samedi 31 mars 2012

Francisca ALLENDE CELLE/¿Evolución o Involución?


EDICION: 244 Años después de la publicación de su primer ejemplar
Fin de la Enciclopedia Británica impresa:
¿Evolución o Involución?
Por Francisca ALLENDE CELLE

La edición del año 2010 será la última publicación impresa de la Enciclopedia Británica, clásica obra de consulta que por más de dos siglos oficio una minuciosa síntesis del conocimiento universal. Este símbolo histórico del saber abandona los anaqueles para concentrarse en su versión digital. Académicos y personas ligadas al mundo de las letras entregan su visión ante estos nuevos patrones de consumo cultural.

La Enciclopedia Británica, la más antigua y monumental obra de consulta en idioma inglés, dejara de publicar sus ediciones en papel y emigrara a la Web, tras varios años de convivencia entre ambos formatos y a más de doscientos años de la publicación de su primera edición en el Edimburgo de 1768.

A pesar de haberse instituido en un símbolo del conocimiento universal, la rápida desactualizacion de sus contenidos llevo a que los editores de la británica decidieran decirle adiós al papel y trasladaran los 32 tomos de la obra al formato digital.

Con 58,5 kilos menos –pues ése era el peso de la enciclopedia-, la famosa fuente de inspiración de Jorge Luis Borges, que por siglos represento la síntesis del conocimiento universal, podrá ser consultada solo a través de su versión online, que por 70 dólares al año promete ofrecer contenidos constantemente actualizados por los mas de cien editores y miles de colaboradores de la publicación.

En un intento por competir con sitios como el de Wikipedia, publicación gratuita que funciona con editores voluntarios, la británica ha decidido que su decimoquinta edición sea su última publicación en papel.

Habiendo tenido que buscar nuevos mercados, mediante la producción de material didáctico para colegios y la elaboración de ediciones especiales para instituciones académicas, la británica se aventura en el formato digital con la intención de compensar la caída de las ventas de sus ediciones impresas. Las 120 mil colecciones vendidas en 1990, que marcaron el momento mas prospero de la gran obra, no pueden comparase con las solo 8 mil quinientas que se lograron vender en 2010.

Mientras la ultima edición impresa de 2010 se seguirá vendiendo hasta agotar las 4 mil copias que aun permanecen en las bodegas, su versión online en permanente actualización ya esta disponible para ser consultada en britannica.co.uk o en aplicación para el iPad.

Como puede imaginarse de una publicación bicentenaria, no son pocos los mitos y legendarios relatos que han surgido en torno a la Enciclopedia Británica, sobre todo si se piensa que entre sus muchos colaboradores se encuentran célebres personajes como Sigmund Freud, Albert Einstein, Marie Curie, León Trotsky, Harry Houdini, Sir Walter Scott, Thomas Malthus y Thomas Young.

Al revisar algunos artículos de su primera edición, confeccionada durante tres anos y con 2.670 paginas encuadernadas en tres gruesos volúmenes, pueden encontrase curiosas referencias. Así, mientras el estado de California de los Estados Unidos era descrito como “un gran país de las Indias Occidentales, del que se desconoce si se trata de un isla o una península”, otra de las entradas de la enciclopedia menciona que el sistema solar tiene seis planetas, puesto que Urano, Neptuno y Plutón todavía se habían descubierto.

La llegada de la monumental enciclopedia a Estados Unidos, en forma de una edición pirateada e impresa en Filadelfia en 1790, es otro de los singulares episodios de la vida de esta clásica obra de referencia. Entre los propietarios de esta versión apócrifa, se encontraban, nada menos que George Washington, Thomas Jefferson y Alexander Hamilton.

Considerada el pináculo del estilo de la Enciclopedia Británica, su un décima edición (1910-1911) también es continuamente destacada por muchos de los devotos lectores de la obra. Entre los colaboradores de esta edición se encuentran figuras como Bertrand Russell, Ernest Rutherford, J.B. Bury y H. Huxley.

Ha habido un cambio de formato o, si se quiere, de “envase”. La Enciclopedia seguirá siendo “la Enciclopedia”, y quizá hasta crezca en contenidos, pero es una pena que desaparezca en formato libro.

Aunque desconozco las razones precisas que ocasionaron el paso de ediciones impresas a ediciones digitales, imagino que han tenido que ver con los costos. Editar una enciclopedia así en formato libro, con la calidad que siempre ha tenido, es sumamente caro, por lo que su precio es asimismo alto. Por otro lado, pienso que las enciclopedias compiten hoy con los buscadores de Internet, todos gratuitos y rapidísimos, que en cierto modo han remplazado o sustituido el concepto original de Diderot y D’Alembert. Por lo mismo, hoy no existiría una valoración por el conocimiento acumulado en libros, estando Internet.

