lundi 24 juin 2013

Alfonso RIVADENEYRA GARCIA/ Algunas reflexiones sobre 'Inferno', de Dan BROWN

Opinión
Algunas reflexiones sobre 'Inferno', de Dan Brown
Por Alfonso RIVADENEYRA GARCIA 

Dan Brown, escritor del Código Da Vinci (2003), una de las novelas más leídas del mundo, ha regresado con una nueva aventura de Robert Langdon, el profesor universitario con reloj del ratón Mickey y chaqueta tweed que deberá, otra vez, ser partícipe de una carrera contra el tiempo. En juego están las vidas de millones de personas.

Su nueva obra es 'Inferno' (Infierno en italiano) y tiene como eje La Divina Comedia, poema épico del siglo XIV en el cual Dante Alighieri, su autor, viaja por el infierno, purgatorio y paraíso en busca de Beatriz, su amada.

Langdon, en todas las novelas que protagoniza, emplea sus conocimientos de simbología para resolver enigmas. En 'Inferno' ocurre lo mismo. Detalles de Florencia, Venecia y Turquía relacionados a la obra de Dante son escrutados para que, como si fuera un rompecabezas, lleven a la resolución del misterio. De paso, el lector conoce detalles históricos y artísticos (los cuales hay que tomar con pinzas).

Quienes lean las historias sobre Robert Langdon verán temas comunes de un libro a otro, más allá de los misterios. Dos personajes comunes que muestra son el “tipo extraño”, que es un asesino sin piedad (Hassassin en Ángeles y Demonios, Silas en El Código Da Vinci, Mal'akh en El Símbolo Perdido) al servicio de un jefe; y “la acompañante”, como lo fueron en su momento Vittoria Vreta, Sophie Neveu y Katherine Solomon (en las novelas mencionadas líneas atrás). Con ellas, Langdon comparte un momento romántico al final.

En 'Inferno', Brown es consciente de estos tópicos y guía al lector por un desarrollo similar al de las anteriores novelas. Pero esto es una ilusión, pues el autor cambia en parte el rumbo de la historia. Brown quiso romper sus parámetros, pero el resultado final aún tiene el molde de hace una década. Además, la novela carece del suspenso de todas predecesoras, en especial Ángeles y Demonios.

El mayor aporte de Brown, que vende millones de libros a nivel mundial, es entonces recomendar la lectura del clásico de Dante Alighieri a un nivel que, posiblemente, nadie ha hecho antes.


Articulo: http://www.larepublica.pe 07/06/2013