samedi 28 avril 2012

FIESTA DEL DIA DEL LIBRO 2012


FIESTA DEL DIA DEL LIBRO 2012
Cuando la lectura se convierte en una fiesta callejera
Por María HERVÁS

La feria de las letras del 23 de abril superará los 600 autores nacionales e internacionales

Lugar: librería , en el Paseo de la Castellana, 154 (distrito de Chamartín). Hora: once de la mañana. La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, acompañada por el consejero de Cultura y Deportes, Ignacio González, llegaba a la tienda para presentar la programación de la Noche de los Libros, que este año cumple su séptima edición y que coincide con el Día Mundial del Libro, el próximo 23 de abril. Con el lema: "¿Me regalas un libro? Te regalo un libro", la Comunidad ha puesto en marcha una programación que contará con más de 600 escritores y artistas que participarán en las diferentes actividades (debates, performances, concursos, etc.) y que tiene tiene como principal finalidad la compra y el regalo de libros durante la fiesta literaria.

La Noche de los Libros es pura ensoñación. Las palabras recorren las calles disfrazadas de cuento, tertulia o canción. Los lectores buscan incesantes las que mejor se adapten a su estado de ánimo en una velada de cielos estrellados o nubosos. En esta atmósfera primaveral, escritores británicos y españoles darán su visión sobre la obra del autor de Tiempos Difíciles en el Circulo de Bellas Artes y se preguntarán:¿Qué escribiría Dickens hoy? Unas cuantas calles más arriba, en la Real Casa de Correos (Puerta del Sol), el cantante de pop, Francisco Nixon, y el dibujante de cómics, Darío Adanti, protagonizarán un espectáculo en el que mezclarán notas musicales y bocetos en tinta china.

Un total de 181 librerías de la región permanecerán abiertas hasta medianoche y los libros tendrán un descuento del 10%. Entre las estanterías de la tienda Lé, se celebrará a las siete de la tarde de ese día una charla literaria entre el periodista de El País y escritor Jesús Ruiz Mantilla, junto a Marta Rivera de la Cruz.. Los más aventureros podrán participar en la yincana Caso GN Getafe Negro y resolver los enigmas creados por Lorenzo Silva y Carlos Salem. Esta noche literaria también tendrá un espacio para los más glotones. Los restaurantes del Barrio de las Letras ofrecerán un 20% de descuento a quien presente el recibo de la compra de un libro ese mismo día, 23 de abril.

"La Comunidad quiere rendir homenaje a aquellos que han hecho del libro su profesión", ha asegurado Aguirre en la planta baja de la librería, rodeada de biografías en las que resaltaba una del líder comunista chino Mao Zedong y otro ejemplar sobre la vida de Isabel II. La presidenta de los libros de Madrid, Pilar Gallego, ha hecho, por su parte, un alegato al libro de papel: "Seguiremos con ilusión embarcándonos en iniciativas como esta [La Noche de los libros] para recordar que las librerías seguimos aquí".

***
FIESTA DEL DIA DEL LIBRO 2012
Una noche en la librería de babel
Por Lucrecia BULLRICH 

Falta más de media hora, pero Cristina y Aramis ya se aseguran un lugar entre los primeros de la fila. “De aquí no nos movemos hasta que Pedro me firme el libro de mi película favorita”, dicen, sonrientes, mientras acarician el ejemplar que acaban de comprar. Pedro, que es Pedro Almodóvar, llega puntualísimo a la cita en la librería Ocho y Medio. Sonriente y bien dispuesto, comienza a autografiar copias de La piel que habito (Anagrama, 2012), el guion de su último filme.

Mientras aguardan su turno en la acera, Manuel y Belén hojean el programa. Finalmente, acuerdan que su próximo destino será una charla sobre cocina y literatura en el Instituto Italiano de Cultura. Almodóvar dedica varios minutos a cada dedicatoria, tienen alrededor de 70 personas por delante y la espera promete durar un buen rato aún. La Noche de los Libros recién comienza.

Ayer se celebró la séptima edición de esta cita, que este año rendía homenaje al escritor británico Charles Dickens, por el bicentenario de su nacimiento. Además de gran parte de las instituciones culturales madrileñas, han participado en esta celebración 181 librerías, por las que han pasado más de 600 artistas y escritores para firmar sus obras, dar una conferencia o participar en un coloquio.

María entra en la librería para buscar novedades en los estantes, como casi todas las semanas, y se sorprende. “No sabía esto de La Noche de los Libros, me lo encontré de casualidad y pienso aprovechar. Todavía no sé dónde terminaré”, asegura mientras se hace con la lista completa de actividades.

