samedi 26 novembre 2011



Polémica A raíz de la película " Anonymous ":
¿Podría Shakespeare habernos engañado a todos?
Por Evelyn ERLIJ 

¿Es posible que las obras del dramaturgo más célebre de la historia pudieran haber sido escritas por otra persona? " Anonymous " , que se estrena pronto en Chile, se hace cargo de la teoría que dice que Edward de Vere fue el autor real de clásicos como "Macbeth". Un profesor de Oxford que avala esta hipótesis y shakespearianos ingleses y estadounidenses debaten aquí el viejo dilema por la autoría de las obras de Shakespeare.

"Todos sabemos que William Shakespeare, el autor más famoso de todos los tiempos, es escritor de 37 obras, 154 sonetos y varios poemas épicos. ¿Pero qué pasaría si les dijera que Shakespeare nunca escribió ni una sola palabra?". Con estas líneas comienza el trailer de "Anonymous" , la película que por estos días tiene indignados a los shakespearianos del mundo y que encendió nuevamente el viejo debate sobre la verdadera autoría de las obras del dramaturgo inglés. Como buen filme apocalíptico de Roland Emmerich ("El día de la independencia", "2012"), la cinta se aferra a la teoría conspirativa de que, por siglos, "todos hemos sido engañados". Así de simple.

La película, que en Chile se estrenará el 2 de febrero, plantea que no fue Shakespeare, sino Edward de Vere, decimoséptimo conde de Oxford, el autor real de creaciones célebres como "Romeo y Julieta", teoría que en 1920 planteó el escritor inglés J. Thomas Looney. Aunque "Anonymous" no ha sido un gran éxito de taquilla en el mundo, sí dio pie a una discusión mediática entre académicos y estudiosos shakespearianos y antishakespearianos, la que incluso llegó a las "Cartas al director", del New York Times.

"Debo admitir que cuando vi la película me reí a carcajadas durante mucho rato. Era como una mezcla bizarra entre 'Shakespeare enamorado' y 'El día de la independencia'", dice Dee Anna Phares, académica de la Universidad de Northern Illinois, experta en el autor inglés. "Me pareció bastante absurda, pero tenía que verla porque era muy probable que un estudiante me preguntara sobre ella. Después de todo, cuando la gente sabe que soy shakespeariana, lo primero que me pregunta es '¿es verdad que Shakespeare no escribió sus obras?'".

Nicholas Monk, académico de la Universidad de Warwick, Inglaterra, y especialista en Shakespeare, tiene una visión parecida, aunque es más conciliador: ' "Anonymous' es una entretención perfectamente aceptable, si es que te gusta ese tipo de cosas. No obstante, si el propósito del filme es representar la 'verdad' o la 'historia', entonces es fatalmente inconsistente", afirma.

Por el contrario, Michael Egan, miembro de la Shakespeare-Oxford Society (SOS) -que sostiene que Shakespeare no fue el autor de sus obras, sino Edward de Vere- tiene una mirada totalmente distinta. "La he visto dos veces. Es excelente", dice enfático. Esta asociación, en la que ejerce como editor de la publicación anual "The Oxfordian", fue creada en 1957 en Nueva York y cuenta con miembros de todo el mundo que defienden con ahínco la autoría de De Vere. El tema apasiona tanto a los fanáticos de las distintas teorías, que incluso ha habido insultos y amenazas de muerte de por medio.

Su escasa educación

Las dudas sobre la autoría de las obras de Shakespeare comenzaron en el siglo XVIII tardío y a comienzos del siglo XIX, mucho tiempo después de su muerte. Fue en esa época en que comenzó a valorarse el concepto de autor, no sólo como creador, sino también como aquel que escribe a partir de sus propias experiencias.

"Parece haber un vínculo entre la emergencia de las concepciones románticas de la autoría y el surgimiento de las dudas sobre el estatus de Shakespeare como autor literario", explica la académica Lucy Munro, especialista en Shakespeare de la Universidad de Keele, Inglaterra. "Las lecturas sobre la literatura en esa época se volvieron sumamente biográficas, y los críticos y lectores comenzaron a esperar relaciones entre el trabajo de un autor y su vida. Debido a que lo que más sabemos de Shakespeare es relativamente mundano, algunos empezaron a pensar que su vida no encajaba bien con sus obras".

