samedi 26 novembre 2011

Mónica SALOMONE/Entrevista à Brian GREENE



ENTREVISTA: LIBROS Brian Greene
"Puede haber muchos universos con copias de ti"
Por Mónica SALOMONE

El autor de La realidad oculta cree que la idea de la existencia de un multiverso "pone en perspectiva lo que hacemos cada día en nuestra vida cotidiana" y sugiere "una realidad mayor"

Es una de las pesadillas del periodista: que las mejores preguntas surjan cuando la entrevista ha terminado. Pero con Brian Greene queda el consuelo de que tal vez, en otro universo, copias idénticas de entrevistado y entrevistadora han hablado de absolutamente todo lo interesante. Multiversos. Infinitos universos en los que infinitos clones de uno mismo toman un camino distinto en cada una de las infinitas decisiones de la vida. De eso habla Greene (Nueva York, 1963), físico teórico en la Universidad de Columbia, en La realidad oculta (Crítica). ¿Se puede ser un personaje conocido por salir en la tele, incluso en series tan populares como The Big Bang Theory; por escribir columnas en The New York Times, y por organizar un festival de ciencia en Nueva York, y a la vez investigar en una de las teorías más complejas y abstractas de la física? Greene demuestra que sí. Su primera obra, El universo elegante -finalista de los Pulitzer en no ficción e inspiradora de una serie de televisión protagonizada por el propio Greene- se centra en su área de investigación, la teoría de cuerdas. En su segundo libro, El tejido del cosmos, Greene describe la naturaleza del espacio-tiempo. En La realidad ocultaeste investigador expone los motivos por los que es lícito salirse de las fronteras de lo que es hoy demostrable: "¿Definimos la ciencia -la ciencia respetable- como algo que incluye solamente ideas, dominios y posibilidades que pueden ser puestos a prueba por seres humanos contemporáneos sobre el planeta Tierra? (...) ¿O adoptamos una visión aún más amplia y permitimos que la ciencia viaje en direcciones que pueden llevar nuestra teorización a dominios quizá permanentemente fuera del alcance humano?", se pregunta. Él tiene clara la respuesta. Pensar en el multiverso es "emocionante", dice en esta entrevista: "Pone en perspectiva lo que hacemos cada día en nuestra vida cotidiana". La realidad oculta llega, además, en un momento en que los astrofísicos celebran el Premio Nobel al que consideran uno de sus mayores logros: el descubrimiento de que el universo se expande cada vez más rápido, impulsado por una fuerza de naturaleza del todo desconocida a la que han bautizado energía oscura. Brian Greene, que trata abundantemente en su obra este hallazgo y sus curiosos antecedentes históricos, no oculta su emoción: la energía oscura es su misterio favorito.

PREGUNTA. ¿Por qué decidió escribir este libro?
RESPUESTA. Las ideas que expone son tan emocionantes, y relevantes para entender el cosmos, que quería que estuvieran disponibles también para quienes carecen de formación matemática. Creo que el tipo de preguntas que abordo aquí son interesantes para todo el mundo, desde un joven con curiosidad a un pensionista. La única barrera es el entrenamiento en matemáticas.

P. ¿Ha podido explicarlo todo o ha tenido que renunciar a conceptos demasiado difíciles?
R. Para mí lo difícil a la hora de escribir un libro así, tan abstracto, es identificar lo que realmente no puedes dejar fuera, lo que es esencial para que la ciencia que quieres transmitir no pierda su integridad. Luego hay que encontrar la manera de comunicar estas ideas de la forma más evocadora y entretenida. En mi opinión todas las grandes ideas, ya sean de mecánica cuántica, agujeros negros, cosmología..., pueden ser contadas sin matemáticas.

P. ¿Qué dicen sus colegas investigadores? ¿No le han acusado nunca de trivializar, por ejemplo?
R. Este es un asunto interesante, porque yo tampoco soy un fan de libros o artículos que convierten la ciencia en un dibujo animado, que eliminan tantos contenidos científicos -porque creen que el público no los va a entender-, que lo que queda es una caricatura. Yo trato de que no sea así. Mis libros no son particularmente fáciles, exigen cierto esfuerzo, pero son autoconsistentes, y la mayoría de mis colegas perciben que la ciencia es comunicada con precisión y rigor, aunque no use matemáticas. En conjunto la respuesta ha sido bastante positiva.

P. Cuando los cosmólogos explican lo que se sabe del origen del universo su discurso suena a cuento, a relato casi fantástico...
R. Es que en cierto modo es un cuento. Lo que lo diferencia de los cuentos infantiles son dos cuestiones. La primera es que el relato se basa en una descripción matemática del universo. Y la segunda es que esta descripción hace predicciones que han sido confirmadas con observaciones. Por ejemplo, las variaciones de temperatura en la radiación remanente del big bang, la llamada radiación de fondo cósmico. Estas variaciones han sido medidas con una gran precisión, y encajan bien con las predicciones teóricas. O las predicciones respecto a las abundancias de determinados elementos en el universo, como el helio o el deuterio. Las abundancias predichas por las matemáticas para estos elementos se cumplen. Son este tipo de observaciones las que mueven este cuento de la ficción a la no ficción, de la imaginación a la realidad, y eso es lo que hace que todo esto sea impresionante.

P. Pero el problema con el multiverso es que no hay forma de probar que existen muchos universos.
R. Sí, cuando hablamos del multiverso estamos entrando en un terreno no cartografiado, que hasta el momento no ha recibido ningún soporte observacional ni experimental. De hecho, uno de los objetivos fundamentales de mi libro es contar cómo alguna de las ideas relacionadas con el multiverso podrían, algún día, apoyarse en observaciones. Mi punto de vista es que la imposibilidad de poner a prueba en este momento la idea de que existen muchos universos no hace que esta idea sea menos interesante para hacer investigación o incluso para leer un libro. Pero el hecho es que ya hay formas especulativas, tentativas, hipotéticas... de poner a prueba la idea de que hay múltiples universos.

