samedi 24 mars 2012

Jaime SEREY/No se consigue escribir la palabra exacta


No se consigue escribir la palabra exacta
Por Jaime Serey

Cuando las palabras no surgen y las señales se alejan del alma, no se consigue escribir la palabra exacta parece que se separara de uno y sin su beneplácito y es insólito, pues se procura redactar y no se logra, pero tenemos hojas escritas por dondequiera, hojas y mas hojas, que estuvieron guardados una montaña de escritos, que por suerte nos libran de quedar anónimos. Descubrimos al azar palabras escritas en el ano 1990, que expresan textualmente: Fraterno, remitimos un cuaderno de poesía, en la cual nos consagramos por entero en el proyecto, ya que fue un modo de propagar nuestras emociones y la meditación.

De forma temporal exponemos, que nuestra frecuencia conversa de una urbe y de un lapso que ya esta maltratado por la locura y el adelanto de la tecnología. El  discurso que escribimos es una situación vista desde un punto mortal suprarrealista, sucedido con una tendencia a inspirar la composición con elementos figurados arrancados de un registro de imagines del sueño- ensueño y un desenlace fortuito y confuso, porque el poeta es un hombre oscuro, que refleja la inmolación y la existencia del obrero, del minero, del campesino, del individuo, que en su momento de existencia recoge humillaciones. El poema Pan, allí escrito indica el soñar comiendo con los ojos vacíos de población marginal y frecuentemente como tener buenos dientes para  subsistir. En estos momentos escribimos a las puertas del juicio final, nos castigan a palos, como los palos que golpearon a Cesar Vallejo, en Paris, y son palos duros… porque escribimos mucha literatura de espectros y difuntos.

Entre demás escritos descubrimos este otro, que fue copiado  en el  año 1987, a un amigo el cojo Marx que vivió en la esquina de la tierra,  y fue muerto por dos estallidos certeros de escopeta bajo la preñada  luz del amanecer por un rentista confundido por un ladrón de hortalizas, fue herido en su busto y muerto con otro tiro en la pelvis. El cojo Marx era nuestro amigo de todos, pero nos protegió y participo con nosotros y nuestros otros amigos de la adolescencia. El cojo no era un ruin, aunque podía beberse una botella de aguardiente en un tiempo, y lo increíble que leía a Bertolt Brecht: Es de noche las mujeres van a la cama/ las mujeres jóvenes parirán huérfanos/ y los de arriba dicen este es el camino de la gloria/ y los de abajo dicen este es el camino de la tumba. Hay otro del 30 de julio del año 1970, escrito en la ciudad de San Francisco de Asís, nos tropezamos con una cumbre de hojas y hojas escritas por nuestra propia mano, pero reconocemos el desarreglo, que  fue escrito por nuestras palabras. ¿Nosotros escribimos este Mots croisés?

En una hoja nos encontramos con la crítica de un profesor de literatura de la universidad de Mac Gill, que dice, el poema Amémonos del poeta Joaquín Ancud, es un verso libre. Un verso breve: predominan los de 5 y de 8 silabas. Frases sencillas. Verbos en el presente descriptivos (un presente, 6; un imperativo, 17). El poema es una invitación al amor. Va dirigido a una mujer que no se nombra y que es llamada moza, también suele ser sinónimo de virgen o  doncella. Es evidente que el yo- poético ve a la destinataria de su invitación en estos términos. Carga erótica: el primer adjetivo es excitado (2) ``nos palpita el pecho`` (16). Alusiones simbólicas al acto sexual: ``entramos a un bosque`` (12), ``un camino largo (14), ``un tren de carga (15). Hay símbolos fálicos: el ``el carro de Hog Dog`` (9); ``una aceituna del valle del Elqui`` (20). Y otros la laguna (4),  el central Park (18). Con la caída de la noche, los dos personajes del poema se encuentran solos y libres de los prejuicios morales y sociales. Los versos 4 y 5 anuncian que se ha ido el guardián y su perro pastor. Nadie observa a los enamorados. La selva como también la noche, simboliza la libertad. Pero en el último verso  esta selva es amansada  y transformada en el Central Park. Parece  que el yo poético ha domado la virgen, a quien va dirigido este poema. 

¿Significa esto la perdida de la virginidad por parte de la doncella? También son símbolos sicológicos selva= el inconciente, y parque= lo conciente. Otra cosa que se podría decir sobre el poema es que su punto de partida es la referencia bíblica, vuelta al revés. Me refiero al episodio del libro de génesis que relata la expulsión de Adán  y Eva del paraíso terrenal. Dios coloca a un ángel armado a la entrada al paraíso para impedir el regreso de la pareja expulsada. En el poema de quien escribe sucede lo contrario. El guardián y el perro pastor se han ido, dejando libre la entrada al paraíso. Se observa un interesante juego de planos temporales: hay un presente, el de la descripción, pero también un pasado inmediato, cuando el parque estaba lleno de gente, y un futuro implícito. El yo- poético invita a la amada a penetrar con el al bosque, hace poco animado y poblado de gente, y ahora desierto, y simultáneamente ve este futuro como un hecho ya cumplido. Además de la fuente bíblica, me parece ver en el poema un eco del romance de Federico García Lorca, la casada infiel. La caída de la noche, los grillos, el camino amoroso.

Por lo demás el poema de Joaquín Ancud, que respira la inocencia de la juventud,  es totalmente diferente del de Lorca. El romance de Lorca es muy cínico. En Joaquín Ancud vemos la anticipación, la ilusión del amor que nace. En Lorca, al contrario, se le narra un episodio ya acontecido. Es la historia de un engaño, y del consiguiente desengaño, por parte de ambos protagonistas. La mujer engaño al gitano, diciéndose señorita, y el a su vez la engaña a ella, al negarse a ser su amante, y  al  despedirse de ella definitivamente, pagándola por el abrazo amoroso, como se hace con una prostituta. Entre ellos todo esta terminado. Fue un amor de pérfidos. Refrán medieval: Post coitum omne animal triste.

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...