dimanche 7 octobre 2012

Marta CABALLERO/ Andrés TRAPIELLO: "La primera víctima de una guerra es la verdad"


Andrés Trapiello: "La primera víctima de una guerra es la verdad"
Por Marta CABALLERO 

El autor publica Ayer no más, una novela en la que vuelve a la memoria, la justicia y la identidad a través de la historia de un padre y un hijo.

Esta entrevista, como los diarios de Andrés Trapiello -con permiso- y como la vida, se construyó sobre la marcha. Al final, después de un rato de charla, el escritor expuso una idea: "Todo lo que yo tenga que decir sobre este libro será estropearlo. Mejor lo que se cuente en la entradilla". Es una idea falsa. Trapiello (León, 1953) es muy bueno defendiendo su producción, durante y después. Lo hizo, por ejemplo, en la segunda edición de Las armas y las letras, sobresaliente ensayo que no necesitaba defensa pero sí una explicación de un párrafo para aclarar aquel asunto de la equidistancia del que se le acusaba. A su manera, la novela que ahora publica, Ayer no más (Destino), podría ser una continuación de aquel añadido en forma de prólogo. Al menos porque el tema de fondo, la guerra civil española, es el mismo; al menos porque insiste en esa tercera vía por la que él se encaminó hace años y que descarta que España sean sólo dos.

Pero esto es ficción, sólo ficción, aunque no pueda su literatura caminar sin llevar el análisis de la verdad de la mano. En ella narra la peripecia de Pepe Pestaña, un historiador que vuelve a su León natal, sabe dios por qué, y que allí, en el escaso anonimato de las provincias, asiste al encuentro de su padre con un hombre que le acusa de haber matado al suyo en la guerra. El encuentro le sirve al autor como pretexto para hacer hablar a personajes con distintas visiones sobre la contienda, la memoria, las víctimas y los verdugos. Y el pobre Pestaña en la tesitura de volver a matar al padre o de quedarse con el hombre que le regaló su primer tren de juguete. Por esto, porque al final es la historia de un padre y de un hijo, no es ensayo. No lo es:

- No es una prolongación de Las armas y las letras. Ni siquiera es un reflejo ni una consecuencia. Esto es una novela que trata de una historia y de las peripecias morales y afectivas de una persona que es un historiador y que por estar tan implicado tiene que recurrir a la novela para explicar lo que está sucediendo. Ese no es mi caso, es el del protagonista, es la primera de mis novelas en las que mi papel es el de un memorialista de portal sentado en una silla, con una mesa. Me limito a esperar que los protagonistas me vayan contando una historia. El lector se va a sentir probablemente como uno de los personajes de la propia novela porque él es el único que tiene las riendas de la narración, porque sabe más que cada personaje, que sólo saben aquello que les incumbe a ellos. Así como los personajes están viviendo una historia dentro de la ficción y para ellos la vida es una serie incongruente de hechos, el lector los ve de forma ordenada y significativa.

El hecho de darle voz a varios personajes, cada uno contando la feria según le va, es una forma escogida deliberadamente por Trapiello para profundizar en que la historia de la guerra son muchas historias, y no una concreta, mal que padecen muchas novelas de este género literario (que lo es): 

- El problema que tienen las novelas de la guerra civil es que narran sólo una parte de la realidad porque están a un lado de una raya que divide una España en dos. Agrupar a las dos partes ha sido mi intención. En el libro hay personas de distinto talante y que cuentan sus propias historias. La novela postula la necesidad que tienen los españoles de acordar un relato común y, en ese sentido, es también un relato común. 

No ha habido, sin embargo, intención crítica por parte de Trapiello hacia las otras, las muchas, las infinitas novelas sobre la guerra, más bien ha sido "una reacción natural" contra la parcialidad, con las historias incompletas. 

- La novela trata de ordenar universos completos. Una novela es lo que es y por eso es natural que mucha gente para la que la guerra es un enigma recurra a ellas. La guerra civil es el tercer conflicto armado más documentado de la historia después de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra de la Independencia en Estados Unidos. Esto sucede en un país ínfimo como España, pero hay tal grado de bibliografía porque lo que se dirime en ella va más allá de la propia guerra, porque valores como los de la ilustración y de la tolerancia entran en el campo de batalla. 

