dimanche 13 mai 2012

Guido CARELLI LYNCH/ La revolución tiene quien le escriba, en verso y rima


La revolución tiene quien le escriba, en verso y rima
Por Guido CARELLI LYNCH

Alan Pauls opina sobre Twitter; sobre el libro Spinetta. Crónicas e iluminaciones; último balance sobre la Feria del Libro; y poetas revolucionarios.

Se los había visto en la Plaza de Mayo el 24 de marzo de 2011. La última entrada de su blog www.partidodelospoetas.blogspot.com es del 18 de mayo del año pasado. En ella anuncian que “Por razones de reestructuración, el grupo Partido de los poetas se encuentra en receso, desde principios del mes de abril de 2011 y hasta nueva comunicación”. Pues bien, nunca aclararon si la reestructuración era política o sólo del blog, y la nueva comunicación nunca llegó. Pero así y todo, el partido de los poetas reapareció con volantes en la celebración por el Día del Trabajador, el 1 de mayo pasado.

Allí estaban, unas pocas estas veces, con un panfleto impreso con algunas de sus banderas. “En este 1 de mayo revolucionario, estos poetas militantes te saludan, escriben con las vísceras los versos. Te conmemoran con la sangre proletaria. Acompañamos con la sabiduría combatiente y solidaria, la que se compromete con la causa de los trabajadores, la que toma partido”. Entonces llegan las preguntas a su cuenta de Facebook, que siguen 242 usuarios y camaradas. Ellos contestan con cierto hermetismo poético, pero contestan. El fundador –relatan– es Lobo Cruz, poeta y cantautor de las canciones de barricada y piquetes. También firman Pablo Resas, María Goddio y Aldo Novelli, entre otros. Cuentan que funcionan por principios pero sin dogmas ni programas, tratando de que nada salga por mayoría y todo por consenso. “Somos pocos, una minoría de las minorías”, firman. “Nuestro objetivo es tomar partido por las causas justas, involucrarse como poetas y como personas. No somos un partido político, no funcionamos como tal en ninguna de las formas clásicas pero hacemos política desde la poesía, y somos críticos de este sistema de barbarie. Queremos influenciar a otros poetas a sacar la poesía a las calles; a dejar de mirarse el ombligo y leerse entre ellos, queremos poesías de amor a la justicia, preferentemente en los lugares de lucha, de lucha por la vida digna”, responden. En rigor, ya funcionan como un partido político argentino hecho y derecho descalificando a los colegas. Lo bueno es que es un partido abierto y no hace falta ser poeta para pertenecer. “Hemos tenido integrantes que no escribían poesía pero la sentían profundamente como lectores”. Si fuera cosa del mercado y debiera existir un partido de escritores, sólo habría lugar para un partido de novelistas.

Alan Pauls explica el éxito de Twitter

En la “noche de la ciudad” Cecilia Szperling entrevista a Alan Pauls.Empiezan por el día en que el autor de El pasado se convirtió, sin siquiera tener una cuenta en la red social, en trending topic en Twitter, uno de los temas más comentados del día. La historia es conocida: quiso comprar una bicicleta en Mercado Libre, lo echaron de la comunidad virtual y Pauls se despachó en una columna en Página 12. “Si querés hacer el rídiculo, pasás a twitter. El rídiculo le gusta a todo el mundo”, intenta explicar Pauls. Pero al rato ensaya una respuesta menos diplomática. “La gente está muy al pedo”, resume en bastante menos que 140 caracteres. A los dos días, con una nueva identidad virtual, consiguió su bicicleta. Hace poco volvió a probar suerte en la tienda cibernética. Le compró una entrada a su hija para el recital de los Artic Monkeys. Y hasta el día del show ignoró si eran originales.

La conspiración del padre de Spinetta

La primera edición de Spinetta. Crónicas e iluminaciones (1988) se vende por Mercado Libre y vale 2 mil pesos. Es el primero de los 8 libros de Eduardo Berti, ganador del último Premio Emecé por su novela El país imaginado. Berti tenía 26 cuando convenció a Rodolfo García, el ex baterista de Almendra, de que le pasara el teléfono de su ídolo. García, amigo de ambos, quería ayudar al jovencito Berti y no incordiar a su viejo ladero. Entonces optó por pasarle el teléfono del padre de Spinetta, Luis Santiago, antiguo cantante de tangos. “Tuvimos una charla muy graciosa. Fue él el que me dio el teléfono de Luis y me dijo: ‘Pibe, tenés que llamarlo y convencerlo, pero no le digas que yo te di el teléfono’”, se acuerda Berti. Por supuesto que lo llamó. Spinetta, que nunca supo esta parte de la historia, se defendía del acoso de los fans como podía. “Luis no está”, devolvió el músico con su voz inconfundible. Entonces Berti le explicó en un arrebato sus planes de libro. El flaco sólo lo interrumpió al final: “Te zarpaste, pibe”, largó. Pero ya había cedido. “Creo que se conmovió con ese chico, se vio a sí mismo o a sus hijos, que lo obligaban a escuchar su música”, se acuerda. Una de las últimas veces que charlaron Spinetta, super exigente, le dijo “No estuvo mal el libro que hicimos”.

Varias dudas sin resolver de la Feria del Libro

Algunas preguntas existenciales mortifican a quienes todos los años se internan en la Feria: ¿Por qué para cruzar de un lado al otro es necesario internarse en un tubo estrecho y multitudinario? ¿Por qué ninguno de los 350 expositores tiene papel de regalo para envolver? ¿Por qué el Club Atlético Huracán tiene mesas y un stand propio? ¿Por qué cambiaron los nombres de las salas? ¿Por qué la José Hernández es la más grande de todas? ¿Por qué el baño del salón blanco es el más limpio? Y, sobre todo, ¿cuántos ejemplares de El regreso del joven príncipe se vendieron en el único stand de toda la feria dedicado sólo a un libro?

Articulo: http://www.revistaenie.clarin.com 13/05/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...