samedi 28 avril 2012

Pedro Pablo GUERRERO/"El mundo" del choro Gómez MOREL


Rescate | Clásico de los bajos fondos
"El mundo" del choro Gómez Morel
Por Pedro Pablo GUERRERO 

A cincuenta años de la publicación de "El río", Tajamar prepara su reedición y recupera una novela inédita de este autor de culto. Un documental que indaga en su azarosa vida se podría estrenar el segundo semestre.

Su vida es prácticamente un mito. Desde que en 1917, a los tres meses de edad, fue abandonado por su madre en un conventillo de San Felipe, Alfredo Gómez Morel entró y salió de orfanatos, internados, reformatorios y caletas bajo los puentes del Mapocho, donde se transformó de "pelusa" en "choro", según cuenta en El río(1962). La elogiada novela que lo dio a conocer volverá a circular en una nueva edición local y será publicada por primera vez en España.

Escrito en parte como terapia de rehabilitación social, a instancias de la profesora Blanca Elena Grove y de los psiquiatras Milton Calderón y Claudio Naranjo, El río es a la vez una autobiografía y una absorbente crónica del hampa vista desde adentro, cuya prosa no desecha la retórica del melodrama y la pornografía. La opera prima de Gómez Morel alcanzó varias ediciones en español antes de ser publicada por Gallimard en 1974, con prólogo de Neruda, en una colección que incluía títulos de James Joyce y Vargas Llosa. Fama literaria que no salvó al autor de morir en la pobreza, el año 1984, luego de enviar numerosas cartas a los diarios solicitando una pensión de gracia del Gobierno.

Tras su muerte, la obra de Gómez Morel fue reivindicada por escritores tan disímiles como Diamela Eltit y Alberto Fuguet. Este último, en el prólogo a la reedición que publicó Sudamericana en 1997, considera El río la obra cumbre de la "ficción pulpa nacional": literatura de consumo barata sobre los bajos fondos, que alcanzó su apogeo entre los años 50 y 60, junto a los también "malditos" Armando Méndez Carrasco, Luis Cornejo y Luis Rivano.

Sobre sus experiencias como faiter (ladrón) internacional en Perú, Alfredo Gómez Morel escribió en La ciudad (1963), segunda parte de la trilogía "Mundo adentro montado en un palo de escoba", que su muerte dejó incompleta. Hasta hoy.

Hace dos años, el periodista y realizador Héctor Vera Liscombe estaba empezando un documental sobre Gómez Morel cuando se contactó con su viuda, Luz Alvial, segunda esposa del escritor y madre de sus hijos gemelos: Andrés y Alfredo. Ellos le entregaron a Vera el texto mecanografiado de una novela que resultó ser la última parte de la trilogía. Junto a Tajamar Editores, Vera se adjudicó un proyecto del Fondo del Libro para publicarla: cinco millones de pesos que permitieron editar 1.500 ejemplares, 500 de los cuales serán repartidos por el Consejo de la Cultura y las Artes.

En El mundo Gómez Morel relata sus andanzas en Colombia durante la década del cuarenta. El relato se inicia con el homicidio del candidato a la Presidencia Jorge Eliécer Gaitán, cometido en Bogotá durante la Novena Conferencia Panamericana de la OEA, el 9 de noviembre de 1948. El narrador se presenta como testigo directo de la agonía de Gaitán, minutos después del ataque a balazos frente a su oficina. Luego describe con una minuciosidad auténticamente gore el linchamiento del asesino y los pormenores del estallido popular conocido como "Bogotazo". En los restantes capítulos, reconstruye su llegada a ese país a fines de 1940, su acercamiento al hampa local y sus trabajos para una maquiavélica organización guerrillera, las Fuerzas Armadas Obreras (FAO), con ramificaciones en toda América Latina. Atentados, tráfico de armas, secuestros, asaltos y misiones secretas en Venezuela, Panamá, México y Cuba se suceden con el ritmo propio de una intriga de espionaje. Resulta imposible distinguir cuánto hay de real y cuánto de invención en esta novela donde no faltan mujeres "esculturales", hijas de aristócratas venidos a menos, y de cuya lealtad nunca se puede estar seguro ("Jamás confíes en una mujer. Sólo sirven para madres, pero para choras, no").

El escritor Gonzalo Hernández ( Colonia de perros , Tajamar, 2010), encargado de editar los originales de El mundo , declara: "Intentamos limpiar las impurezas del texto y dejarlo en un estilo directo y sencillo, fiel al espíritu del autor. Había errores gramaticales, más que nada, propios de un texto que ha sido mecanografiado más de una vez y que ha pasado por diversas manos. La historia en sí no presentaba incoherencias significativas, pero sí algunos hiatos narrativos que era necesario depurar. Para entender ciertas expresiones del coa nos guiamos con textos de la época y aclaraciones que aparecían en el mismo manuscrito, a modo de explicación. También ayudó mi trabajo en prisiones, donde realizo talleres literarios".

Hernández se interesó en Gómez Morel después que leyó El ríohace doce años. Luego vino el proyecto de documental y a continuación la posibilidad de participar en la recuperación de El mundo , que lo entusiasmó desde el primer momento.

Vera comparte ese fervor. "Siempre me ha gustado la novela policial y la literatura de los márgenes", afirma. Cuando leyó El río en la universidad le pareció espectacular. "Tiene un ritmo increíble, un lenguaje superdirecto y aborda temas que para su tiempo tienen que haber provocado harto revuelo, como la homosexualidad, el incesto y el abandono. La novela sacó a la luz una miseria que nuestro país, y en general Sudamérica, siempre trata de esconder, llevándola a lugares alejados, construyendo carreteras subterráneas, tapándola con muros gigantes. Encontré de mucho valor el libro, como testimonio y como literatura".

La publicación de El mundo cierra el ciclo narrativo proyectado por Gómez Morel y prepara el terreno para el documental "Mundo afuera", que su director, Héctor Vera, pretende finalizar este año. Ya tiene casi diez horas de grabación con testimonios de amigos, familiares, médicos y colegas de Alfredo Gómez Morel.

"Investigando me di cuenta de que hay muchos mitos sobre él. Por ejemplo, unos dicen que murió en la cárcel, otros que se fue a morir al Mapocho o que murió abandonado. Me pareció interesante construir esta historia sin la necesidad de llegar a develar esta verdad, sólo mostrar todos los testimonios para que el espectador pueda construir la verdad que desee", adelanta Vera.

Articulo : http://diario.elmercurio.com 22/04/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...