Con todo, Ayer no más es una novela sobre un lazo familiar que, espera el escritor, debiera poder entenderse en cualquier otro país. Subyace en ella la relación clásica que, como un péndulo, da a padres autoritarios -falangistas en este caso- hijos de izquierdas. ¿En qué medida se relaciona esta historia con la de la vida del propio Trapiello?

- Yo no soy Pepe Pestaña, él es mucho mayor que yo. Es un hombre sensato y reposado, me encantaría parecerme a él porque es alguien que sabe condensar el juicio, que no busca ser el último en hablar pero que tampoco cree lo primero que le dicen. No es un cándido ni es un autoritario. Lo importante no es si se parece o no a mí, la novela como ficción lo que tiende es a presentarse como una unidad de lo símil y cautivar a los lectores para que sean ellos quienes sucumban a su personaje. Todas las novelas tratan de seducir al lector, así que no es tanto una historia real o relacionada conmigo. Yo con mi padre tuve muchas diferencias, ya hablé de él en los Diarios, pero me llevaba muy bien con él, teníamos puntos de acuerdo. La novela refleja las relaciones de un hijo con un padre, algo tan habitual que no se ciñe únicamente a la sociedad española. Es el salto generacional que se repite a partir de 1850, cuando la sociedad deja de ser reglamentada y las relaciones entre padre e hijo dejan de estar sujetas a tabúes y obediencias.En este libro la historia principal es la de un padre y un hijo a propósito de la verdad. El hijo sospecha cosas que el padre no le ha contado bien y eso mina la valoración intelectual o moral que tiene de su padre pero no el afecto. 

Ayer no más supone también un punto final en la relación de las letras de Trapiello con la guerra. Después de este libro, ataja, será "muy poco probable" que vuelva a escribir sobre la guerra. "Ya he dicho todo lo que tenía que decir", insiste, aunque matiza que, en realidad, la obra narra una historia contemporánea en la que la guerra es sólo el telón de fondo. Al margen de la peripecia de los protagonistas, su esfuerzo, y no se cansa de repetirlo, reside en poder acordar entre todos una especie de mirada nueva, menos constreñida por visiones autoritarias, hacia el pasado:

- Deberíamos intentar unos acuerdos mínimos sobre el pasado. Acordar que el 18 de julio fue un golpe de estado contra un gobierno legítimo, porque esto no tiene vuelta de hoja. Esto parece una perogrullada pero tiene dividida a la sociedad española desde su Parlamento. Otro mínimo es tener claro por qué se produce la sublevación, que surge de una serie de fuerzas reaccionarias -el clero, los militares, la aristocracia, los terratenientes...- que se oponen a las conquistas de las conciencias, las conquistas sociales y las de las libertades. Es una rebelión contra los principios de la ilustración defendidos por la República, que en muchos casos no son defendidos por la propia República y que están más bien conculcados por ella. Todo esto hace compleja la guerra, como lo hace el hecho de que la mayor parte de los fascistas son fascistas pero de que también haya entre ellos muchos ilustrados. El panorama es que hay buenos y malos pero dentro de los buenos hay malos y viceversa. Necesitamos pensar en una posibilidad diferente a estas dos Españas. Así lo hicieron Chaves Nogales, Gaziel, Clara Campoamor... personas que si hubieran podido elegir el bando en la guerra, habrían elegido otro bando, otra posibilidad. 

Trapiello ha tenido mucho que ver en la recuperación de algunas de estas voces, como es el caso de Chaves Nogales, que probablemente haya tenido más artículos dedicados a su figura en estos últimos años que en todo su tiempo en el ostracismo, desde antes incluso de que el periodista sevillano muriera confinado en un injusto olvido. ¿Significa esto que la tercera vía se impone? ¿Que el tiempo corre a favor de posturas menos tajantes?

