vendredi 2 mars 2012

Francisca ALLENDE CELLE/ Twitter y los escritores latinoamericanos: una fiebre que crece


Reportaje: Las distintas caras del fenómeno
Twitter y los escritores latinoamericanos: una fiebre que crece
Por Francisca Allende Celle

Interactuar con sus lectores, publicitar sus obras, emitir comentarios de actualidad o ejercitar sus capacidades narrativas son algunas de las motivaciones de distintos autores, desde Elena Poniatowska hasta Alejandro Jodorowsky, que han convertido a Twitter en su vehiculo de expresión. Aunque los mensajes de 140 caracteres también tienen sus detractores.

Números mensajes, de los mas variados carices, son los que narradores como Alejandro Jodorowsky, Paulo Coelho, Juan Villoro, Elena Poniatowska y Martín Caparrós publican diariamente en sus respectivas cuentas de Twitter. La plataforma se ha posicionado como una de las predilectas de los escritores de Latinoamérica- donde goza de mas popularidad que en otras áreas – quienes han descubierto en ella una útil herramienta narrativa y un nuevo espacio para relacionarse con un publico inmensurable y heterogéneo que tiene la capacidad, a diferencia de lo que ocurría antes, de interpelar a la mente que urdió el relato que se encuentran leyendo.

Distintas intensidades

No todos los escritores, eso si, le dan el mismo uso a esta red social o la utilizan con la misma frecuencia o intensidad. Es común encontrar cuentas que se limitan a anunciar las próximas publicaciones de los escritores o que dan a conocer firmas de libros, giras y entrevistas que realizara el autor. Éstas corresponden, en muchos casos, a cuentas de escritores que son administradas por sus casas editoriales o algún otro representante. En el Twitter de Eduardo Galeano, por ejemplo, se indica que las publicaciones de aquella cuenta son realizadas por quienes también administran la página web y el Facebook del escritor uruguayo.

Una connotación totalmente distinta tienen las cuentas de ciertos escritores que han hecho de Twitter una especie de «diario de vida» o de bitácora en la que dejan un detallado registro de sus actividades cotidianas. Como el mensaje que Elena Poniatowska escribía para su hijo, donde le recordaba que “si no anduvieras despechugado no te daría gripa”, o el comentario publicado por Martín Caparrós en el que mencionaba “qué sueno da ver a Boca últimamente. Ya es casi tan aburrido como un programa de Tinelli. Solo les queda el show de la pelea».

Por otra parte, hay autores que utilizan Twitter con la clara intención de aproximarse a sus lectores y obtener su retroalimentación. Ellos hacen comentarios sobre los procesos creativos que están viviendo y las lecturas que les llaman la atención, como es el caso de los mexicanos Jorge Volpi y Alberto Ruy Sánchez.

En este sentido, el escritor chileno Jorge Baradit comenta que “Twitter ha resultado una vía para alcanzar un objetivo personal: involucrar a los lectores en el proceso creativo de la obra. Hacerlos parte para que hagan suyos los contenidos y generen comunidad”. El escritor, en este contexto, tendría la intención de “producir vida en torno a la etapa creativa, generar inteligencia colectiva en múltiples estadios y formatos de la obras”.

El escritor chileno Pablo Simonetti comenta que, además de dedicarse a escribir sobre su Fundación Iguales – oportunidad en que sus comentarios adquieren un cariz mas político – también se da el tiempo para referirse a los libros que esta leyendo. “Comparto mucho con el lector. A veces replico algunos frases que me han gustado en los libros que leo, que tengan sentido para mi y para mi escritura, y eso los lectores lo valoran bastante”, comenta Simonetti.

Finalmente, se podría distinguir un último uso de Twitter como vehiculo para desarrollar verdaderas creaciones literarias. Bajo sus improntas personales, en las cuentas de algunos escritores es posible hallar una colección de microrelatos, poemas, versos, reflexiones y comentarios de cariz literario.

El mexicano Juan Villoro, por ejemplo, escribe en Twitter que “el libro es el único medio de transporte que permite estar en otra parte mientras la vida avanza”, o “lo mejor de la lectura es la magia que borra las letras y hace visibles otras cosas”, o mensajes con un singular tono humorístico. “El cielo despejado es un enigma: ¿adonde se va la gente que esta en las nubes?».