Internet es como una enciclopedia en si misma, nos guste o no. El problema es la confiabilidad de la información. Para chequear un nombre o una fecha es mas practico Google o Wikipedia; pero no para una referencia más compleja. Quizá haya allí una oportunidad para las bibliotecas. Imagino que la británica mantendrá su rigor, pero el problema es el usuario. Como decía, para un dato menor va no parecer ser “útil” una consulta enciclopedia en papel. Y puede ser razonable que así sea. Yo mas bien pienso que la gran pérdida va por el lado de la capacidad de búsqueda del usuario, de investigar, de saber leer un dato en un contexto mayor y, por cierto, de la terrible costumbre del copy&paste que después deviene en la cultura del plagio.

Evidentemente que la velocidad de los motores de búsqueda en Internet es una enorme ventaja, pero perdemos el contexto, el sentido, la ponderación y la valoración. Es el conocimiento versus la información. Diría, con cierta audacia, que para quienes “ya saben algo”, Internet y semejantes resultan herramientas extraordinarias. En cambio, para quienes “saben poco” o “no saben nada”, puede ser el caos, Babel otra vez… Nada más mortífero que el dato fuera de contexto.


“Se esfuma el cimiento final de toda ciencia”
Joaquín Fermandois, Historiador de la Pontificia Universidad Católica de Chile

Una lastima el fin de la Enciclopedia Británica en su edición en papel. Su presencia distinguía a bibliotecas y a hogares que se la podían permitir. Sus artículos eran testimonio de rigor y elegancia, la información mas confiable que se podía consultar. Todo un clásico. El papel –el libro, en suma- ha sido toda una creación tangible de cultura, por lo demás más segura de permanencia material que los documentos digitales. Se puede palpar, permite una escritura, el subrayado, papelillos que marcan paginas, una mirada curiosamente más simultánea a un estante lleno de libros que lo es la pantalla. Ello desde antes de la imprenta, ya con los manuscritos, los incunables.

Se podría decir que estamos ante la misma transformación tan trascendente que significo el desarrollo de la imprenta. Se dirá que ahora vamos a experimentar algo parecido, que solo que se leerá de una manera distinta, se presume mas “dinámica” (¿?). Sin embargo, además de temor de tipo estético –algo no baladí-, existe otra desconfianza hacia el mundo digital, de que sencillamente sea un paso mas en la devastación de la lectura, reemplazada por el vértigo casi puramente físico de “estar conectado”, de brincar de uno a otro resumen, escribiendo en una jerga telegráfica que no admite “antipoesía” alguna. Se esfuma el ensimismamiento que se da en la lectura, base del pensar; en último término, el cimiento final de toda ciencia.


“En Editorial Sopena llevamos 15 años sin vender una enciclopedia de papel”
Alejandro Melo, Gerente general de Sopena Chile

El paso de lo impreso a lo digital se ha constituido en una regla hace ya muchos anos. En el caso de Editorial Sopena, llevamos aproximadamente 15 anos sin vender una enciclopedia de papel. El consumidor ya no es aquella persona que iba en búsqueda de libros, siendo capaz de gastar trescientos o quinientos mil pesos en una enciclopedia de veinte o veinticinco tomos, como la que vendíamos antiguamente.

Esta es la evolución natural del comercio digital de hoy, a pesar de que algunos sientan que con ello se pierde el romanticismo de aquellas épocas en que la gente compraba enciclopedias y las ponía en el living de la casa, con el objeto de “lucirlas”. Creo que el paso de lo impreso a lo digital no es una involución, en ningún sentido. Al contrario, pienso que es parte de la evolución natural de la época en que vivimos. Sin embargo, aquella inmediatez también nos puede marear. Es decir, de pronto podemos enfrentarnos a demasiada información, que no siempre se sabe conducir y canalizar bien. Este es uno de los peligros del paso que se esta dando.

En cuanto a información, lo digital es un aporte, no una involución. Hoy en día, las personas pueden obtener esa información por Wikipedia, con todos los reparos que puede tener dicho sito. Hay que ir dejando a un lado estos monstruos o elefantes blancos que eran las enciclopedias del pasado.


