dimanche 22 janvier 2012

Simón VILLAMIZAR/Un gran chisme de 1836


Un gran chisme de 1836
Por Simón VILLAMIZAR

En 219 páginas, Inés Quintero devela los amoríos de la hermana de Bolívar

"Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso", dijo el poeta, novelista y dramaturgo alemán Johann Wolfgang von Goethe. Y la frase bien que le calza al dedo a Inés Quintero, magíster y doctora en Historia, que una vez más vuelve a contradecir la vieja sentencia de que la narración del pasado suele ser sumamente aburrida. 

Ella, que ya había hurgado en hechos preindependentistas con La conjura de los mantuanos, El sucesor de Bolívar y La criolla principal, ha vuelto a hechizar a no pocos lectores con El fabricante de peinetas, editado por Anagrama. 

Esta vez se vale de un gran chisme para lograrlo. De un escándalo de magnitudes históricas, claro está: el amorío que sostuvo a sus 57 años María Antonia Bolívar, la hermana favorita de El Libertador, criolla, principal, representación inequívoca de los mantuanos, natural de Caracas, viuda de don Pablo Clemente, madre de cuatro hijos, nada menos que con un jovencito de 22, de nombre José Ignacio Padrón, criollo, de nariz chata, color amarillento, pelo crespo, "dueño de una posadita con unos pocos coroticos", y de oficio hacedor de peinetas. Un pata en suelo, pues. 

"Sí, en efecto, hay allí un gran chisme que sirve de pretexto perfecto para entrar en materia", anticipa Quintero, quien confiesa haber pasado más de tres años buscando pistas, leyendo documentos, husmeando intimidades y atando cabos para desempolvar el misterioso romance. Y más aún: para tratar de entender el contexto de semejante devaneo y, acaso, encontrar allí explicaciones sociales al asunto. 

"Digamos que el encuentro amoroso entre una mujer como María Antonia, de prosapia, distinción y figuración, con un sujeto del común, totalmente desconocido y sin posibilidad alguna de ingresar a la Historia, resultan particularmente llamativos; pero el suceso no tendría mayores consecuencias si nos quedamos allí, en el chisme y listo. De manera que por eso el chisme es sólo un pretexto para conocer no sólo las interioridades de los protagonistas, sus intereses, debilidades y motivaciones, también para entender la sociedad de entonces, sus valoraciones, consideraciones, posiciones y también sus vicios, carencias y fortalezas. Creo que de eso se trata", aclara la historiadora. 

Y para ello echa mano de la Gaceta de Venezuela del año 1836, del diario de Sir Robert Ker Porter, cónsul de Su Majestad Británica en Venezuela (Fundación Polar); de documentos judiciales del Archivo General de la Nación, y hasta de cartas íntimas escritas de puño y letra de María Antonia Bolívar, que le permiten desenredar el desaguisado. 

Es a través de la denuncia de un robo publicada en la Gaceta de Venezuela del año 1836, que, extrañamente, Quintero obtiene los primeros indicios del amorío: la señora Bolívar ofrece una recompensa a quien descubra al ladrón de diez mil pesos en onzas y bustos de oro que ha osado entrar en sus aposentos. Su primer y único sospechoso: Padrón. El peinetero. Es decir: el objeto de su afecto. 

Sucede que la aventura amorosa, que a lo sumo durará ocho meses, sabrán de antemano los lectores, culmina con un estruendoso juicio y el consabido cuchicheo de la sociedad caraqueña. 

Un juicio en el que brindan testimonio pulperos, panaderos, albañiles, hacendados, comerciantes, sirvientes, el propio José Ignacio Padrón y, por supuesto, hasta María Antonia Bolívar, quien, quedará finalmente expuesto en el expediente, se las ingenia primero para pasar factura a su amante tras sentirse apartada por una mulata del "insolente populacho", y posteriormente pasar a convertirse de "amada protectora" a "demonio" vengador del orgullo herido, según palabras de la propia criolla principal. 

"El episodio amoroso, todo el desencuentro entre María Antonia y Padrón, las incidencias del juicio, cada personaje, sus respuestas, las reacciones de cada quien, ocurrieron tal cual; no son ficción y yo diría que son más que anécdotas; es decir, allí están reconstruidos con el auxilio de la información que ofrece la historia. Son venezolanos que vivieron y estuvieron allí; entenderlos en sus motivaciones, acercarnos a ellos, conocerlos, es una manera de aproximarnos a nuestro pasado, no sólo para saber cómo éramos sino de dónde venimos. No creo que seamos los mismos, pero sí que de allí venimos, sin la menor duda", alega Quintero, quien a manera de clímax se reserva para el final de El fabricante de peinetas, y con narración casi cinematográfica, el veredicto del juez de la causa, Juan Rivas. 

"Cuando leí el expediente la primera vez, no pude sino imaginarme visualmente la situación", recuerda Quintero. "La tensión del momento, la sorpresa del juez, la ira y soberbia de María Antonia, la cara atónita de los mirones, la sencillez del lugar, los murmullos, el silencio, los comentarios... esta misma escena estuvo presente con todos estos ingredientes cuando me senté a escribir y todavía me la imagino tal como debe haber sido. Sería estelar que pudiese recrearse más allá de su lectura, por supuesto", agrega refiriéndose a la posibilidad de que su historia caiga más pronto que tarde en manos de un cineasta. 

Pero más allá del casi melodramático episodio, ha advertido Quintero una y otra vez, El fabricante de peinetas logra hacer retrato de una sociedad, la caraqueña, que apenas se repone de la cruenta Guerra de Independencia y de la separación de Colombia; amén de aportar interesantes datos acerca de las costumbres de la época, el machismo imperante y, acaso más importante aún, la repartición de justicia. Y ello a través de la figura de una mujer que, tras la separación de la corona española, ha perdido las prebendas que suponía su estatus de mantuana, cuyo hermano ha muerto en el peor de los desprestigios y que de la noche a la mañana se ha quedado sola. 

"La situación de María Antonia termina siendo dramática. Da cuenta, sin duda, de su arrogancia y soberbia, pero también de su audacia. No fue poca cosa, en su momento, y yo diría que tampoco ahora, enredarse afectivamente con un hombre mucho menor que ella y además, de otra condición social. Sin embargo lo hace, queda al descubierto y sale con las tablas en la cabeza. Si bien en el libro se desenmascara su intención o propósito de salir airosa de tamaño enredo, al mismo tiempo, también se desenmascara a una sociedad que no admite una transgresión de tal magnitud; ninguno de los de su misma condición la acompaña en el despropósito y ella termina íngrima y sola, como le correspondía, según el mandato de la época a una viuda principal", dicta sentencia Quintero. Y lo hace con el martillo de la Historia, en mayúsculas...

Articulo : http://www.eluniversal.com 22/01/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...