dimanche 7 octobre 2012

Jordi PACHECO/ El ingenio incombustible de Woody ALLEN


El ingenio incombustible de Woody Allen
Por Jordi Pacheco 

Una noche, en el interior de una casa completamente a oscuras, dos atracadores de poca monta se encuentran con su linterna en plena faena cuando de pronto suena el teléfono.

“¿Crees que debemos contestar al teléfono?”, pregunta uno de ellos. Por miedo a despertar a todo el vecindario deciden responder. La llamada viene del programa-concurso de radio “Gues that tune”, que realiza una llamada al azar para retar a algún oyente a adivinar el título de la canción cuya melodía interpreta en directo la banda de músicos emplazada en el estudio. Los cacos logran adivinar todas las melodías que les ponen y al final se llevan el primer premio, unos cuantos miles de dólares.

Así de ingenioso y disparatado es el preámbulo de la película Días de radio, de Woody Allen. Sabedor de que su único talento reside en la capacidad de contar historias para entretener a la gente, el neoyorquino escribe de manera incombustible. Parte del material que genera es desechado, otra parte pasa a formar parte de sus inolvidables películas, y de vez en cuando también publica algún libro. Pura Anarquía, el último de ellos, reúne dieciocho historias satíricas y delirantes en que se dan cita los ingredientes típicos de ese humor tan lleno de gags y situaciones que inevitablemente nos hacen evocar su obra cinematográfica. Como aquel que lleva por título “Querida niñera”, protagonizado por los Bidnick, un matrimonio bien situado que inesperadamente se encuentra con que la mujer que cuida de sus hijos se entretiene escribiendo un libro basado en sus experiencias como niñera, y en el que los Bidnick salen muy malparados.

Para acabar con la situación, al hombre no se le ocurre otra cosa que vaciar un frasco de tintura de yodo en una infusión que prepara para la niñera. Pero, como no podía ser de otra manera en un relato humorístico de Woody Allen, algo inesperado arruina el plan a última hora.


Días de radio

Articulo: http://www.revistadeletras.net 01/10/2012