dimanche 25 mars 2012

Patricio TAPIA/ Historias checas: de BATA a KAFKA


“GOTTLAND”: Premio del Libro Europeo
Historias checas: de Bata a Kafka
Por Patricio TAPIA

Una colección de reportajes sobre Checoslovaquia, un país marcado por las cicatrices de la historia.

En un documental sobre la realización de esa fantasía cinematográfica sobre Mozart, “Amadeus” (1984), su director, Milos Forman, señalaba que la película no podría haberse hecho sino en Viena, Budapest o Praga, porque solo esas ciudades tenían la arquitectura del siglo XVIII: “Praga era absolutamente ideal, porque gracias a la ineficiencia comunista, el siglo dieciocho estaba intacto”. Gran parte de la película, efectivamente, se rodó en Praga, pero cuesta creer que el comunismo haya sido la única razón de la persistencia dieciochesca. Después de todo, solo fue en 1948 cuando los comunistas se tomaron el poder.

Empresas y monumentos

El libro del polaco Mariusz Szczygiel se centra en el ocurrido en el país desde la Segunda Guerra Mundial hasta, más o menos, el ano 2003. Se ocupa del comunico, cuando con él, pero no solo con él, Checoslovaquia pareció convertirse en el renio de lo absurdo, la delación y el recelo, el miedo y el control obsesivo. Cuando todos estaban rigurosamente vigilados.

Son reportajes que hacen gala de sus métodos –búsqueda persistente de sus entrevistados e inmersión en archivos- y que se traducen en biografías más o menos extensas sobre figuras públicas y no tanto, algunas conocidas fuera de su país, y otras no.

A veces se adentra en el siglo XIX, como en la saga de los industriales que inicia Tomas Bat’a (1876-1932), creador de Bata, quien comenzó su empresa en 1894. Va desde sus modestos orígenes y su evolución hasta llegar a crear una de las mayores empresas de calzado del mundo. En su ciudad industrial funa colegios, erige un aeropuerto, abre una fabrica de aviones, crea un cementerio (él será el primero en usarlo; morirá en un accidente aéreo). Su hermano Jan prosigue: construye casas para los trabajadores, institutos científicos, el rascacielos más alto del país (y dentro de éste un ascensor de cristal que se desplaza de arriba abajo para vigilar a los empleados). Tiene espías que denuncian a los amantes y si hay vínculos nuevos. Se fijan horarios para que los empleados hagan lo que quieran, pero con recomendaciones, como no leer novelas rusas, que “le quitan a uno la alegría de vivir”.

En 1938, Bata se traslada a Latinoamérica (a Chile llega en 1939, a Peñaflor). En Estados Unidos se considera a Jan colaboracionista con los nazis. Se va a Brasil y su sobrino, Tomik, a Canadá. Los comunistas confiscaron la empresa. En los años 50  60, hay enfrentamientos entre los herederos. En 1990, Tomik regresa a su patria de manera triunfal. Hay quienes consideran a los Bata grandes benefactores y filántropos generosos; otros, unos magnates cínicos; otros, adelantados en la sociedad de la vigilancia.

Otra historia. En 1949, se decide erigir en Praga el mayor monumento a Stalin del mundo. Todo escultor tenía la obligación de participar en el concurso. Otokar Svec modelo a prisa y bajo el efecto del vodka, pero, por desgracia, gana. En el proyecto Stalin va a la cabeza de un grupo de gente. Al lado izquierdo (lado soviético) va un obrero con un estandarte, un campesino, una guerrillera y un soldado soviético; a la derecha (lado checo) va un obrero con estandarte, una campesina un científico y un soldado checo. Pasan los años y el escultor solo recibe amonestaciones. Se inaugura en 1955, dos años después la muerte de Stalin. Su creador se suicidio dos semanas antes (su esposa lo había hecho hacia un año). El monumento permanecerá casi ocho años, hasta 1962. Ese año lo vuelan con una gran explosión: limpiar los alrededores de hormigón y hierro tomo otro año.

Szczygiel escoge también a algunas figuras famosas de la cultura popular checa. Lída Baarová, la actriz que llamo la atención de Hitler y de quien se enamoro perdidamente Goebbels (quien la abandono por ordenes del Führer), la que fuera entregada como criminal de guerra a una vida de padecimientos para ella y su familia. O la cantante Marta Kubišová, quien enfado suya fue adoptada por la Primavera de Praga: por 20 años sufrió el ostracismo y fue la única estrella conocida que firmo la Carta 77. Karel Gott, el “Presley y Pavarotti” checos juntos, adorado al punto que en 2006 se inauguro un museo, en vida, en su homenaje: “Gottland”, firmo la “Anticarta”, respuesta del régimen a la Carta 77. Otra cantante, Helena Vondrackova, colaboro con el régimen e incluso se la vinculo con un primer ministro. Después de 1989, fue acosada: una revista la ataco con detalles que iban desde sus dientes falsos hasta sus amantes. El autor pregunta: ¿En qué difiere esto de los Servicios de Seguridad comunistas?

Kafka y otros

A pesar de los ambientes kafkianos, hubo un tiempo en que a él no se le podía mencionar. En 1985, una becaria extranjera en Praga pregunta a las personas en la calle si lo han leído; le responden si tiene una autorización por escrito para preguntar eso; un colega le aconseja que mejor no lo nombre y lo llame “el escritor”. Veinte años después, hay toda una mercadotecnia en torno a él: desde tazas y camisetas hasta una cafetería Kafka, en que cuelgan sus fotografías, en una, con su hermana Ottla. Muy cerca vive su sobrina Vera S., hija de Ottla. Tiene 84 años y nunca ha concedido una entrevista, que rechaza reiteradamente. Szczygiel logra contactarla, pero ella le dice cualquier pregunta se la envíe por carta.

Figura una serie de escritores perseguidos y de escritores colaboracionistas. O ambas cosas. Eduard Kirchberger, luego Karel Fabian, es una sola persona, pero dos autores distintos. El primero escribe sobre espíritus, brujas y asesinos; el segundo sobre obreros, guerrilleros y enemigos del pueblo. El primero es repudiado por el régimen; el segundo, encomiado por él. Fue un delator y su historia, una tragedia.

Articulo:  http://www.mer.cl 18/03/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...