samedi 4 février 2012

Violeta COFRÉ/ Monstruos que no dan miedo


Tendencia | La redención de los monstruos en la literatura infantil:
Monstruos que no dan miedo
Por Violeta Cofré 

Dónde viven los monstruos , El pequeño vampiro , Gothic Doll y Monster High son algunos de los títulos que, después de fin de año, se agotaron en librerías. Lectores de entre 8 y 16 años se perfilan como voraces consumidores de esta clase de historias que pretenden reivindicar la tradición de lo monstruoso.  

"¡Eres un monstruo!", es el inicio de uno de los libros fundacionales de la actual faceta literaria del horror. La frase aparece en voz de una típica mamá enojada que reprende a su hijo en medio de una pataleta. Mark, el niño protagonista del cuento de Maurice SendakDonde viven los monstruos viaja hacia un bosque habitado por criaturas gigantes, deformes y peludas que lo nombran Rey de los monstruos .

Como Sendak, otros autores de literatura infantil también se han dado la tarea de relativizar los arquetipos tradicionales, personificando a sus héroes ya no como seres virtuosos y armónicos, sino que como criaturas horripilantes, aunque no por eso menos amables. Angela Sommer-Bodenburg ( El pequeño vampiro ) y Maurice McKee ( Dos monstruos ) son autores que beben de esta tradición.

Monstruos modernos

Lisi Harrison, autora de la saga Monster High (volúmenes I, II y III), presenta a sus personajes, zombis, vampiros y momias, como los hijos descarriados de espeluznantes figuras de la literatura universal como Frankenstein, Drácula o el Fantasma de la Opera. A diferencia de sus progenitores, Draculaura, Frankie Stein, Jackson Jekyll y Holt Hyde son monstruos escolares que atraviesan por los típicos problemas de la adolescencia. Buscan encajar en un mundo que les resulta ajeno y ocultar los rasgos que los hacen distintos a sus compañeros humanos -los "normis"-, ya que la mayoría de ellos heredó las características físicas de sus padres, pero no así sus instintos asesinos.

"Me encanta utilizar sus rasgos de monstruos como metáforas de la adolescencia", confiesa Harrison en la revista Teenmag. "Por ejemplo, Claudeen, con lo peluda que es y lo mucho que se avergüenza por ello. Me acuerdo perfectamente de cuando comenzó a crecerme el vello en las axilas: caminaba con los brazos pegados al cuerpo".

La escritora británica publicó el primer tomo de Monster High en 2010. El fenómeno comercial se expandió rápidamente por Europa, Estados Unidos y Latinoamérica potenciado por la línea de muñecas Mattel de los personajes y la adaptación animada de la novela en televisión. El segundo volumen de la saga ( Monster High, monstruos de lo más normales ) llegó a Chile a mediados de 2011, editado por Alfaguara juvenil y se espera que en los próximos meses llegue a las librerías el tercer tomo, Monster High, querer es poder , con el mismo éxito de venta de los números anteriores.

En los últimos años, otras publicaciones de la misma línea temática han despertado el interés de niños y jóvenes que devoran libros de entre 250 y 350 páginas en tan sólo semanas. "El gran mérito de este tipo de novelas es atraer a los jóvenes a la literatura", explica Lorena Amkie, autora de Gothic Doll (hasta ahora el único best seller latino de esta tendencia). "Cuando uno le habla a los adolescentes en su idioma, se sienten identificados con la lectura", agrega.

Actualmente, títulos como Ghostgirl , de Tonya Hurley; Coraline, de Neil Gaiman, y Ghotic Doll , de la mexicana Lorena Amkie, son incluidos en algunos colegios dentro de la lista de lecturas obligatorias. El objetivo es fomentar la lectura en los niños y rescatar su valor educativo. "Los monstruos tienen algo crucial que enseñarnos dado que tanto los niños como los adultos tenemos un lado luminoso pero también una 'sombra'. Estas criaturas pueden ser un vehículo para expresar aspectos de nosotros mismos que necesitamos reconocer para poder integrarnos como seres sociales, con bondades y defectos", dice Bernardita Muñoz, psicóloga, doctora en educación y escritora de literatura infantil.

Representar lo abyecto

Los vanguardistas de la estética de lo monstruoso en literatura infantil y juvenil, Sendack, McKee, Quentin Blake, son reconocidos, también, como precursores del llamado libro-álbum. Este nuevo género literario, permite a los niños visualizar en imágenes a los demonios, vampiros y criaturas exóticas con todos sus rasgos arquetípicos, pero dibujados con trazos simples y colores fuertes. Habitualmente, el contenido discursivo y la representación visual remiten a un mismo concepto estético ya que los autores de esta clase de libros son dibujantes a la vez que escritores de sus historias.

Monstruos enfermos , Petit el monstruo y El libro de los monstruos buenos son algunos títulos recientes que siguen las líneas de este formato. "En ellos la capacidad expresiva de las imágenes supera a la de las palabras", explica Roberto Cabrera, profesor y especialista en literatura infantil y juvenil. "EnMonstruos enfermos , por ejemplo, Emmanuelle Houdart retrata a los clásicos monstruos de la literatura, con todas sus rasgos particulares, pero también como seres vulnerables: el ogro tiene indigestión y el vampiro, dolor de muelas. El texto es tan sólo un catálogo de enfermedades y antídotos, pero las imágenes ayudan a representar el lado amable y humano de las bestias", concluye Roberto.

También novelas como Monster High o Gothic Doll hacen mención a los grandes personajes del terror adaptados a la vida moderna. Las ilustraciones y otros elementos visuales que complementan la lectura retratan a las protagonistas como jóvenes ojerosas, delgadas y de tez pálida, muy similares a los personajes góticos y oscuros de las películas de Tim Burton.

Se puede representar lo feo bellamente. En el contraste y asimetría de los monstruos, feos e inocentes, se expresa también una cuota de encanto y perfección. "Mi personaje favorito es Ghoulia", dice Ignacia Cuevas, de 10 años, fanática de Monster High . "Es una niña zombi que tiene la piel azul y una joroba que le hace tener problemas para caminar, pero aún así es la más inteligente. A mí me parece bonita".

"No es raro encontrarse con autores que vuelven sobre estos monstruos emblemáticos para actualizarlos,homenajearlos o parodiarlos", Roberto Cabrera.

Articulo : http://diario.elmercurio.com 29/01/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...