dimanche 30 octobre 2011

La obra de Miguel HERNÁNDEZ un legado poético, en la caja de un banco


La obra de Miguel HERNÁNDEZ un legado poético, en la caja de un banco

Cinco mil objetos del poeta español seguirán sin ser apreciados debido a que el municipio de Alicante rompió el acuerdo para la creación de la Fundación Hernandiana

MADRID.— El 28 de marzo de 1942, Miguel Hernández, el poeta de los republicanos españoles y uno de los escritores más importantes de las letras hispanas, moría en la enfermería de una cárcel franquista de Alicante (este de España), víctima de tuberculosis, con tan sólo 31 años de edad. Desde 1939, fin de la Guerra Civil española, permanecía preso en distintas cárceles acusado de luchar en el bando republicano y condenado a muerte, pena que luego se le conmutó por 30 años de cárcel.

Hoy, un año después del centenario de su nacimiento, su legado no está expuesto en ningún museo, ni se puede visitar en la casa en la que nació en la localidad alicantina de Orihuela, ni tampoco se ha prestado para realizar ninguna exposición.

Desde hace unos días, la famosa maleta que llevaba siempre en la mano cuando le trasladaban de cárcel en cárcel, la máquina que utilizó para escribir sus famosas “Nanas de la cebolla”, las cartas que le envió a su amigo el premio Nobel Vicente Alexandre desde la prisión, los dibujos que pintó, los manuscritos de sus obras más reconocidas como El rayo que no cesa o Perita en lunas, sus cuadros y hasta un total de 5 mil objetos más permanecen guardados en la caja fuerte de un banco.

El nuevo gobierno de Elche (Alicante) del conservador Partido Popular (PP), alegando falta de recursos, ha decidido romper el acuerdo que el Ejecutivo anterior firmó con la familia y que establecía la creación de la Fundación Hernandiana dedicada a la conservación, el estudio y la difusión de la obra del poeta. Así, su familia presentó la semana pasada una demanda contra el Consistorio. 

“Estamos desolados”, reconoce Lucía Izquierdo, nuera del poeta, en entrevista con EL UNIVERSAL. “Nosotros lo único que queríamos era que el legado de Miguel Hernández permaneciera en Elche, tal y como siempre había deseado su viuda, Josefina Manresa. Respetar su memoria y que todo aquel que lo deseara pudiera venir a visitar y a investigar sobre su vida y su obra”, añade. “Pero ahora nos hemos enterado por la prensa de que la nueva alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso, ha decidido romper el acuerdo”, explica. 

Izquierdo se refiere a un contrato que la familia firmó con el anterior alcalde, el socialista Alejandro Soler, que establecía la creación de la Fundación Hernandiana con un presupuesto de 150 mil euros al año durante 20 años. Es decir, casi unos 3 millones de euros que serían sufragados por el Ayuntamiento y las empresas privadas. De los cuales los herederos recibirían unos 4 mil 800 euros netos al mes “en concepto de cesión de uso de la imagen, nombre y firma del poeta” y por participar en actos de promoción pública del escritor. 

El proyecto incluía la construcción de un museo y de un Centro de Estudios e Investigación de la obra de Miguel Hernández. “En eso se iban a utilizar los 3 millones de euros que había presupuestados para los próximos 20 años. No eran para nosotros. Y mis hijos y yo, que somos los únicos herederos del poeta, íbamos a ocupar los cargos de patronos de la Fundación y presidenta de honor respectivamente, pero sin recibir ningún dinero a cambio”, aclara. “La alcaldesa nos ha acusado de ser unos vagos y de llevar muchos años viviendo de Miguel Hernández y eso no es cierto. Desde hace 25 años trabajamos en una administración de lotería vendiendo cupones. Lo único que hemos hecho ha sido trabajar”, añade. 

Tema político, no económico

Izquierdo, que se casó con Manuel Miguel, hijo menor de Miguel Hernández, destinatario de las “Nanas de la cebolla” y fallecido hace 27 años, explica que para el ayuntamiento, que tiene un presupuesto que ronda los 250 millones de euros, el coste total que supondría el acuerdo sería apenas de un 0.68% de esa cantidad. Por eso argumenta que “no es un tema económico, sino político”. En este sentido reconoce que si la alcaldesa se hubiera puesto en contacto con ellos antes de anunciar a la prensa su decisión, “seguro hubiéramos negociado y llegado a buen puerto”. Pero ahora anuncia que se verán en los tribunales donde el ayuntamiento se enfrentará a una demanda por recisión de contrato y por daños y perjuicios a la familia.

El conservador Partido Popular (PP), que asumió el poder del municipio tras las elecciones del pasado 22 de mayo, argumenta que el coste del legado es “inasumible”.

“Las arcas municipales no pueden soportar ni 3 millones ni medio millón”, dice el concejal de Cultura, Pablo Ruz, quien subraya que el pueblo de Elche tiene “necesidades sociales muy importantes”. Ruz desmiente que se trata de un asunto político sino económico. “El ayuntamiento no tiene capacidad para hacer frente al pago de esa cantidad”, comenta. Y en este sentido pide a la familia que recapacite. “Invitamos a la familia a la reflexión desde la sinceridad, lealtad y responsabilidad, pues ninguna institución pública puede hoy día permitirse el lujo de abonar tres millones de euros por esta obra”, señala. “No dudamos del valor incuantificable del legado, pero, desde el punto de vista pragmático, no es viable”, afirma. 

Polémica alcaldesa

Esta no ha sido la única decisión polémica de la alcaldesa Mercedes Alonso. En los pocos meses que lleva en el poder, le dedicó una calle al último alcalde franquista, le quitó el nombre de Dolores Ibárruri “Pasionaria”, una histórica dirigente comunista española, a un jardín público, y contrató a su hermana como coordinadora de la Agencia de Mediación para la Integración y la Convivencia Social de atención al inmigrante.

Tras la ruptura del acuerdo, el legado del poeta ha sido trasladado por la familia desde el Archivo Municipal de Elche, donde permanecía desde hacía 26 años, a la caja fuerte de un banco.

Durante el traslado, la familia descubrió que entre las 250 cajas había nueve que aún se encontraban sin catalogar, en las que hallaron correspondencia de la viuda con el premio Nobel en 1977, Vicente Aleixandre, correspondencia del poeta con el chileno Pablo Neruda y con su amigo y escritor Ramón Sijé, cuya muerte en 1935 dio lugar a la creación de una de las obras más conocidas del poeta Miguel Hernández: Elegía.

Además, también han sido hallados materiales de trabajo previos del escritor que utilizó para la composición del conocido soneto “Nanas de la Cebolla”, que posteriormente Joan Manuel Serrat llevó a la música en su disco homenaje al poeta oriolano. 

Aitor Larrabide, director de la Fundación Cultural Miguel Hernández de Orihuela, lamenta el daño tan grande que se le está haciendo a la figura de Hernández “y a la difusión de su obra por parte de unos y de otros, y también por el ambiente enrarecido que se está creando”, dice a EL UNIVERSAL.

Y que los investigadores y estudiosos que tenían previsto analizar el legado en los próximos tiempos vean dificultado su propósito. Además destaca el hecho de que el poeta sea noticia “en los medios nacionales e internacionales por la disputa de su legado”.

Así, apunta, aun cuando esta semana realizan cerca de París unas jornadas sobre la figura de Hernández, su legado estará en una caja fuerte. “Es muy triste. Espero que esto se dirima rápidamente porque flaco favor se le está haciendo a uno de los hombres más importantes de las letras españolas”, concluye.

Articulo : http://www.eluniversal.com.mx 28/10/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...