samedi 29 septembre 2012

Fernando LOPEZ/ Amistades femeninas


Literatura Europea
Amistades femeninas
Por Fernando. López 

En la novela De acero, la italiana Silvia Avallone combina, con prosa seca y enérgica, la novela de formación y el fresco social

Puede calificarse De acero como fenómeno literario siempre que se acepte la ambigüedad de tal caracterización. La novela de la italiana Silvia Avallone lo es en el sentido de su repercusión: viene precedida por el renombre de los premios que recibió -entre ellos, el Campiello y el Flaiano-; por un llamativo éxito de ventas en su país y fuera de él (ha sido traducida a doce idiomas); por el elogio de un considerable número de críticos, y hasta por una versión cinematográfica que se presenta en estos días en Venecia. La juventud y la belleza de la autora -nacida en 1984- y su condición de debutante habrán favorecido la repercusión mediática, pero debe reconocerse que su obra no carece de valores y sobre todo que tiene el mérito de retratar una Italia que no suele figurar en las páginas de la ficción ni en las imágenes del cine o la televisión.

Convencida de que no es posible narrar una trayectoria humana despegándola del escenario en que se desenvuelve, Avallone combina en De acero la novela de formación con el fresco social. La historia de la amistad de dos jovencitas apenas salidas de la infancia está íntimamente ligada al devenir de Piombino, la ciudad junto al Tirreno que ha vivido al ritmo de su poderosa y hoy decadente planta siderúrgica, ahora en manos de los rusos y en pleno proceso de reducción de personal. Allí, en el único y último alto horno que todavía funciona se extenúan los varones todavía no alcanzados por la cesantía; unos, buscando en la droga, el sexo, el alcohol, el vértigo de motos y autos, cuando no en el delito, algún paliativo para la alienación; otros, descargando sus iras en familia. No menos desolador es el panorama en el barrio obrero donde residen, unos larguísimos monobloques de aire soviético que la gente de la ciudad toscana asimila a grandes lombrices. Via Stalingrado, así lo bautizó la autora, está frente a una playa tapizada de algas, desechos de la acería y toda clase de detritos, pero el único paraíso se ve de lejos: es la isla de Elba, reservada a turistas con dinero. Piombino, donde el machismo perdura todavía y los ejemplos de la frustración femenina están a la vista y en casa, no ofrece un horizonte prometedor para Anna y Francesca. Por algo ellas, amigas desde la infancia, seguras de una belleza que ostentan con cierta cándida insolencia y ansiosas por conocer el amor, alimentan el sueño de abandonar esa realidad hostil e irse juntas para "ser alguien" en la televisión o al menos en una gran ciudad. Inseparables, según creen, aunque después su relación tambalee y Avallone no deje de señalar lo ambigua que puede ser a esa altura de la vida la amistad femenina.

El cuadro social que la autora desarrolla en un segundo plano muestra una sociedad que ha perdido los valores, que no cree en nada sino en el dinero, no tiene interés en la política y cuya generación joven sólo encuentra alguna forma de fuga inventándose un mundo irreal. Lo que abunda es miseria, polución, violencia conyugal, desesperanza, vacío moral y, lo que es más grave, resignación. Avallone recupera la novela social en estas páginas que en su prosa seca y sus frases breves transmite cierta energía, pero no siempre elude los clisés y tiende a hacer de sus personajes -los hombres son bebedores, violentos, tramposos o perversos; las mujeres están irremediablemente condenadas a ser golpeadas o engañadas- estereotipos casi caricaturescos. La traducción quiere captar el color del lenguaje popular trasladando las expresiones del original a un habla inequívocamente española.

DE ACERO
Silvia Avallone 
AlfaguaraTrad.: Carlos Gumpert
363 páginas
$ 109.

Articulo: http://www.lanacion.com.ar 28/09/2012

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...