- Sí, cada vez hay más españoles que se van acogiendo a esa especie de zona que no hay que confundir con la equidistancia, porque yo no propongo una visión equidistante con la guerra. El que es demócrata, es demócrata y el que no lo es, no lo es. No se puede mirar con equidistancia pero sí con ecuanimidad. El problema con personajes como Chaves Nogales es que no éramos conscientes del grado de contaminación que nos impedía ver que estaban allí. Y no lo veíamos porque la primera víctima de una guerra es la verdad y Chaves estaba más cerca de ella que los que escribieron mucho más tarde. Él trataba la ecuanimidad, no la equidistancia, porque no es un fascista: muere demócrata y muere en el exilio pero es la primera víctima de la política partidista, junto con Campoamor y otros. Hemos sido víctimas de la propaganda, de aquellos que creían que lo que había que decir sobre la guerra ya lo habían dicho Jiménez Caballero, Ridruejo o Alberti. A medida que el tiempo pasa esas voces se apagan y distinguimos en ese silencio voces nuevas.

En este empeño suyo, no sólo ha tocado Trapiello las voces de otros tiempos, también se ha despachado con las actuales, invitando a sus páginas a ese fresco de personajes que componen lo que los políticos dieron en llamar memoria histórica. Garzón, Ian Gibson, Savater e incluso él mismo pueblan las páginas de Ayer no más:

- Las novelas también son fruto del presente, te dan el pulso del tiempo. Necesariamente son contemporáneas. Hablo de ellos porque son personajes que tienen en sí el pulso de la realidad y como yo estoy en ella y quiero hacer una novela sobre ella, los nombro. Pero son personajes que también tienen un correlato fuera del país, confío en que el lector francés los comprenda. 

El caso es que el escritor, como Gibson, como Garzón, es también un trabajador de la memoria. Cualquiera lo es, se diría, pero en su caso, con sus diarios, sus ensayos y sus libros de ficción, estamos hablando de un autor especialmente memorialista. ¿Cómo trabaja con su propia memoria histórica?

- Lo soy pero, por los plazos, mis diarios son una cosa mucho más fácil de escribir. Al cabo de cinco años vuelvo sobre mis impresiones diarias. Es pura ficción también, mucho más libre, hay gente reconocible, gente que no lo es y gente que se equivoca en sus atribuciones. Es una novela de la intimidad pero que al mismo tiempo habla de la mía y de la del lector. Muchos me preguntan cómo es que llevo 10.000 páginas hablando de mi vida y les digo que es porque no hablo de mí, mi biografía da para página y media pero la vida de la gente es infinita. 

Quizás al finalizar esta entrevista Trapiello regresó al escritorio y volvió a los diarios. Ultima ahora un nuevo tomo que titulará Miseria y compañías y que define como "más de lo mismo". Y matiza: "Al que no le guste dirá: ¡Qué pesado! Mis Diarios son la construcción de una personalidad, son un ensayo, una novela, es algo híbrido y mestizo.

Antes de la despedida, retoma una idea: 

- Yo hablo encantado de mis libros pero quiero pasarle la voz a los lectores, el autor no puede decir mucho más de la novela de lo que ya ha escrito, cada vez que habla la estropea. Normalmente la empeora y esta es una novela bastante elocuente. 
***
Ayer no más
La nueva novela de Andrés Trapiello es una reflexión sobre la memoria histórica

Un hijo que descubre por casualidad que su padre podría haber asesinado a un hombre durante la Guerra Civil. Ese hijo, además, es profesor de Historia especializado en la etapa oscura en cuestión. Andrés Trapiello medita en 'Ayer no más' (Destino), cuyas primeras páginas se pueden leer a continuación, sobre la verdad y el olvido y sobre cómo la Historia puede tener más de una cara. El autor de 'Segunda oscuridad' y 'Los amigos del crimen perfecto' se adentra en lo más profundo del corazón humano con un protagonista que deberá enfrentarse al pasado desde una perspectiva que jamás se planteó.