La séptima edición de la cita literario estaba dedicada a Dickens

El sol no se ha puesto aún y refresca en Madrid. En el quinto piso del Círculo de Bellas Artes, Desiré, licenciada en Historia de la Literatura, 32 años, forma fila para escuchar uno de los debates sobre Charles Dickens y la vigencia de su literatura de denuncia social, dos siglos después de su nacimiento. “A Dickens le gustaba jugar con el lenguaje, igual que a los políticos ahora. Sin duda estaría siguiendo de cerca la crisis y los recortes”, aventura. Seguidora habitual de La Noche de los Libros, Desiré afirma que la oferta de actividades “es más flojilla” en esta ocasión que en años anteriores, y que “las figuras de renombre son pocas”. “Además, las actividades más interesantes se solapan y uno tiene que elegir”, se lamenta.

El aforo de 200 personas está completo desde hace un buen rato y después de 10 minutos sin movimientos en la fila, decide irse sin nada de Dickens. En Sol, dentro poco menos de una hora, habrá una charla entre Loquillo y Luis Alberto de Cuenca que no quiere perderse.

En la librería Antonio Machado, Javier ha decidido concentrar el esfuerzo en comprar. “Vine con tiempo para elegir tranquilo. Estoy aquí hace una hora”, cuenta mientras repasa los títulos de los cinco libros que lleva en la mano. Enseguida, añade: “En una situación económica como la que tenemos, el 10% en algo ayuda”. Esperanza, que intenta decidirse entre dos títulos de bolsillo frente a los puestos que El Corte Inglés ha instalado en la calle de Preciados, no está de acuerdo. “El 10% es poquísimo, casi nada”, suspira, en referencia al descuento que las librerías aplican en esta jornada de celebración de las letras. De todas formas, finalmente, elige y se dirige a la caja. Micrófono en mano, un animador repite eufórico que “comprar un libro siempre es bueno”.

181 librerías y más de 600 escritores han participado en el maratón cultural

En la estación de metro de Noviciado, Antonio lee mientras espera. “Adoro leer”, dice. Sin embargo, ha decidido no participar de La Noche de los Libros. “Solía hacerlo, pero ya no. Creo que se ha mercantilizado una tradición importante con el solo fin de vender”, reflexiona.

Más que en las calles, La Noche de los Libros se ha vivido este año puertas adentro, en los espacios elegidos para cada una de las cientos de actividades convocadas esta jornada. Es allí donde se escuchan las quejas por la superposición en el tiempo de las distintas propuestas. “Quería ir al Ateneo, al Círculo de Bellas Artes y a Lavapiés. Es que han puesto las mejores conferencias todas juntas y todas a las siete de la tarde. Me parece un fallo importante en la organización”, apunta José algo molesto. No obstante, mientras escoge los libros que piensa llevarse (“por lo menos cinco”, calcula) propone: “Esto debería hacerse durante varios días y no solo unas pocas horas”. Acaba de salir de ¿Somos modernos?, la ponencia compartida entre Fernando Savater, Félix de Azúa y Jon Juaristi en la Real Casa de Correos. De fondo se escucha a Ricardo Piglia, que habla ante dos centenares de personas.

***
FIESTA DEL DIA DEL LIBRO 2012
El antipoeta se quedó en su casa

Ocho textos y dos comentarios de texto. Cuarenta y cinco minutos. La entrega del Premio Cervantes, una de las más breves que se recuerdan, tuvo ayer algo de clase práctica de crítica literaria.

Eso sí, en la Universidad de Alcalá de Henares fallaron el profesor —Nicanor Parra, galardonado de este año— y el alumno más esperado —el rey Juan Carlos, convaleciente de la operación a la que fue sometido tras romperse la cadera durante un safari en Botsuana, una polémica actividad extraescolar que a punto ha estado de convertirse en viaje de fin de carrera—. En el paraninfo, no obstante, no faltaron la estudiante aplicada —la cantante Patti Smith tomando notas— ni la displicente —Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, al lado de los Príncipes de Asturias y de Mariano Rajoy, consultando su móvil mientras hablaba el ministro de Educación—. En la calle, un grupo de funcionarios del Ayuntamiento de Alcalá protestaba ruidosamente contra los últimos recortes.

