dimanche 7 août 2011

Mariana GUZZANTE/ El amor es más fuerte

El amor es más fuerte
Por Mariana Guzzante

Mañana llega “Del Amor”, el espectáculo que hilvana los poemas de Juan Gelman, el bandoneón Rodolfo Mederos y la puesta de la actriz y directora Cristina Banegas. A un año de su estreno en España, este exquisito "diálogo" entre fuelle y palabras viene a expandir su justicia poética.

Hay que leerlo así, en minúscula, en luz baja: “amarte es esto:/una palabra que está por decir/ un arbolito sin hojas/ que da sombra”. 

Y así lo pronuncia él, bajo un  foquito apenas y un fuelle a contratiempo, ante una pantalla con follajes azules.

Es Juan Gelman, el poeta de las heridas, hablando del amor. ¿Qué puede ser más precioso que oírlo de sí, una tarde de lunes, en conjunto con el trío de Mederos?

Todo comenzó con el deseo de juntarse alrededor de un bandoneón, de prolongar el affaire entre música, luz y poesía. Y fue tomando forma de 'espectáculo' el día que Cristina Banegas (esa maestra de actores) convocó al escenógrafo Juan José Cambre para encenderle una atmósfera visual, una especie de 'tai chi', a los textos hallados del Premio Cervantes. "Porque no tenía idea de que había escrito tanto sobre el amor".

O quizá todo empezó mucho antes, cuando Gelman (que vivía en México) pidió a Mederos que, ya que Buenos Aires lo había nombrado Ciudadano Ilustre, lo acompañara con el bandoneón a recitar unos versos. Así como había oído a los poetas de Villa Crespo, allá en su juventud.

Hasta ahí, el deseo. 

Porque pasaron años mexicanos y argentinos sin concretar la idea. Y tuvo que aparecer Antoni Traveria, el director de la Casa América de Catalunya, para proyectar el espectáculo del otro lado del Océano. Fue así que llamaron a Banegas (la tercera en sintonía), que Gelman sacó sus textos más íntimos, que Mederos se puso a componer música para la ocasión y que se fue gestando “Del Amor”, entre asados, correos y llamadas telefónicas, hasta que se pudo estrenar en Barcelona. 

Claro que Cristina ya había tenido una vibración personal con la obra de Juan: "Trabajé, ya sea como actriz o directora, con al menos tres libros suyos ("Salarios del impío", 1993; "País que fue será", 2004; y "Mundar", 2007)". 

Aciertos, sí, que propician el reencuentro argentino con este señor de 81 años, ganador del Cervantes, radicado en tierra azteca, después de cinco años, cuando en 2006 leyó textos de "Violín y otras cuestiones", para conmemorar las cinco décadas de ese libro. 

Estremecimientos

Ah...el amor, ¿cómo que el amor?  "Arden y nos derriten las cosas que no decimos", diría Arturo Carrera. Sí, claro, pero ¿cómo se para el poeta insurgente a hablar de eso tan "bastardeado"?  

Cristina Banegas lo dejó claro en una entrevista: "En estos tiempos que estamos viviendo en nuestro país y en el mundo, es una bandera poder levantar el discurso del amor, de la poesía y de la música".

Claro que quien ha visto a Banegas recitar la poesía de Néstor Perlongher (su versión de "¿Por qué seremos tan hermosas?" es conseguible) sabe que éste tampoco es un típico recital de poesía. El desafío, han deslizado los tres, fue hilvanar música y poemas en un fluir íntimo sin diferenciar dónde termina la naturaleza de una y comienza la de la otra.

Entonces: hay textos en tono de valsesitos o de milongas y hay otros en clave de tango. Sinestesia, dirán. 

Y detalles: "Del amor" condensará una selección de poemas, desde Gotán (1962) hasta sus últimas obras; recitados por el autor bajo los climas musicales que Mederos compuso especialmente para este encuentro. Incluso escucharemos "La única palabra", una milonga surera que Mederos incorporó al repertorio de su trío, integrado por Armando de la Vega (guitarra) y Sergio Rivas (contrabajo), que también estará en escena.

No debería sorprender que hayan poquísimos libros de Juan Gelman en las librerías mendocinas. Apenas "El emperrado corazón amora" (2011), su último editado, "Los poemas de Sidney West" (1969), o la edición con CD de 2008. Con suerte, la “Obra poética” que lanzó Corregidor. No debería, decimos, porque sus Obras Completas se van a publicar en México, no en su país. 

Como sea, mañana tendremos la oportunidad de escuchar "Carta" o "La estela" o "Sentimientos". 

Así que vamos susurrando, despacito y grave (“como un grito finito como un pedazo escaso/ como un vuelo de piedra de luz encadenada”) a ese señor en busca de su sangre, en busca de sus huesos (“desato mis caballos y anudo mi paciencia”), vamos , sí, repitiendo ese verbo (“mundar”, le llama él, al mundo que se tiene)  para desencadenar al fin las bestias del amor, ahora que vuelve con canas del exilio, a dejarnos amor, como revancha o síntesis, vaya a saber, o como antídoto, porque todavía “obligaremos al futuro, a volver otra vez”.Mariana Guzzante - mguzzante@losandes.com.ar

Articulo : http://losandesmedia.com 31/07/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...