dimanche 25 septembre 2011

Carlos ANDUEZA/ Alberto ROJAS altera la historia de Chile


Novela | "La sombra de fuego":
Alberto Rojas altera la historia de Chile
Por Carlos Andueza 

Aferrándose al mito del teniente Bello, el autor se suma a los juegos ucrónicos que hoy cultivan varios escritores nacionales. Está convencido de que éste es "el" momento de la literatura fantástica chilena.  

De la fantasía heroica a la ucronía steampunk . De las lejanas y extrañas tierras de Kalomaar, a una realidad alternativa de Chile a fines del siglo XIX. El camino literario del escritor Alberto Rojas Moscoso (1970) ha sido delineado por la fantasía. Aunque "más que fantasía, a mí me gusta hablar de literatura fantástica", aclara. Género que ha cultivado desde 1994, cuando publicó La lanza rota (Editorial Universitaria), el primer volumen de la saga "Leyendas de Kalomaar", que continuó con La hermandad del viento (2009). Sin embargo, confiesa, "tenía muchas ganas de escribir algo steampunk , ucrónico y chileno". Y así fue como, haciendo una pausa en esa serie, se dedicó a reinventar la historia del popular mito nacional en torno al desaparecido teniente Bello. El resultado fue La sombra de fuego (Ediciones B), su más reciente novela, que será lanzada este miércoles, a las 19:30 horas, en la librería Qué Leo, de Providencia.

Nacida de un relato breve publicado en la antología de cuentos de ciencia ficción Alucinaciones.txt (Puerto de Escape, 2007), La sombra de fuego narra el viaje en el tiempo (de 1914 a 1881) que hace el malogrado teniente, quedando atrapado en una versión alterna del Chile de la Guerra del Pacífico.

-"Las novelas de 'Leyendas de Kalomaar' son parte importante de mi creación literaria -señala-, pero representan una parte de mis intereses, no todos. Lo mío es la literatura fantástica en términos amplios, y por eso tengo borradores de otras novelas que quiero publicar a futuro. Y en ese contexto, transformar el cuento sobre el teniente Bello en una novela se volvió una prioridad".

La mezcla entre una realidad que podría haber sido de otra manera y la ambientación de época con una avanzada tecnología a vapor demuestra el poco temor de Rojas a la combinación de temáticas en una misma historia. "Esta novela refleja bastante bien mi mirada acerca de los géneros y subgéneros fantásticos, porque considero que hoy los límites entre ellos han ido desapareciendo. Eso no significa que no se pueda escribir una historia cien por ciento dentro de los márgenes de un género definido, pero también se pueden superponer; no es excluyente".

Y así como la amalgama de géneros se ha hecho recurrente dentro del panorama literario nacional, durante los últimos años también lo ha sido jugar con la historia de Chile.

-¿Por qué cree que la literatura fantástica nacional se está poblando de ucronías, como "Synco", "Chile. Relación del reyno" o "1899"?
-Pienso que la historia de este país se presta para ello. La idea de pensar un Chile diferente es demasiado atractiva como para dejarla pasar. Sin duda, hay un gran interés, casi una necesidad, por mirar el pasado con otros ojos. Y ahí es donde entran obras como las que menciona usted, y con las que La sombra de fuego dialoga en forma directa.

-¿Siente que los mitos chilenos necesitan ser actualizados para que las nuevas generaciones se identifiquen con ellos?
-Chile es un país de mitos que siempre se pueden volver a contar. Que nuevas generaciones los conozcan es responsabilidad de todos. Nuestra mitología, historia y costumbres son riquísimas. Y se pueden recuperar y difundir a través de novelas, cómics, series de televisión o películas. Sólo hay que pensar bien esos proyectos y ponerles ruedas.

-"La sombra de fuego" toma el mito del teniente Bello, tal como antes lo hizo Hugo Silva en "Pacha pulai". ¿Hay otros referentes?
-Yo leí Pacha pulai cuando estaba en séptimo básico, y ahí tomé conciencia de quién era el teniente Bello. Encontré que era una historia fascinante. Sobre todo porque estaba ambientada en mi propio país. Un Chile que podía albergar un valle perdido, donde el tiempo se había detenido alrededor de la Conquista española. ¡Increíble! Fue una lectura que me marcó, sobre todo porque si la lee hoy, todavía funciona. De ahí comencé a buscar más información, pero en ese entonces no había nada. Una de las primeras cosas buenas que leí acerca de Bello fue una crónica larga y detallada que escribió Francisco Mouat. Luego de la investigación tuve claro el personaje y el contexto histórico, elementos básicos que dan el piso para la novela.

-En su blog "Mundos paralelos" usted se declara fan de las series de televisión. ¿Reconoce influencias de alguna en esta novela?
-Efectivamente sigo bastantes series, sobre todo de misterio y ficción. Me gustan mucho las inglesas, como "Doctor Who", "Torchwood" o "Being human". Aunque mi espectro es amplio, desde "Band of brothers" hasta "Entourage". En el caso particular deLa sombra de fuego, creo que fue una suma de todas ellas.

-¿A qué atribuye el interés por la literatura fantástica que se ha generado en Chile?
-Creo que hay muchas variables que se entrecruzan. Décadas pasadas han estado marcadas por otras temáticas, como la política, la economía, las biografías, y ciertos autores más bien establecidos, como Marcela Serrano o Isabel Allende. Y siento que, de algún modo, ha llegado el momento de la literatura fantástica. Las editoriales le perdieron el susto, y se ha producido la maduración de autores que comparten elementos generacionales, pero que a la vez son muy distintos, como Jorge Baradit, Francisco Ortega, Álvaro Bisama o Francisca Solar (aunque ella es bastante más joven que todos nosotros). Y sobre todo, creo que la mayoría de estas historias no están pensadas sólo para el fanático, y eso les permite un vuelo más amplio, una llegada a un público más general.

-¿Saldrán a la luz más leyendas de Kalomaar?
-Sí, absolutamente. Mi intención es seguir explorando ese mundo fantástico en nuevas novelas. En estos años me ha impresionado mucho el éxito e interés que han despertado en el público juvenil estos libros. He tenido el privilegio de que me hayan invitado de muchos colegios donde sus alumnos leen La lanza rota y La hermandad del viento -sin ir más lejos, la semana pasada estuve en mi colegio, el Instituto Alonso de Ercilla-, y cuando converso con ellos, me doy cuenta de que este tipo de historias que combinan la aventura con lo épico-fantástico despiertan gran interés.

Siguientes pasos

La sombra de fuego también se presentará en la Feria Internacional del Libro de Santiago. Alberto Rojas participará además en los lanzamientos de Octocéfalo (SM) y Poliedro 4(Forja), compilaciones de cuentos de fantasía y ciencia ficción en los que aparece antologado junto a Sergio Amira, José Luis Flores, Jorge Baradit y Armando Rosselot, entre otros.

Articulo : http://diario.elmercurio.com 18/09/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...