No tenía que haberme encontrado con mi padre en Santo Domingo. Desde que he vuelto es la primera vez que yo estaba allí a esa hora, por la mañana. Lo de las siete y media y lo que me recordó Lisa ha despertado en mí sentimientos enfrentados y engañosos. Durante muchos años fue un pobre, pequeño, psicópata. Pero digo: fue, y eso es ya como un: casi no ha sido. Digo “pobre”, “pequeño”, y esas palabras, pobre, pequeño, ya no podrían hacernos daño a ninguno de nosotros, aunque durante tanto tiempo no fuese precisamente ni “pobre” ni “pequeño”, sino todo lo contrario.

Me ha impresionado la historia de sus amigos muertos, me ha conmovido. Las cosas buenas. Ya sólo quiero ver sus cosas buenas. Me persuado: es, ha sido, un buen hombre, no pudo ser de otra manera, tiene un buen fondo, me digo. Hablamos del fondo de las personas cuando lo más visible de ellas es aterrador. Él y yo nos hemos relacionado por la superficie. Como los pedernales. Y siempre han saltado chispas. Le vi de lejos, caminaba echado hacia atrás, muy derecho, una mano en el bastón y otra en el bolsillo de la gabardina. La cabeza, su cabeza de león, levantada, mirando a uno y otro lado, como si revistara tropas. El bastón en su mano no parecía imprescindible, sino más bien algo suntuario, la vara de un mariscal. Como uno de sus soldados de plomo. No diría que venía feliz. Creo que nunca lo ha sido. Parecía satisfecho, eso sí, haciendo ostentación de una felicidad que nunca ha conocido. Mi primera reacción fue pueril, como cuando era niño, le veía y si él no me había descubierto, me daba la vuelta y salía corriendo, por si me reñía, convencido de que encontraría algo reprobable en mí, no hecho a su gusto. Así que al avistarlo en Santo Domingo miré a todas partes con disimulo, tratando de encontrar el modo, el camino, el quiebro que me alejara de él.

Cuando quise darme cuenta, lo tenía encima, con la barbilla levantada, mirándome, juzgándome. Tan sorprendido como yo de haberse encontrado conmigo, como si yo fuese también para él un extraño que había aparecido en su mañana para estropeársela. Pero el extraño esa mañana no fui yo, bien lo íbamos a saber unos minutos después.

Que haya vuelto para estar con nosotros estos últimos años es... Ay, es que no lo puedo expresar de lo contenta que estoy, que me lo dicen todas mis amigas: ¡Tener un hijo como él! ¡Y tenerlo para ti sola! ¡Pero cómo ha venido de flaco! Aquella mujer no ha sido buena para él. Me duele decirlo. No hay más que ver cómo ha traído la ropa, que se ve que ni le cosía los botones ni le planchaba los pantalones. Pero, en fin, aquí le vamos a poner otra vez como antes. Oli y yo le hemos preparado hoy una comida como le gusta. Esta casa ya no es la misma desde que ha vuelto. ¡Cuarenta años! ¡Cómo pasa el tiempo! Parece que tarda. Qué extraño que Germán no haya protestado aún. Basta que Pepe se retrase cinco minutos para que se ponga morugo. Qué hombre. Qué cruz. Qué estará haciendo ahora. No se le oye. ¡Ahí está! ¡Han llamado a la puerta, Oli! ¡Sal a abrir!

Iré yo. La pobre está cada día más sorda.

Entré en el salón y vi a mi padre de espaldas, en la mesita de juego. Estábamos solos. Yo nunca he visto a mi padre hacer un solitario.

Repartía cartas.

Entraba sol en tromba por la cristalera. Desde la casa de mis padres se ven a un paso el puente, el río y, desplegada, la fachada principal del Hostal de San Marcos y a lo lejos, si hace bueno, las montañas, azules y frágiles, hialinas. San Marcos, lo sabe todo el mundo, fue cuartel y cárcel durante la guerra. Allí también estuvo confinado Quevedo. Hoy es un hotel de cinco estrellas. Los que duermen allí duermen sobre cadáveres. Muertos de lujo.