Este es el principal fundamento de quienes sostienen la teoría oxfordiana, como lo explica Michael Egan: "El conocimiento de la biografía de un autor tiene directa relación con su trabajo. El autor de las obras de Shakespeare era altamente educado, un gran lector, a gusto con la vida aristocrática, un hombre que sabía de política cortesana y que estaba claramente entrenado sobre leyes; poseía habilidades para el latín, griego, italiano y francés, tenía familiaridad con los grandes clásicos de la literatura y era un viajero, entre otras cosas. Nada de lo que sabemos sobre el Shakespeare de Stratford lo conecta con algo de esto".

Frente a esta afirmación, el profesor Colin Burrow, de la Facultad de Inglés de la Universidad de Oxford, afirma: "Cuando comenzó a ser reconocido como un genio incomparable, se hizo más difícil creer que una persona de un contexto modesto pudiese haber escrito las obras. Esto fue en parte por ignorancia sobre la excelencia de las escuelas de gramática (donde el autor asistió de niño) de la época de los Tudor (...) Es mucho más probable que las obras de Shakespeare hayan sido escritas por una persona que fue a una escuela pública y que haya sido hijo de un guantero, en vez de un miembro de la nobleza inglesa. Marlowe fue hijo de un zapatero remendón que asistió a una escuela levemente mejor que Shakespeare; el padrastro de Ben Jonson fue albañil. Shakespeare tenía un perfil socioeconómico muy adecuado para un dramaturgo de aquella época. Era impensable que un Lord escribiera para el teatro común".

Eric Rasmussen, profesor especialista en Shakespeare de la Universidad de Nevada, afirma que las teorías que rechazan al dramaturgo como el verdadero autor de sus piezas están basadas más en elitismo que en la lógica. "La historia nos muestra que escritores exitosos raramente vienen de las clases altas: Charles Dickens tenía una afligida vida de clase obrera y ciertamente nunca fue a la universidad. J. K. Rowlings era una madre soltera que vivía de la asistencia social", afirma.

Ser o no ser

Aunque los oxfordianos defienden a muerte que el creador de obras maestras como "Macbeth" y "Hamlet" fue Edward de Vere, el supuesto noble de gran talento que prefirió permanecer en el anonimato -tal como lo plantea la película-, Egan reconoce que hay detalles de esta teoría que aún no tienen explicación: "Creo que es muy probable que él sea el verdadero Shakespeare. Sin embargo, hay algunas dificultades que todavía deben ser resueltas, en mi opinión, incluyendo sus motivos para buscar el anonimato. Si la Reina Isabel amaba las obras de Shakespeare, como al parecer lo hacía, no puedo vislumbrar por qué su conde favorito (De Vere) no habría de susurrarle al oído que él era su autor. La pregunta es por qué ella guardó el secreto".

El profesor Alan H. Nelson, de la Universidad de Berkeley, se ha dedicado a investigar este tema en particular. "Como autor de la biografía documentada del Conde de Oxford (" Monstrous adversary ", 2003), puedo afirmar sin lugar a dudas que él no podría haber escrito ninguna de las obras o poemas de Shakespeare. Su propia poesía era tan mediocre, que incluso sus defensores la descartan como sus 'obras de juventud', a pesar de que uno de sus poemas fue claramente escrito después de haber cumplido los 21 años", explica. Colin Burrow pone en la mesa el hecho que más juega en contra de los oxfordianos: "(La teoría sobre Oxford) es pura palabrería sin sentido. Él murió en 1604. Shakespeare continuó escribiendo al menos hasta 1611", señala.

Aunque la versión sobre De Vere es la que más seguidores tiene en el mundo, no se trata de la única teoría, ya que varios autores han sido mencionados como los posibles "verdaderos" Shakespeare, entre ellos, Francis Bacon, Christopher Marlowe y William Stanley (ver recuadro).

Sin embargo, Alan H. Nelson afirma que no hay teorías lógicas sobre la "inexistencia" del dramaturgo de Stratford, y que las versiones que existen son usualmente inconsistentes entre ellas. "La evidencia documental de los tiempos de Shakespeare demuestra inequívocamente que él fue el autor primario de las obras que se le atribuyen -tuvo colaboradores en algunas obras-, y que fue el único autor de los poemas que se le asocian. La documentación es consistente y auténtica. No hay buenas razones para dudar de su autoría. Esta es mi opinión personal y virtualmente la opinión unánime de legítimos académicos e historiadores", afirma el autor y docente.

