dimanche 12 août 2012

Daniel FERMÍN/Jorge CARRIÓN: "La crónica sale del tiempo libre"


ENTREVISTA JORGE CARRIÓN, ESCRITOR
"La crónica sale del tiempo libre"
Por Daniel FERMÍN

La crónica periodística ganó prestigio en los últimos años. Ya no sólo está en periódicos o revistas; también en libros. Jorge Carrión (Tarragona, 1976) vino al país a presentar Mejor que ficción: crónicas ejemplares, una antología de periodismo narrativo que 21 reúne textos hispanoamericanos. Que la realidad, a veces, ofrece acontecimientos muchos más ficticios que la literatura. 

El libro tiene temas diversos: desde el perfil de un bufón de velorios (hecho por Alberto Salcedo Ramos), hasta un dealer peruano de películas piratas (escrito por Alberto Fuget). También están Martín Caparrós, Juan Villoro o Jordi Costa. "Traté de construir un volumen coherente que se lee como una vuelta al mundo. No se repiten lugares ni estilos, hay autores de todas las áreas geográficas de la lengua. Lo más plural y representativo de la no ficción", dijo el escritor español, autor de Los muertos. 

-Hace un tiempo no existía lo que hoy se llama crónica latinoamericana. Podría decirse que el nuevo boom del continente se da en forma de periodismo? 
-Me parece que estamos en una época de una gran variedad de consumos culturales. De modo que el auge de la crónica es paralelo al auge de las series de televisión, o al de cierto cine. Hay espacio para todo. No creo que hay que hablar de boom. El boom de García Márquez y compañía fue una construcción comercial, y lo que hay que observar es la calidad. 

-Aunque la crónica ha tenido espacio en los últimos años, aún es un género reducido. Venezuela, por ejemplo, apenas ofrece revistas digitales para publicarlas. ¿Qué debe hacer un periodista que desee escribir crónicas en un país como este? 
-Un periodista venezolano lo primero que tiene que olvidar son los límites anacrónicos de Venezuela, o de cualquier nación de hoy. Si tú trabajas duro, aprendes el oficio, eres exigente, tienes que aspirar a publicar en Gatopardo o en El País. Afortunadamente, ahora con Internet puedes proponer temas para cualquier medio. 

-¿El periodismo de hoy, ante la tecnología, ante la velocidad de la información, debería irse a lo literario? ¿Aplicar eso de no lo cuento primero, lo cuento mejor? 
-Creo que sí. Hay que encontrar un plus de calidad, de interés. Nunca en la historia del ser humano habíamos leído tanto. Estamos rodeados de textos. De móviles, de tuits, de publicidad, de prensa gráfica, de televisión. En todas partes leemos. Para que seas leído tienes que tener algo que los demás no tienen. Y ese plus puede venir de la literatura, de las herramientas que ofrece (...). Una buena crónica debe ser tan exigente como un buen cuento. Y un cronista debe tener una mirada propia, una gran cultura literaria y periodística. También mucho de ambición. 

-Ningún medio va a pagar para que realice una crónica. No darán ni el dinero ni el tiempo necesario para hacerla. ¿Los cronistas son cronistas por amor al arte? 
-Lo que ha decaído muchísimo es el concepto fundamental de seguimiento. Ya no paga nadie para que se siga un tema durante meses o años. El seguimiento lo haces por pasión individual. A menudo, la crónica surge de tu tiempo libre. De tu amor al arte. Creo que eso no es negativo. Gran parte de lo mejor de la historia del arte ha surgido en el tiempo de ocio. No me parece malo que una persona se gane la vida con un trabajo equis, y que en su tiempo libre haga su gran obra. 

Articulo: http://www.eluniversal.com 11/08/2012