, transmite una sabiduría milenaria. Ha creado un "Diccionario poesófico", donde reflexiona poética y filosóficamente sobre conceptos como Amor, Alegría, Desprendimiento, Ternura, Transparencia, sin pretender despojar a las palabras de su insondable significado. La escritura es un método de autoconocimiento, un camino para llegar a ser "Libre de todo/ incluso de mí mismo".

Su "Arte de Pensar" es también otra obra magistral desde la cual transmite mensajes que nos tocan directamente el espíritu: cómo las partes se relacionan con el Todo; cómo cada uno de nuestros actos, hasta el más mínimo, repercute en el resto del Universo; cómo "Lo único que poseemos es lo que somos. Nos pueden robar las obras, pero no el alma que las crea".

Jodorowsky aprendió mucho de los haikús, técnica en la que él también incursionó. Se incluye aquí su preciosa obra "Todas las piedras", compuesta de 500 poemas breves, escritos durante 500 días seguidos, cada mañana, buscando "con el mínimo de palabras, un sentimiento o un pensamiento" que lo ayudara a enfrentar la realidad, según entiendo, en uno de los momentos más dolorosos de su vida. Fue la escritura de estas líneas lo que al parecer le permitió "continuar viviendo", forjarse "un camino en el pantano".

Por último, quisiera referirme a su íntimo y profundo "Solo de amor". Son unos poemas escritos con el alma entera abierta, sin filtros de ningún tipo, porque Jodorowsky (así escribe siempre) tiene una formación surrealista que trabaja intensamente con el inconsciente.

Me pregunto, de verdad, cómo no leí antes a Alejandro Jodorowsky. Cómo no lo descubrí antes. A veces lo desconocido nos produce miedo. O desconfianza. Pero menos mal que todo en esta vida -ya sean situaciones, personas, libros- llega cuando tiene que llegar... Ni un minuto antes. Ni un minuto después.


Articulo : http://diario.elmercurio.com  31/07/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...