«Sin duda que se puede contar una historia por entregas. El Quijote entero se podría tuitear, pero creo que el realmente atractivo de Twitter para la literatura es la forma de contar una historia. Por ejemplo, que alguien tuiteara en primera persona su encuentro con un dinosaurio por la carretera. Algo tan insólito como fascinante. En ese sentido, Twitter seria perfecto para volver a contar “La guerra de los mundos”, comenta el chileno Alberto Rojas, autor de la “La sombra de fuego”.

Plumas chilenas

Los escritores chilenos no se han quedado al margen de las redes sociales. Jorge Baradit opina que “Twitter puede ser tu libro de notas, tu paradojal – cuarto propio – tu página para cadáveres exquisitos o tu pitch de novela frente a miles de lectores. Es una página en blanco para lo que quieras hacer de él, incluso utilizando solo como un medio que te redirija a otras instancias como blogs o websites personales”. A su juicio, cuando llega el momento de publicitar la obra, “el mismo Twitter sirve como campana de resonancia y feed back directo, nuevamente todo en tiempo real, surfeando la ola como me encanta decir”.

El narrador chileno Alberto Rojas considera que como “en 2011 Twitter supero los 300 millones de usuarios, los escritores simplemente son parte de una comunidad global. Como escritor, estar informado y conectado es básico para conocer otras experiencias literarias, difundir tu trabajo y mantener un contacto casi inmediato con los lectores”.

Al respecto, Pablo Simonetti advierte que si bien Twitter puede servir para entablar comunicación con los lectores, “los mensajes no tienen el grado de profundidad y sofisticación como para proveer comentarios críticos acabados”, por lo que difícilmente se puede utilizar la plataforma para medir el éxito de determinadas obras.

El caso de Jodorowsky

El polifacético escritor chileno Alejandro Jodorowsky comparte – con sus mas de 390 mil seguidores - poéticos mensajes, tales como “todo viene de lo material y va hacia la transparencia La vida nos pule como al guijarro el río”, o “un día luminoso te bañara los huesos, en tu pecho se abrirá una mano invisible, tus dolores se convertirán en aves de azúcar, amaras”.

Convencido de que Twitter puede estar al servicio de literatura, el escritor residente en Paris ha convertido la plataforma en una especie de compendio de breves artificios literarios y la ha defendido como un espacio en el que es posible “hacer literatura”. De hecho, el escritor decidió recopilar sus tweets en un libro titulado “Ojos de Oro”, el cual será publicado por la editorial Siruela de Madrid y Mondadori de Latinoamérica en mayo de este año.

“Esto es todo por hoy. Gracias por leerme. Para mi es un edén esta relación que tenemos. Mañana regreso. Un beso mágico”, escribe el autor en Twitter al finalizar el día.

Coelho metafísico, Poniatowska maternal

Sumando más de tres millones de seguidores, el escritor brasileño, Paulo Coelho, quien escribe en portugués, español et inglés, atiborra su Twitter con reflexiones metafísicas y suplicas a Dios, que pacientemente traduce a cada uno de los tres idiomas. La frase “Señor, bendice nuestra semana. Que el amor llene nuestros corazones y que la compasión guíe nuestras mentes”, puede encontrarse en inglés  y portugués, mientras que el mensaje “Reza todos los días. Pero solo utiliza palabras si son realmente necesarias”, esta escrito en los tres idiomas.

Lectores de todas partes del mundo le escriben agradeciéndole por sus positivos mensajes y los valores que sus comentarios promueven.”Nunca te vayas de esta tierra mi querido Paulo, porque dejaras a la deriva“, menciona una de sus seguidoras argentinas.

Ruy Sánchez, novelista y poeta mexicano que suma 52.063 seguidores y casi 9 mil tweets, además de comentar las actividades que realiza a diario, se da el tiempo para responder a preguntas de sus lectores y contestar breves entrevistas. También posee un gran número de mensajes retuiteados, como los de su compatriota Aurelio Asiain.