San Marcos en la Guerra Civil: mi primer trabajo académico. En León lo llevé a la única editorial que hubiera podido estar interesada. Me disuadieron: “Es un tema difícil”. Probé con la editorial de la Diputación, y el funcionario que la dirigía, amigo de mi padre, se ofreció a corregirlo, quiero decir, a suprimir los nombres de media docena de leoneses insignes. Pasado ese trámite, ningún problema. Uno de los citados había sido su jefe durante veinte años. Lo comprendí. Al final se publicó en Madrid.

No hice ruido, me quedé detrás, donde un historiador no debería quedarse nunca. Los historiadores buscamos la distancia justa, ni muy lejos ni demasiado cerca. Demasiado lejos, y apenas comprendemos; y si nos acercamos mucho, podemos destruir los hechos que estudiamos. Decía Robert Capa que si una foto es mala es porque no te has acercado lo suficiente. El historiador es un espectador que sabe que el mundo no es ningún teatro y ha de mirar a la distancia justa, de frente y a los ojos. La nuca es sólo el lugar de los verdugos.

Ver a mi padre repartiendo cartas a nadie me desasosegó aún más que verle de espaldas. Cuando creí que hacía un solitario, la escena me pareció desoladora. Luego, al suponer que simulaba una partida con alguien, no sé lo que pensé. Algo sin pensamiento. No sé lo que pienso de mi padre, porque he procurado pensarlo sin palabras, pero estas acaban llegando de una forma azarosa con su verdad inesperada, como naipes, buenos o malos. Hacía lo menos veinte, treinta años que no le veía con una baraja en la mano. Basta que haya sido la afición preferida de mi madre para que haya hecho gala de su indiferencia por ellas: detestando las cartas, se siente acaso superior a mamá y a sus amigas, con las que ella juega por las tardes. Sábados no y domingos tampoco. Sábados porque yo almuerzo con ellos y domingos porque tienen a almorzar a alguna de mis hermanas con los chicos. Nos turnamos. Mi padre finge que las cartas son un pasatiempo tedioso, improductivo, pero lo cierto es que le gustaban de joven y seguirían gustándole si no estuviese por medio mi madre, de modo que cuando ella recibe a sus amigas en su casa, él se encierra o se encerraba en su despacho y se sienta o se sentaba detrás de una lupa del tamaño de un plato a pintar soldaditos de plomo, su pasión.

Tiene miles. Los ha contado. Siempre me dice la cifra exacta, que yo olvido. No me extrañaría nada que les hubiese puesto un nombre propio a cada uno. Yo creo que hace con ellos obras de teatro del absurdo, les hace hablar, les habla. Con mi padre tiendo a ponerme cáustico. Cuando las amigas de mi madre vienen a casa a jugar su partida de romi, ni siquiera se toma la molestia de disimular con ellas. A solas, mi padre, con aires de superioridad y suficiencia, deja unas gotas de su amargura en la conversación: “Sigues siendo una niña de papá, una señorita que no ha hecho otra cosa que perder el tiempo y pasárselo bien”. A solas, sus amigas la consuelan: “¡Paciencia!”. Lo mismo que se repite ella cuando la cólera irracional de mi padre rompe violentamente la corteza de su monótona vida cotidiana como un volcán.

Me he pasado la vida preguntándome si se han querido, si alguna vez se amaron. Quiero decir, que de niño pensaba que quizás el amor fuese eso, nada más, tenerse, la fatalidad de estar juntos. Y llamar amor a eso me tranquilizaba. Ahora ni siquiera tienen que fingir, apenas si se hablan. Pueden estar horas juntos sin dirigirse la palabra, como plantas que viven una al lado de otra compartiendo la luz del sol, el agua, los nutrientes, cada uno de ellos en su propia maceta.

Pensar sobre mi padre me paraliza, por eso desde hace años procuro pensar de él únicamente cosas buenas, y conservarlas en la memoria como la hoja de un árbol entre las páginas de un libro, aunque sepa que ese recuerdo lo encontraré algún día, al abrir el libro de mi vida, roto, seco, espectral como el ala de una mosca.