P. ¿Puede poner un ejemplo?
R. Imagine dos universos, como dos burbujas expandiéndose. Puede llegar un momento en que estas dos burbujas choquen; esa colisión puede generar un patrón muy característico de variaciones de temperatura en la radiación remanente del big bang. Si esa predicción se confirmara con observaciones sería muy emocionante, y una posible prueba de la existencia de otros universos.

P. ¿Cuándo podría hacerse realidad una observación así?
R. En mi opinión estamos bastante lejos de que ocurra, pero ya hay trabajos de investigadores que creen haber hallado evidencias de lo que podrían ser universos chocando. Ahora mismo hay gente muy seria que dice que esto es una posibilidad. Así que tal vez no esté tan lejano el día en que podamos tener evidencias reales.

P. La verdad es que la idea de que podría haber infinitas copias de uno mismo en otros tantos universos da cierto... vértigo.
R. Entiendo el sentimiento, porque las ideas de las que estamos hablando son impresionantes. La reacción que describe es exactamente la que quiero generar con mi libro. Estamos hablando de ideas tan alejadas de la experiencia cotidiana que casi pueden parecer locas. Pero mi intención es exponer ante el lector la secuencia de hechos que convierten en reales estas posibilidades. También explico que ha habido en el pasado muchas ideas que parecían igualmente locas cuando fueron propuestas por primera vez. Ideas como los agujeros negros, en los que no creía ni el propio Einstein a pesar de que estaban en sus ecuaciones. Incluso la idea de que el universo fue en el pasado una pepita muy densa que sufrió una explosión potentísima parecía una completa locura cuando fue propuesta. Pero las observaciones han demostrado que hay agujeros negros, y que el universo empezó en un big bang. Así que la lección es que hay que tener una mente abierta, porque la experiencia cotidiana puede ser una guía muy engañosa si se quiere entender la auténtica naturaleza de la realidad.

P. Así que, ¿es cuestión de creer en la posibilidad del multiverso? Siempre se ha dicho que en la ciencia no hay que creer.
R. Desde luego, habiendo dicho todo lo anterior hay que enfatizar que nadie debería creer nada de la ciencia que no haya sido demostrado. Mi libro intenta dar una visión de lo que puede deparar el futuro, pero solo futuros experimentos y observaciones nos dirán si estas ideas son correctas.

P. ¿Cómo cambia la experiencia de la vida cotidiana el saber que puede haber muchos universos?
R. Esa es una pregunta que debemos responder cada uno de nosotros. Mi impresión es que la idea de que puede haber muchos universos con muchas copias de ti es impactante. Y aunque hay que seguir yendo a trabajar todos los días, y haciendo todo lo que tienes que hacer, es una idea que sugiere una realidad... mayor... Es emocionante, en cierto modo pone en perspectiva lo que hacemos cada día en nuestra vida cotidiana. En mi opinión, colocar la realidad cotidiana en una realidad mayor te da un contexto muy distinto, al menos para mí. Cambia el resultado.

P. ¿Cuánto tardó en escribir La realidad oculta?
R. Unos 4 años, pero en ese tiempo no me he dedicado al libro con la misma intensidad.

P. ¿Le ha resultado fácil compaginar la escritura con su investigación?
R. Solía ser capaz de compaginar ambas actividades cuando era joven y no tenía familia. Mis hijos [Alec y Sophia, a los que dedica el libro] tienen cuatro y seis años, y ya no puedo escribir de noche como hacía antes.

P. ¿Tiene contactos con sus lectores? ¿Qué respuestas recibe de ellos?
R. Cada libro genera entre 5.000 y 10.000 e-mails. Me siento mal por no poder leer y responder todos, claro. Pero intento responder algunos. Y lo que me asombra, me sigue asombrando, es la profundidad de muchas de las cuestiones que me plantean personas sin formación matemática. Es muy gratificante ver que mis libros estimulan esas preguntas.

P. Díganos una de esas preguntas.
R. Un lector me preguntó si la noción de tiempo sería igual en todos los universos. Esta es una cuestión muy profunda.

P. ¿Su lector ideal es alguien sin formación científica?
R. No describiría a mi lector ideal como alguien que no sabe absolutamente nada. Desde luego es uno de los tipos de lectores a los que espero llegar, pero trato de escribir mis libros para todos los niveles. Para quienes tienen más formación incluyo secciones en las que profundizar hasta un grado muy alto de detalle. Pero el lector general puede entender la línea de razonamiento y lo que se quiere decir, siempre y cuando tenga curiosidad.

P. Volvamos ahora al ámbito de la ciencia que sí cuenta con demostraciones. ¿Cuál es en su opinión la pregunta más importante hoy en cosmología, su misterio favorito?
R. La energía oscura, sin duda. Es el mayor de los misterios ahora mismo sobre la mesa. Descubrir que existe ha sido fundamental, pero es solo el primer paso. Ahora falta saber qué es. ¡Nadie sabe cuál es el ingrediente que constituye más del 70% del universo! Es fascinante. Por otra parte, hace solo cien años se pensaba que el universo era estático y estaba poblado solamente por la Vía Láctea, nuestra galaxia. Así que tenemos buenas razones para celebrar el magnífico cuadro que la ciencia ha pintado desde entonces.

Articulo : http://www.elpais.com 26/11/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...