La cuenta de la escritora mexicana Elena Poniatowska, con 95 mil seguidores, acoge con calidez maternal a quienes deseen seguirla. Consejos, cumplidos y palabras de aliento abrazan a los usuarios que visitan su Twitter. Muy frecuentes son los comentarios que dirige a su hijo –“Sabes que estoy hoy y siempre contigo”, “mil gracias a ti, y por el orgullo del hombre que eres”-, aunque también hace referencias a sus procesos creativos. “Escribo una novela que me cuesta mucho trabajo”, comenta en uno de sus tweets. También puede encontrarse en su cuenta reflexiones sobre los beneficios que ofrece esta plataforma: “Gracias a los que responden, ya le voy entendiendo un poco mas al Twitter que crea lazos de amistad y hace sonreír que mucha falta hace”.

En cambio, el escritor argentino Martín Caparrós, a pesar de poseer una cuenta en Twitter, ha mantenido una postura bastante crítica ante dicha red social. En uno de sus artículos, el argentinos juzgaba a Twitter como plataforma ideada para receptores haraganes y no muy aventajados,”gente que si lee nunca va a leer mucho que prefiere mensajes concisos y simplones”.

Si bien admite que Twitter  le sirve para jugar, Caparrós señala en un articulo periodístico que “en tiempos de números, el Twitter es sobre todo una medida, en tiempos de rating triunfador, es el rating de los individuos”.

Falsas identidades

Un problema frecuente en Twitter es la usurpación de identidades. Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Umberto Eco, Laura Esquivel y Fernando Vallejos son algunos de los escritores que han sufrido este problema.

Tras el anuncio de que Vargas Llosa había ganado el Premio Nobel de Literatura, el falso Twitter de García Márquez (@ElGabo) publico un mensaje en el que el escritor parecía reaccionar a la entrega del galardón. “Cuentas iguales”, señalaba la falsa cuenta del autor de Cien años de Soledad.

Fue tal la repercusión del comentario que fue necesaria la intervención de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, dirigida por García Márquez, para lograr aclarar el malentendido.”Amigos, Gabriel García Márquez no tiene ninguna cuenta en Twitter”, explicaron.

Por otra parte, la falsa cuenta que poseía Vargas Llosa llevo a que importantes periodistas y medios prestigiosos difundieran la noticia de que el escritor peruano había aceptado presidir el Instituto Cervantes. Esto, tras leer el mensaje “acepto la presidencia del Instituto Cervantes” en el supuesto Twitter del autor.

***
Un fenómeno mundial

El mundo anglosajón también ha visto como muchas de las dinámicas de la industria editorial son afectadas por la llegada de Twitter. Reconocidos escritores como Salman Rushdie, Mat Johnson o Margaret Atwood, se enfrentan día a día al incesante escrutinio de sus miles de seguidores.

Rushdie, escritor y ensayista británico, consiguió más de 18 mil seguidores en menos de siete días. Los frecuentes debates que sostiene con autores como Lisa Appignanesi y Hari Kunzru, así como también sus más banales pero siempre controversiales comentarios, le han permitido contar con más de 150 mil personas que siguen sus publicaciones.

De acuerdo a lo que Rushdie comento al New York Times, su aproximación a Twitter se debe a que esta plataforma “le permite ser travieso y hacerse una idea de lo que piensa mucha gente en un momento dado”.

Rushdie también se da tiempo para comentar películas y series de televisión a través de comentarios como: «Hugo de Scorsese, es la mejor película que he visto en al menos de un ano, no se la pierdan. Es maravillosa y acabo de ver Downton Abbey por primera vez. No pienso que se convertirá en un habito”, dice refiriéndose a la serie británica de ITV.

El escritor americano de novelas de ficción y autor de cómics Mat Johnson, cuyas obras han sido descritas por el New York Times como “siempre entretenidas”, también se hace presente en Twitter. Con un peculiar humor, el estadounidense Mat Johnson despliega una serie de comentarios que han logrado consagrarlo como uno de los escritores mas divertidos de la red social. “Yo creo en milagros menores, como cuando dos personas físicamente feas logran concebir un apuesto hijo”, escribe el escritor en unos de sus tweets.

 Articulo: http://www.mer.cl 26/02/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...