samedi 17 mars 2012

Marga NELKEN/'Amaricon psycho'


UN CLÁSICO | Copi
Copuladores enanos, hoteles espantosos, esquimales ninfómanas...
'Amaricon psycho'
Por Marga NELKEN 

Así es el increíble mundo del escritor argentino Copi

¡Bienvenidos, boludos, al mega universo 'gayer' de un pedazo de escritor que, gracias a su derroche de subversión y heterodoxia militante, acabará un día no muy lejano por ser leído en las escuelas de todo el mundo libre! Copi. Es decir, Raúl Damonte. Bonaerense inclasificable y divertido cuya prosa alcanza velocidad de vértigo entre carcajada y carcajada. Reeditan ahora los de Anagrama la segunda parte de sus obras completas en un libro que incluye 'El baile de las locas', 'Las viejas travestís' y 'Virginia Woolf ataca de nuevo'. Y lo hacen en su colección 'Otra vuelta de tuerca', la que cambia el consabido amarillo por un rojo color clásico-de-la-literatura-moderna. Otra vuelta de tuerca, lo dicho.

Les diré de antemano que lo que van a leer es una novela policíaca, que hay varios crímenes y dos culpables, pero nada de policía (es algo que no soporto en las novelas policiales) y, por tanto, tampoco castigo. Y he aquí lo que les propongo para el primer día de trabajo (pues ustedes van a trabajar conmigo en busca del placer cuando los crímenes ocurran, sin que les proponga, por supuesto, otro placer que el completamente intelectual).

He aquí lo que les propongo: en esta novela yo seré masoquista. Es algo que yo habré descubierto en 1965, cuando comencé a llevar una vida pública homosexual, tras haber tratado de mal disimularlo durante mucho tiempo. El masoquismo se me reveló entonces como una homosexualidad de más, o de recambio. Hasta entonces yo había vivido la homosexualidad como un vicio, hecha pública se convertía casi en una virtud, y yo me refugié en el masoquismo.

Ahí queda eso. ¿Cómo no leer, o releer, a un tipo que opta por arrancar 'El baile de las locas' con una confesión de tal calibre? Copi se ocupa en este desternillante relato, a lo largo de 150 páginas desenfrenadas, de facturar una de las mayores parodias al género negro que una haya leído nunca.

Copi escribe. Copi protagoniza. Copi ilustra. Copi se cepilla a todo personaje que se cruza en su camino. Y Copi, que solo puede parecerse a Copi puesto que sus historias son las historias de un grande, acelera su relato hasta perdernos en una travesía de escenarios, polvos rápidos, hoteluchos, géneros gemelos de la serie b, crímenes, cuartos oscuros, desfases 'pulps' y delirios de bufonada sangrienta. Copi nos 'copypastea' los delirios del 'gayer power' sementero con una prosa que embelesa al tiempo que convierte su lectura en un botellón literario.

Mathieu Lindon, plumilla de 'Le Nouvel Observateur', lo tuvo bastante claro en su día: "Es innegable que la imaginación desenfrenada de Copi, nos presente a una esquimal ninfómana, una enana sanguinaria o un travestí gafe, parece menos distinguida que la de Virginia Woolf. Pero algunos reirán mucho más con Copi que con la lectura de 'Las olas". Por la parte que le toca, Eduardo Haro Ibars, ángel maldito y poeta patrio que en gloria esté, tenía aún más claro que leer a Copi era una experiencia extrasensorial, metáfora mediante: "Muy divertida... Reímos con una risa amarilla, congelada, como el hombre que ríe en el momento de ser picado por una viuda negra, que confunde su rictus titánico con una carcajada". Que ustedes lo relean bien. Les sirvo otro aperitivo.

Jules me saca de mis lucubraciones enseñándome la primera página de la primera edición de 'France-Soir': la foto de Marielle de Lesseps viene a toda plana, todo sonrisas. El titular: La asesina de la calle des Trois-Portes. Bueno, tanto mejor para ella, debe estar gozándola como una loca, pero en pocas horas no dejarán de descubrir que las huellas del pelirrojo Jean-Marie Sèvres (debía habérselas doblado con el soplete, ¡seré idiota!) no coinciden con las mías, y la búsqueda apuntará de nuevo hacia mí. Sorpresa en la segunda página: las huellas digitales coinciden con las mías: la idea de que este muchacho pudiera tener las mismas huellas digitales que yo me parece inverosímil.

Articulo: http://www.elmundo.es 15/03/2012

Alberto GORDO∕La vida salvaje de THOREAU

La vida salvaje de THOREAU Por Alberto GORDO Distintos sellos celebran los 200 años del nacimiento del pensador norteamericano con ...