dimanche 2 septembre 2012

Javier MOLINA/“El viajero es hoy la única identidad posible”


“El viajero es hoy la única identidad posible”
Por Javier MOLINA 

La novela ‘Tratado del alma gemela’, de la escritora judía Esther Bendahan, relata un viaje espiritual en busca de la identidad

Dos desconocidos reciben una extraña misión: recuperar una herencia familiar en una ciudad del norte de Marruecos. Uno de ellos, Ambram, es un religioso judío, flemático y reflexivo. El otro, Daniel, es un periodista madrileño mujeriego, pasional e impetuoso. A la pareja se le une Mercedes, una mujer casada y desenamorada, en perpetua lucha con sus propios sentimientos. A lo largo del viaje descubrirán los dilemas de su propia identidad y del amor verdadero. De todo ello nos habla la novela tratado del alma gemela (Ediciones del Viento, 2012), de la escritora madrileña de origen judío Esther Bendahan (Tetuán, 1964), galardonada con el Premio Torrente Ballester en 2011. Una lúcida y absorbente historia de amor y espiritualidad en 250 páginas.

Los protagonistas, Daniel, Ambram y Mercedes conforman un trío dispar y cercano al mismo tiempo, que acaba fundiéndose en un objetivo común: encontrar la autenticidad más allá de la rutina que impone su vida profesional. Y esa autenticidad se materializa en el viaje que emprenden en busca de una misteriosa herencia, un manuscrito de la Torá, la ley de Moisés. “El viajero es la única identidad posible hoy”, comenta Bendahan, “el mundo de hoy va en camino de ser una especie de esclavitud, en la que nuestros sueldos solo nos llegarán para comer y dormir. No tendremos tiempo para el placer”. En sus palabras se asoma implícito un reclamo del estilo de vida mediterráneo: “Busquemos dentro de nuestra forma de vivir y salvemos lo que merezca la pena ser salvado”.

De hermosas facciones árabes y proporcionadas, tez morena, mirada penetrante y acento madrileño, Bendahan podría pasar perfectamente por un personaje de su propia novela: "Lo cierto es que me siento identificada con los tres protagonistas y sus distintas formas de concebir el amor, he vivido momentos de los tres, los conozco muy bien”.

El mundo de hoy va en camino de ser una especie de esclavitud, en la que nuestros sueldos solo nos llegarán para comer y dormir.

Espejo del madrileño extrovertido y pendenciero, el personaje de Daniel imprime un tinte erótico a la novela. Su ansia insaciable de seducción le lleva de mujer en mujer y de desencanto en desencanto. Pero se topa con una dama escurridiza que no se lo pondrá fácil. Un juego amoroso y reflexivo que nos remite a La Bella del señor, la gran novela de Albert Cohen: “Él decía que hay dos tipo de amor, el amor occidental y el amor bíblico, que es el verdadero”, aclara Bendahan, “el primero es el que está basado en fuegos artificiales y seducción; el segundo va más allá”.

Daniel representa el primer tipo de amor. Como tanto otro don juanes, ama cuando seduce, pero cuando consigue su objetivo, el objeto amoroso pierde el encanto. Es el hombre que busca a la mujer en fuga y anhela algo que no puede tener. Su concepción del tiempo y de la felicidad coincide con el carpe diem: “Vive al día, sin memoria, disfruta del momento, pero cuando algo ha pasado, deja de interesarle. Solo le importa lo que le está pasando en el momento”.

El tiempo de Ambram, por el contrario, tiene que ver con el pasado, la familia, la memoria. “No tiene convenciones sociales, no sabe relacionarse con los otros, vive fuera de la realidad, pero es bondadoso y sabio”, comenta la autora.

Mercedes recibe el asedio del casanova madrileño, que le adentra en un dilema en torno al amor y la responsabilidad. “Creo que debemos vivir sabiendo que somos responsables de cada acto que realizamos. Vivimos en un tiempo en el que nos hacen creer que nada de lo que hagamos es importante ni tiene consecuencias. Pero todos tenemos un lugar, somos importantes. Y sí, nuestros actos tienen consecuencias”.

Una historia de amor más compleja de lo que a primera vista parece, donde la presencia del email y los mensajes telefónicos de texto es esencial: “Hoy una persona que está muy lejos y puede estar  follando otra mujer, te envía un mensaje o un what´s up diciendo te quiero. Es una presencia virtual del te quiero que no es consciente de la realidad del otro. Refleja como se vive el amor en nuestro tiempo”.

Hoy una persona que está muy lejos y puede estar con follando otra mujer, te envía un mensaje o un 'what´s up' diciendo te quiero.

La novela es la primera parte de una trilogía que pretende reflexionar sobre el amor en nuestro tiempo. Bendahan, jefa de la programación cultural de la Casa Sefarad-Israel, y autora de novelas como Deshojando alcachofas, déjalo, ya volveremos, y Pene, ya tiene en mente las siguientes historias, que transcurrirán en Turquía y en China. Reivindica sus raíces hebreas, pero critica la política belicista de Israel y no comparte las aspiraciones religiosas de los judíos porque, como dijo Kafka: “¿Cómo me voy a identificar con el resto de judíos si ni siquiera puedo identificarme conmigo mismo?”. Su obra se rebate entre el amor y el deseo; el idealismo y la cruda realidad, tan intangible, inestable y engañosa: “A veces nos pierde la búsqueda de nuestra alma gemela y no nos damos cuenta de que está a nuestro lado y no es nuestro igual, sino nuestro complementario”.

Una novela profunda y cercana al mismo tiempo; un viaje sensual y adictivo en busca de nuestras raíces y nuestra identidad.

Articulo: http://cultura.elpais.com 29/08/2012