dimanche 22 janvier 2012

Ginebra celebra el tricentenario del nacimiento de ROUSSEAU


LITERATURA
Ginebra celebra el tricentenario del nacimiento de Rousseau

Ginebra, que quemó sus libros y lo condenó al exilio, se dispone a celebrar fastuosamente el nacimiento, hace 300 años, de Jean-Jacques Rousseau, su ilustre ciudadano, hombre del Siglo de las Luces y pensador universal.

El lanzamiento oficial de este acontecimiento, "2012, Rousseau para todos", tendrá lugar el jueves, inaugurando un ambicioso programa que durante todo el año ilustrará las numerosas facetas de este escritor, filósofo, pedagogo, músico, viajero, que escribía sobre todos los temas.

Las exposiciones, los espectáculos, conciertos, filmes, paseos y coloquios terminarán en el aniversario del escritor, nacido el 28 de junio de 1712 en el 40, Grand-Rue de Ginebra, que ahora es un museo.

El pensamiento de Rousseau, así como su influencia, serán discutidos en la Universidad de Ginebra en cursos públicos y examinados en una prometedora exposición llamada: Vivo o muerto, siempre los preocupará.

Según su comisario, Alain Grosrichard, especialista del siglo XVIII y presidente de la sociedad Jean-Jacques Rousseau de Ginebra, este escritor "desde el comienzo adoptó una posición de marginal, se presenta como un bárbaro que cuestiona radicalmente la civilización en la cual vive y despierta brutalmente a un siglo que se duerme en la ilusión de su percepción". Y agregó que “el individualismo, la búsqueda del materialismo que él criticó, también se aplican actualmente al malestar en nuestra sociedad”.

Algunas temáticas de Rousseau serán tratadas a través de la mirada de jóvenes directores de cine. Bajo la dirección del cineasta Pierre Maillard, una colección de películas muy breves, "La Faute à Rousseau" (La culpa es de Rousseau) se refiere a la desigualdad, la naturaleza, la educación, el amor, con las palabras del escritor en la realidad actual.

Más que "un gran muerto", Rousseau es "un gran vivo" que "más allá de las épocas y las generaciones nos habla directamente y nos interpela en la misma forma que un contemporáneo", afirmó Pierre Maillard.      

Jean-Jacques Rousseau, hijo y nieto de relojeros, huérfano de madre, abandonado por su padre a los ocho años, vivió los 16 primeros años de su vida en Ginebra, antes de regresar en diversos momentos de su vida errante y atormentada.

Después de la publicación de su tratado de educación Emile, las autoridades ginebrinas, que temían su visión revolucionaria, lo condenaron al exilio en 1762. Sus obras fueron quemadas ante la Alcaldía.

Articulo : http://www.revistaenie.clarin.com 20/12/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...