Me fijé en sus manos, enérgicas, fuertes, ni un temblor. Tampoco usa gafas. Dice, me dice: tengo la vista perfecta porque no la he gastado leyendo libros, ni escribiéndolos. Libros para él es también sinónimo de algo improductivo, innecesario. “No he leído ninguno, y tampoco me ha ido tan mal”, se jacta. Yo he de encajar esas bromas que no lo son con una sonrisa, mientras noto en la mirada de mi madre el “¡Paciencia!” que recoge de sus amigas. Si le replicas que él ha pintado miles de soldaditos de plomo, asegura que no es lo mismo y que ha sido lo bastante astuto como para usar una lupa. Finge decir esas cosas en un tono jovial, pero es fácil advertir en ellas mortíferas cargas de profundidad, nunca ha tenido sentido del humor. Al menos, me digo, no se ha abandonado a la vejez, se afeita cada mañana, su camisa impoluta, sus corbatas nuevas, la raya de su pantalón más recta que la de una espada. Las cosas buenas.

Por fin mi padre descubrió la primera de las cartas, la del jugador que se suponía estaba a su derecha. Caí en la cuenta, no era un solitario, sino las siete y media.

Es un juego ramplón, estimulante, de trinchera. Sin muchas complicaciones. En él intervienen la intuición y el azar, y a medida que el mazo de cartas disminuye y hay más descubiertas sobre la mesa, son oportunas la memoria, la técnica estadística y la teoría de probabilidades. Cada carta su valor y las figuras, media. Un tres y un rey: tres y media. Gana quien alcanza las siete y media o se acerca más a ese número. Pierde el que se pasa. El juego preferido de muchos en la guerra. Podía jugarse a cualquier hora, en cualquier lugar, sin un número determinado de jugadores. Cada cual dependiendo de sí mismo, sin compañeros. Podían detener la marcha, de una posición a otra, y bastaban unos minutos de descanso para que los soldados montaran una chirlata. Un día.

Forma parte del repertorio bélico de mi padre. Un amigo suyo le propuso una partida. Mi padre, enlace, diecisiete o dieciocho años, le dijo, no puedo, tengo que llevar el parte. El amigo insistió, te juego el servicio, si pierdo lo llevo yo, si pierdes, me debes media botella de coñac. El amigo perdió. Mi padre había recibido la víspera unas botas nuevas, de cuero, de media caña, que le mandaba la abuela. Hasta ese momento había hecho la guerra en alpargatas. Como la mayoría. El amigo le rogó, por lo menos déjame las botas. Había llovido. A ese amigo lo mató en el camino una bala perdida. Mi padre se quedó el mismo día sin botas y sin amigo. Lo arrestaron por cambiar el servicio. Los compañeros trataron de consolarle: Germán, esa bala era para él, para él, no para ti.

Uno se lamentó: peor es lo de las botas. Porque habían atravesado media España. Estaban en Teruel, a veinte grados bajo cero y con medio metro de nieve. La estampa de mi padre jugando solo era triste, abrumadora. Pensé: ¿Es lo que me espera a mí también? ¿La vejez es esto?

Me acordé de las tardes de los domingos en las que él condescendía excepcionalmente a mezclarse con nosotros en ese juego en el que era imbatible, una familia unida, feliz. ¿Lo fuimos? ¿Por qué, pues, este recuerdo me llenó de malestar? Si pudiera evitar estos almuerzos, quizás los evitara. Sí. No. Debo estar con ellos. He vuelto en parte a eso, a estar con ellos sus últimos años. ¿Por qué habré vuelto a León? Me fui a Tenerife porque era el confín más alejado de él. Me afilié al Pce en la Universidad, en parte, porque sabía que era también lo más opuesto a él. Sé por qué dejé el Pce hace años, pero nadie sabe por qué he vuelto a León. Yo creí que lo sabía. Quizá a aprender a olvidar y a no depender siempre del pasado.

