lundi 1 avril 2013

Pedro Pablo GUERRERO/ La Casa Museo de HUIDOBRO abre sus puertas


A dos semanas de la inauguración:
La Casa Museo de HUIDOBRO abre sus puertas
Por Pedro Pablo GUERRERO

El 6 de abril se realizara la inauguración oficial de la Casa Museo Vicente Huidobro, en Cartagena. Tres días más tarde se abrirá al público. Primeras ediciones, cartas fotografías y algunos objetos personales forman parte de la exhibición.

Dos anos de trabajo, incluidas las reparaciones de los danos causados por el terremoto, están llegando a su fin. Vicente García-Huidobro Santa Cruz, nieto del poeta y presidente de la fundación que lleva su nombre, recorre las salas de la casa moviéndose con cuidado entre las vitrinas de la exhibición, aun vacías.

Contra reloj, una cuadrilla de trabajadores pinta, martilla, lleva materiales de un lado a otro. “Acá va a estar el manuscrito de Altazor”, dice Vicente García-Huidobro. Suena el celular. Contesta, habla, cuelga. “Allá el retrato de Hans Arp”, prosigue. Llega una camioneta. “Son los de vialidad. Tiene que venir una maquina para mejorar el camino. Ya vuelvo”, se excusa.

Son muchos los detalles que deben resolverse en las próximas semanas. Desde la señalética municipal hasta la iluminación del camino hacia la casa del poeta.

El Sábato 6 de abril, en el patio donde alguna vez caminaron Eduardo Anguita, Braulio Arenas y Marmaduke Grove, se realizara la inauguración de la Casa Museo Vicente Huidobro. Ya confirmaron su asistencia el Presidente de la Republica, la Primera Dama, el ministro de Cultura, el intendente y el alcalde. Hay más de 150 invitados, entre ellos varios poetas e investigadores huidobrianos.

García-Huidobro, el nieto, esta orgulloso, pero no satisfecho. Después de luchar durante anos para conseguir los recursos, en 2010 logro finalmente recuperar la casa de su antepasado y ahora esta a punto de convertirla en un museo. Se completa la primera fase de un ambicioso proyecto de Cartagena declarado Zona Típica por el Consejo de Monumentos Nacionales.

“El concepto es Espacio Huidobro, e incluye la tumba, la casa museo y un parque”, explica su descendiente.

Sol puertas adentro

Al entrar a la casa, lo primero que llama la atención es el vivo color amarillo de los techos. “Huidobro quería tener el sol adentro de su casa –explica el nieto-. Es el color original, como lo ratifico Vladimir, el hijo menor de Vicente Huidobro, que creció aquí”.

La primera sala del recorrido esta dedicada a la infancia del escritor, los antecedentes familiares y sus primeros poemas. Textos e imágenes de su mundo hasta 1916, ano en que viaje a Europa, ya casado, a bordo de un barco en el que él y su esposa llevan su propia vaca para alimentar a los hijos.

En la segunda sala, dedicada a las vanguardias, hay 14 vitrinas con forma de cubo. “Son los anos de sus contactos con el cubismo”, recuerda García-Huidobro. Fotos y textos documentan su arribo a Europa, las revistas francesas en las que publico, las primeras ediciones de Horizon Carré y Finis Britannia y sus relaciones con Dadá, la danza y el arte africano.

Mas allá de los ismos, el publico encontrara en la estancia siguiente otras catorce vitrinas, pero de formato curvo, afín al de las obras de su amigo Robert Delaunay, junto a quien trabajo en los “poemas pintados”, según recuerda García-Huidobro.

Christian Godard, arquitecto francés a cargo del diseño museográfico, explica: “Después de 1925 se provoca una pequeña ruptura con las vanguardias. Es el momento en el que el poeta comienza a trabajar mas libre de influencias y, a la vez, se interesa en muchas cosas. La idea es que cuando el público entre acá, desde el punto focal junto a la puerta, pueda mirar en 180° y leer distintos títulos en la oscuridad: cine, teatro, danza, masonería, guerra civil española. A medida que avance, el espacio se fragmenta, revelando los temas por separado. Gracias a la luz direccional y la grafica de fondo negro, que da un ambiente mas intimo, el titulo empieza a desaparecer y podrá ver en detalla cada vitrina”.

A continuación, hay una sala clave, donde se expondrá el manuscrito de Altazor y, sobre una ventana, el famoso retrato hecho por Hans Arp, junto a extractos de varios libros del poeta. Habrá primeras ediciones de algunos títulos, pero no el original de Altazor. “Con el Banco del Estado hicimos hace anos una reproducción facsimilar del manuscrito que quedo idéntica: el mismo papel, las mismas tapas. No podemos exponer el original, que es invaluable, por mucha seguridad que tengamos”, justifica García-Huidobro.

El teléfono de Hitler

Tres habitaciones de Huidobro se preservaron de la manera más fiel posible: el escritorio, su dormitorio y el baño. En el primero estará su escritorio de madera y el famoso “teléfono de Hitler”, que trajo de Berlín al terminar la Segunda Guerra. En la habitación de al lado se conserva la sencilla cama donde murió. En ambos cuartos se exhibirán recortes de prensa que hizo el propio autor y otros materiales de difícil clasificación. También pipas, bastones y un arcón forman parte de los escasos objetos personales que se conservan de Huidobro. “En este museo hay muy pocos, porque él no era un coleccionista como Neruda. Huidobro era un personaje mucho más intelectual. Todo el archivo de la Fundación, que tiene alrededor de 8 mil piezas, esta compuesto en un 99% por documentos”, advierte Godard.

Como en toda casa museo, hay una cafetería y un local de venta de libros y souvenirs. Esta al costado del patio, que ahora permanece descubierto, pero se podría techar en invierno. Mientras el clima lo permita, será un área de descanso con mesas para leer y tomar café. También un espacio para futuros recitales y presentaciones.

“Yo todavía no tengo claro el concepto de la casa museo como centro cultural, que le gusta a mucha gente, también como una forma de financiarla. Mi impresión, por los años que llevo en la Fundación, es que financias poco por esa vial y a veces, te desfinancias mucho. Pero la vida dirá si se necesita. En todo caso, tenemos el espacio, podemos crecer”, afirma Vicente García-Huidobro.

Articulo: http://www.mer.cl 24/03/2013