samedi 7 janvier 2012

Mario VALDOVINOS/ Del multifacético Enrique LIHN


RESCATE EDITORIAL Del multifacético Enrique Lihn
Nueva vida para una leyenda de la literatura gráfica chilena
Por Mario Valdovinos 

Tras una exposición de los dibujos de Lihn, en 1991, el cómic Roma, la loba fue publicado por Pablo Brodsky en 1992, con prólogo de Jorge Montealegre.  

Hasta la presente edición, Roma, la loba era una leyenda dentro de la literatura gráfica chilena. Genéricamente es una novela-cómic, perteneciente al difundido formato de la historieta, pulp-fiction , soporte papel destinado a la lectura veloz, en lugares inopinados o no lugares, trenes, metro, momentos muertos, historias de relleno con destino al reciclaje. En 1992 fue publicada por Pablo Brodsky, y esa primera edición -de 500 ejemplares-incluyó una charla que Alejandro Jodorowsky sostuvo en Santiago con los comiqueros chilenos.

Enrique Lihn (1929-1988) la concibió, como no es difícil suponer, en medio de varios otros proyectos: exposiciones, relatos, cartas, poemas, amores desquiciantes... Y en pleno umbral de la muerte. No pudo terminarla, pero no la afecta, porque el género es por esencia inconcluso, suele cerrarse con el famoso continuará de las historias gráficas que el propio autor leía en El Peneca y Okey durante su infancia y pubertad.

En el plano del guión literario desarrolla la relación de Roma y su esposo Mincho, profesor de filosofía. El lenguaje va de la erudición a la cháchara coloquial de personajes marginales. Roza la intertextualidad y asombra comprobar el talento gráfico de quien prefirió seguir la senda del escritor, si bien en diferentes etapas de su vida le aparecía la sombra del pintor emboscado, el artista plástico que también deseó ser.

Gobierna despóticamente en Nembutala, un país carente de mapa, Poto-Ko, dictador luciferino que despliega por las calles la represión de sus soldados. Es el Chile ochentero, herido, el que creyó que el Paseo Ahumada sería la pista de despegue del modelo político y económico. La esfera argumental incluye alusiones a Shakespeare, autocitas (el poemario Pena de extrañamiento ), el edipismo, el sicoanálisis y, no podía ser de otra forma, la ironía de Lihn. La mueca, la máscara, la risotada gélida. La gráfica devora el texto y le da a la lectura un carácter tenso, abigarrado, barroco y demoledor. "El recuerdo de Roma lo contamina todo de irrealidad", dice en un globito Mincho. Los ambientes son degradados, lumpen, amenazas incestuosas, violencia y sexo; lo propio del cómic destinado a los adultos; de alguna manera, el retrato del cosmos autodesignado adulto.

A Lihn lo devoró la muerte, disfrazada de Roma, la loba. En su defensa queda la ilusión de pensar que la historia fue concebida cuando estaba a punto de irse a la casa de palabras e imágenes que todo escritor se construye.

Articulo : http://diario.elmercurio.com 31/12/2011

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...