"No hay ninguna evidencia que conecte las obras de Shakespeare con De Vere. Ninguna. Y hay abundantes evidencias que conectan a Shakespeare con las obras: su firma en escrituras e hipotecas, su nombre en los documentos de la compañía teatral cuando registraban los textos de las obras, los trabajos de otros escritores de la época que vinculaban a Shakespeare con sus creaciones, entre otras cosas. La idea de que todo esto es una conspiración elaborada, en la que aparentemente cientos de personas participaron, es absurda", dice Eric Rasmussen.

En medio de este debate, el director de "Anonymous" evitó la confrontación a través de una carta enviada al New York Times: "Los profesores pueden dejarse llevar por la ola cultural creada por la cinta, para así aguijonear el interés de los alumnos en las obras y sonetos de Shakespeare y en la era en que fueron creados. ¿Cuál es el daño? Mientras más tiempo los jóvenes pasen estudiando grandes obras -¡no importa quién sea el autor!-, mejores serán ellos y la sociedad". Esto, a pesar de que en su película se autoproclama dueño de la verdad. ¿O no habíamos sido todos engañados?

 Los errores históricos de "Anonymous"

Alan H. Nelson explica que la versión que sostiene la película sobre Edward de Vere "es ilógica y absolutamente ridícula", pues en ella se afirma que el conde de Oxford "era el hijo ilegítimo de la Reina Isabel y que también tuvo relaciones sexuales con su madre y, por lo tanto, fue el padre biológico del Conde de Southampton (para quien más adelante escribió sonetos eróticos). La locura de este escenario explica la insipidez intelectual de 'Anonymous' ", afirma el académico. Nicholas Monk agrega otras imprecisiones históricas del filme: "El teatro The Globe se quemó en 1613 y no en 1604, y la obra que se actuó ahí previo a la rebelión de Essex fue 'Ricardo II' y no 'Ricardo III'. Además, Marlowe murió en 1593 y no en 1599. En el análisis final, no es realmente una muy buena película", comenta el profesor de la U. de Warwick. Las licencias históricas que se da la cinta continúan: "El río Thames no se congeló en los días del funeral de la reina Isabel. Marlowe se ve caminando en las calles de Londres en 1598, aunque murió en 1593. Sony, el distribuidor del filme, ha ido muy lejos al entregar un material a los colegios que está lleno de interpretaciones erróneas, como el hecho de afirmar que las hijas de Shakespeare eran analfabetas", dice Rasmussen.

Los "otros Shakespeare"

Una de las teorías sobre la autoría de las obras de Shakespeare dice que el verdadero creador habría sido el filósofo y escritor Francis Bacon . "Su nombre se elige como candidato principalmente por el uso de lenguaje legal y por la presencia de ideas neoplatónicas en las obras, que también son encontradas en las escrituras de Bacon. Pero su estilo era muy diferente al de Shakespeare", explica Dee Anna Phares. Lo mismo considera respecto de la teoría que dice que el dramaturgo y poeta Christopher Marlowe pudo haber sido el autor: "sus obras son tan diferentes, que es difícil imaginar que hayan sido redactadas por la misma persona", afirma.

"No hay nada que conecte de manera directa a los autores mencionados con las obras de teatro o poemas de Shakespeare. Él claramente admiraba mucho la escritura de Marlowe, pero son muy diferentes en cuanto a estilo, dramaturgia e incluso ethos", dice Lucy Munro. Colin Burrow es más radical en su opinión y explica que todo es una mezcla de sinsentido con teorías de la conspiración: "Shakespeare, como todos los dramaturgos de su época, aprendieron de Marlowe, pero las referencias a sus obras hacia fines de la década de 1590 tienden a ser paródicas. Es imposible que él las haya escrito. Murió en 1593 y los hombres muertos no escriben obras de teatro", dice. Y afirma enfático: "Todas las teorías son basura".

El problema, dice Nicholas Monk, es que existe poco material sobre la vida de Shakespeare, por lo que el tema no es sencillo. "Personalmente hablando, creo que una investigación adecuada, usando la evidencia disponible, es bienvenida en esta área". Otro nombre asociado a Shakespeare es William Stanley , sexto conde de Derby, teoría que circuló desde 1891 y que tenía como uno de sus motivos la coincidencia con las iniciales del dramaturgo inglés, "W.S".

Articulo : http://diario.elmercurio.com 20/11/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...