“El aprendizaje necesita una ordenación mental”
Enrique Vicién, Encargado marketing Larousse Editorial

Lo que ocurrió con la Enciclopedia Británica puede ser considerado como una evolución si atendemos al signo de los tiempos: los sistemas de almacenamiento online y las amplias posibilidades que ofrece el formato digital favorecen que las nuevas enciclopedias incorporen imágenes en movimientos, sonidos, animaciones y actualizaciones casi inmediatas.

Las enciclopedias tradicionales y su modo de comercialización tienen unos gastos que prácticamente se evaporan en la versión online: papel, fabricación, almacenamiento, comercialización “puerta a puerta”.
Sin embargo, también podemos apreciar rasgos involutivos. El aprendizaje necesita de una ordenación mental, de una categorización de los elementos, de una sumisión a un orden determinado. El mas claro es el orden alfabético, absolutamente arbitrario, pero comúnmente aceptado. En las enciclopedias y diccionarios se visualiza claramente: la B va después de la A, la T precede a la U. En una ventanita de consulta en una pagina de Internet, ¿como saber que la palabra “zapallo” esta al final porque empieza por la letra Z?

Existen otros factores que también pueden haber determinado el paso de los impreso a lo digital: la creciente sensación de que se pueden descargar contenidos culturales de la red sin pagar por ello, la importancia decreciente que la cultura ocupa en la lista de prioridades de una parte del publico, los nuevos usos sociales: casa mas pequeñas, muebles también mas reducidos y, en definitiva, menos espacio físico para obras que podían alcanzar decenas de volúmenes.


“La venta de libros digitalizados es ínfima”
Sergio Tanhunz, Gerente de publicaciones generales Ediciones SM Chile

La emigración de la Enciclopedia Británica hacia la Web, puede considerarse tanto una evolución como una involución. Es una evolución porque se adapta a las nuevas formas de lectura, sobre todo para este tipo de contenidos. Pero si nos salimos del caso particular y se ve este episodio como parte de una tendencia general, también se podría hablar de una involución porque se esta perdiendo la importancia del libro como objeto, algo que siempre será relevante para los bibliófilos. Es cosa de ver lo que sucede en la música donde los discos de vinilos están teniendo su revival.

Si bien este nuevo tipo de lectura para libros de consulta temática y académica, es decir, lectura en medios digitales, puede volverse la regla para el caso de las enciclopedias y textos académicos, aun no sabemos si será así, con la misma fuerza, para otros tipos de libros; o al menos, no sabemos cuando esto sucederá. En el caso de Ediciones SM Chile, en este momento nos encontramos digitalizando todos nuestros libros con derechos contratados para venta en formato e-book, lo que alcanza el 90 por ciento del catalogo nacional. Sin embargo, a pesar de que algunos ya se están vendiendo, lo hacen en una proporción casi inexistente en comparación con el libro impreso. Muchos chilenos, incluso compradores de libros, aun ni siquiera saben lo que es un e-book.


“Un impreso me proporciona un insight muy superior al de una pantalla”
Cristian Gazmuri, Historiador de la Pontificia Universidad Católica de Chile

Creo que el fin de la versión impresa de la Enciclopedia Británica constituye una involución. Lo escrito en papel es algo que tiene una nobleza intrínseca, puede ser consultado en cualquier parte y, al menos en mi caso, me proporciona un insight muy superior al de una pantalla.

Por desgracia, estamos ante un caso que, por otra vía, esta llegando a un resultado parecido al de Fahrenheit 451, la famosa novela de Ray Bradbury. La civilización versus el libro. Ojala que no fuese así, pero me temo que, a corto o largo plazo, la revolución enciclopédica será absorbida por la de la lectura digital, transformándose en uno de los elementos fundamentales de una futura utopia negativa o antiutopía. Es importante que publicaciones impresas como la Enciclopedia Británica sigan existiendo. Las universalidades, se dice, son sus profesores, sus bibliotecas y sus alumnos. Al acabar con los libros y bibliotecas las estamos transformando, haciendo una revolución de alcances imprevisibles.

Ya la televisión dio un golpe terrible a la lectura, en especial la de los canales abiertos cuya programación, vulgar y estúpida, es una vergüenza destinada a gente con una madurez intelectual de un niño de unos 10 a 12 anos, nuevamente como en Fahrenheit 451. No entregan cultura, la quitan. El Internet ofrece de todo, mucho de bueno, pero también muchas veces una mala síntesis, cuando no una deformación del conocimiento, transmitiendo “no verdades”, por no decir falsedades. En la enciclopedia Británica y otras, eso no ocurre.

Articulo: http://www.mer.cl 25/03/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...