Nicanor Parra, de 97 años, estaba a 11.000 kilómetros, en su casa de Las Cruces, en la costa chilena, mientras era su nieto Cristóbal Ugarte, Tololo, de 19, el encargado de enfundarse el chaqué y pedir en nombre de su abuelo “prórroga de mínimo un año” para “poder perigueñar un discurso medianamente plausible”. A los pies del púlpito desde el que tradicionalmente intervienen los galardonados estaba la máquina de escribir a la que Parra llama máquina del tiempo. Su nieto no subió a ese púlpito sino que, a pie de auditorio, recordó que el creador de la antipoesía llegó hace años a una conclusión: “Hay que hablar por escrito. Yo demoro seis meses en armar un discurso que se lee en 45 minutos y que parece que estuviera improvisado”. También desveló que había dejado a su abuelo rodeado de libros sobre Cervantes y enciclopedias “con las páginas más importantes señalas con bolsitas de té en reciclaje”. De aquel caos surgió otro aviso: “Don Quijote no cabe en un fin de semana”.

En 2006 Nicanor Parra publicó Discursos de sobremesa, un poemario que es todo un subgénero, la respuesta de la poesía al protocolo: el agradecimiento en verso. Aquel libro brotó del chaparrón de premios y doctorados honoris causa que se le habían venido encima —del Juan Rulfo al Reina Sofía; de Concepción a Oxford— y puede que un día —tal vez al final del año de prórroga— se sume a sus páginas el discurso que ayer no pronunció. En su lugar, el joven Ugarte leyó ocho poemas de su abuelo, empezando por el que arranca con una pregunta: “¿Esperaba este premio?”. Quince minutos después llegó el último: “¿Se considera Ud. acreedor al Premio Cervantes? / —Claro que sí / —Por qué / —Por un libro que estoy por escribir”. Risas y aplausos. Hasta ahí, la lección no presencial del doctor Parra, físico de formación y profesor durante años de Mecánica Racional, asignatura que abandonó para explicar a Shakespeare, a Nietzsche o impartir un seminario sobre las implicaciones poéticas de la visita del Papa a Chile. Leídos los textos, llegó el turno de los comentarios en forma de discurso. Los pronunciaron el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y el príncipe Felipe.

“La seriedad de frac / es una seriedad de panteonero; / la verdadera seriedad es cómica”. Wert recurrió a estos versos para convocar al “equipo de fúbol sala —o de baby fútbol, como se dice en Chile—” que formarían Kafka, Chaplin, Chéjov, Quevedo y Cervantes y concluir que Parra encontró en los dos últimos “una literatura más ceñida a la realidad, de un tono más coloquial, más cotidiano y también una literatura que no plantea la comicidad como algo indigno, algo radicalmente ajeno a la poesía”. Ese sería, según el ministro, el árbol genealógico que, con Shakespeare, Eliot, Pound y William Carlos William, otro de ciencias, dieron lugar a Poemas y antipoemas, el libro que en 1954 revolucionó la poesía en lengua española, esa que hace 36 años inauguró con Jorge Guillén el palmarés del Premio Cervantes, actualmente dotado con 125.000 euros.

Al ascua cervantina arrimó también el príncipe Felipe la obra del último premiado, cuya falta de solemnidad no impidió que un solemne salón lleno de autoridades (civiles y militares) aplaudiera intervenciones trufadas de palabras como irreverencia o rebeldía. “¿Qué era elbaciyelmo cervantino más que un artefacto de Parra?”, se preguntó don Felipe aludiendo a los poemas visuales del autor chileno. El propio Príncipe anunció que la familia del poeta depositará hoy en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes la vieja máquina de escribir que ayer, a su modo, presidió la entrega del premio. Junto a ella, un poema inédito que solo podrá leerse dentro de 50 años. ¿El poema del discurso del Premio Cervantes? No sabemos. El sábado pasado el diario chileno La Tercera publicó la crónica de una visita a Nicanor Parra en la que este desvelaba dos versos de un supuesto discurso del que ayer no se tuvo noticia en Alcalá de Henares: “Libro más aburrido que el Quijote no lo hay / Para tonteras tengo con la Biblia”. Habrá que esperar un año —o medio siglo— para saber quién ríe el último, cómo termina el chiste.

¿Esperaba este premio?
Por Nicanor PARRA

No
Los premios son
Como las Dulcineas del Toboso
Mientras + pensamos en ellas
+ lejanas
+ sordas
+ enigmáticas
Los premios son para los espíritus libres
Y para los amigos del jurado
Chanfle
No contaban con mi astucia

Articulo: http://www.elcultural.es 25/04/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...