Al fin mi padre se decidió a jugar su baza. Con quedarse plantado habría ganado. Un siete es siempre una buena jugada. Ninguno de sus invisibles compañeros de partida la había superado. Le vi titubear. Se oyeron unos pasos. Apareció mi madre, como de costumbre, dinámica, efusiva, y detrás Olimpia, de la edad de mi madre, pero gruesa y renqueante como una oca vieja. Habiendo nacido en Villacastrón, un pueblo de la Sobarriba, el suyo es un nombre aún más poético y bonito. Olimpia nos crió a mis hermanas y a mí.

El clima de aquella escena quedó roto por el párkinson de Oli y el tintineo de los vasos. Se oían como las esquilas de un rebaño. Mi padre se sobresaltó y volvió la cabeza. Los hombres como mi padre se sobresaltan y alborotan por cualquier cosa, oyen un ruido y se asustan, y miran para asegurarse de que no son ellos los que se han caído o los que han tirado algo. Inquietos, desasosegados. Al descubrir que yo estaba detrás de él, desbarató con un gesto nervioso y decidido toda la partida. Quedaron los naipes sobre el tapete como el mapa de un país desconocido.

-¿Jugabas solo, padre?

Parecía abatido. Su expresión era mortecina y triste. Grandes bolsas bajo los ojos, mandíbula fuerte y, sí, cabeza de león, pero algo acartonada, como disecada. En su juventud debió de ser atractivo, en las fotos se confirma; en las fotos, por cómo mira al fotógrafo, él también cree saberlo. Sigue siendo un hombre apuesto. Y la cojera. La cojera de todos modos no sale en las fotos. Incluso le hace caminar con el aire marcial de sus soldados de juguete. Mi madre se alegró de mostrármelo, incluso ella sabía que “aquello” era algo verdadero, algo valioso.

-Juega con sus amigos.

Mi padre los fue señalando. Pareció no disgustarle que yo descubriera esa pequeña intimidad, saber que un hombre como él tenía intimidad, sentimientos.

-Ese es Ciriaco, ese Generoso, ese Senén y ese Aniceto.

Yo, que he pasado tantos años fuera de León, percibí en estos nombres el espíritu áspero y arcaico que ha tenido esta tierra alguna vez. Hace años empecé a hacer una lista con aquellos que llamaban mi atención, no sacados de los libros, sino de las lápidas de los cementerios, de los consejos de guerra, de los sindicatos y partidos, de las esquelas de los periódicos: Adonías, Matutina, Efrén, Abundio, Odilio, Atanasio, Odelmiro, Críspulo, Quionia, Rudesindo, Príscila, Rolindes, Honorino, Remigia, Apolonia, Crisanto, Acracio, Magín, Verinilo, Serapio, Hermelinda, Eutiquio, Sóstenes, Atilano, Petronila, Casimiro, Robustiano, Deodato... En todos y cada uno parece correr la savia del castellano, la médula de la lengua leonesa.

-Salieron de Cerralba los cinco, pero sólo volvió él -explicó mi madre recogiendo la voz, como si no quisiera molestarlos en sus tumbas.

No hubo más. No se habló más. Aquello no era un juego, lo comprendí bien, sino el íntimo homenaje de un hombre viejo a sus amigos muertos con los que cree que se reunirá bien pronto. En general esos almuerzos semanales se limitan a que mi madre habla y mi padre y yo escuchamos, con todos esos batallones y regimientos artillándonos las espaldas. Puede ser oprimente. La aversión que tengo a esa casa se debe en parte a las vitrinas de cristal que hay en cada habitación, en los pasillos, en su despacho, en el salón. Resulta sofocante. Son como urnas funerarias hechas a medida. A la medida de su solipsismo. Cuando la casa está en penumbra se refleja uno en los cristales, y parece que está muerto.

-¿Qué edad tenían? -le pregunté.

Creo que le gustó que se lo preguntase. Lo vi en su semblante, algo así como un “algo mío te interesa. Sí, soy una persona, tengo sentimientos”.

-Diecisiete. Éramos los cinco del mismo tiempo.

Y luego pasamos a hablar de otras cosas, de cómo va mi nuevo apartamento. Por llenar el tiempo.

Articulo: http://www.elcultural.es 04/10/2012