samedi 5 janvier 2013

Felipe FERNANDEZ/ El dolor de amar


Literatura argentina
El dolor de amar
Por Felipe Fernández

  
Con fino oído para el lenguaje coloquial y una voz creíble, Diego Erlan cuenta la sufrida historia de un chico en medio de la desintegración de su familia.

"La imagen se repite una y otra vez todas las noches de aquellos años. Mientras duerme, el chico escucha que sus padres empiezan a llorar y se acerca hasta la habitación, los observa a oscuras desde la puerta, y la madre, todavía acostada, todavía con los ojos irritados por el llanto, le pide que se acueste con ellos." El chico se llama Agustín, nació en 1980 y es el narrador de El amor nos destrozará, la primera novela de Diego Erlan. Aunque la historia se cuenta en primera persona, cada tanto el protagonista busca proyectarse fuera de sí mismo para exponer con mayor objetividad algunos episodios traumáticos que marcaron su infancia y su adolescencia.

La germana de Agustín, Soledad, murió cuando él tenía siete años, mientras estaban de vacaciones con sus padres en La Maruja (un pueblo de la provincia de La Pampa). De regreso a la ciudad de Buenos Aires, esa muerte -cuyas circunstancias nunca se aclararán del todo- precipita la desintegración familiar. Los dos padres se aíslan afectivamente de Agustín y caen en una profunda depresión que repercute en su situación económica. El padre se pasa el día viendo televisión hasta que mucho tiempo después obtiene un empleo nocturno en una playa de estacionamiento. La madre se lanza a vender cremas antiarrugas y comienza a traer hombres a la casa.

Erlan nació en San Miguel de Tucumán en 1979 y vive en la Capital Federal desde los años noventa. En El amor nos destrozará encuentra una voz creíble para su protagonista. A través de ella se va asentando de manera eficaz la estructura del relato, guiada por el insistente "quiero acordarme" de Agustín que recorre distintas épocas de su existencia, recuperando lugares, situaciones y personas. Una fugaz noviecita infantil y la ida a una casa abandonada en La Maruja; la amistad con Casimiro Alonso, un vecino de su edificio y compañero de colegio; las conversaciones con Adrián, el hijo del encargado; su iniciación sexual con Carolina, una novia de la adolescencia; una fiesta en la que Casimiro es objeto de una broma cruel por parte de Sofía, la chica más linda de la división. El lenguaje coloquial -mesurado en el uso de localismos y "malas palabras"- construye diálogos verosímiles, muestra precisión en las descripciones y deja rincones ambiguos que responden a la perspectiva subjetiva del narrador. La misma moderación estilística se refleja en la pertinencia de las referencias culturales (juguetes, marcas de productos, películas, programas de televisión). El rock se convierte en un elemento fundamental del mundo de Agustín: gracias a esa música se hace amigo de tres muchachos, los "Invisibles". Uno de ellos, Simón, le dice el nombre de un tema que Soledad había grabado en un casete: "Love Will Tear Us Apart" (El amor nos destrozará), del conjunto inglés Joy Division.

Cuando Luis, el tío paterno de Agustín, se instala en el departamento e inicia un amorío con su madre, el chico se muda a la casa de Simón y más adelante consigue trabajo en una disquería del centro. El argumento se enreda un poco hacia el final sin que la novela pierda su atractivo. Para entonces, el protagonista ha descubierto que "a medida que uno crece empieza a perder cosas y personas". En ese contexto, el amor -en consonancia con el título del libro y de la canción de Joy Division- es percibido como una fuerza aniquiladora que "nos destroza una y otra vez todas las veces que haga falta".

EL AMOR NOS DESTROZARÁ
Diego Erlan
Tusquets
260 páginas
$ 99.

Articulo: http://www.lanacion.com.ar 04/01/2013

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...