lundi 24 juin 2013

Emiliano SUED/ Recuerdos patrios

Literatura latinoamericana
Recuerdos patrios
Por Emiliano Sued 

El protagonista de la nueva novela del salvadoreño Horacio Castellanos Moya se somete a la hipnosis para explorar el inconsciente de su país

Según Juan José Saer, la patria, considerada a partir de la experiencia individual, libre de toda abstracción ideológica, es la infancia. Un destino psíquico al que el periodista Erasmo Aragón deberá acercarse para emprender el retorno a El Salvador, donde la guerra civil se acerca a su fin. En los días previos a su regreso desde la ciudad de México, el protagonista deEl sueño del retorno, la novela de Horacio Castellanos Moya (Tegucigalpa, 1957), acude a un médico a causa de unos fuertes dolores hepáticos. Descartado cualquier problema orgánico, el doctor Chente indaga el estado emocional de su paciente, para luego proponerle sumergirse en su psiquis mediante la hipnosis. Como se trata de una narración en primera persona, el sueño de Erasmo es el del narrador, su conciencia y su voz se interrumpen. Junto con el lector, el protagonista ignora todo lo ocurrido, todo lo dicho, durante la sesión. Por su parte, el doctor Chente calla lo hallado en el inconsciente de Erasmo. Sus secretos, paradójicamente, no le pertenecen.

Las consecuencias de las primeras sesiones son una mejora física y, como si las aguas oscuras de un profundo pozo hubiesen sido revueltas, el comienzo de un proceso psíquico que provocará la emergencia paulatina de algunos viejos recuerdos. Pero el doctor Chente interrumpe abruptamente la terapia, Erasmo pierde contacto con él, y entonces desespera. Su crisis de pareja se agudiza, su proyecto de fundar una nueva revista en El Salvador tambalea. Necesita continuar con la hipnosis para recuperar los recuerdos perdidos y reparar sus "quebraduras" psíquicas, en especial, la relación con su padre, un comunista denostado por la abuela materna de Erasmo, acusado de traidor por sus propios pares y asesinado en un "oscuro incidente antes del golpe de Estado de 1972". Casi veinte años más tarde, cuando la paz entre guerrilleros y militares aparece en el horizonte salvadoreño, su tío le comunica que el doctor Chente ha desaparecido cuando viajaba hacia El Salvador para el entierro de su madre.

La presunta desaparición de un salvadoreño durante los últimos días de la maquinaria represiva militar activa la paranoia de Erasmo; el alcohol, que anega sus tardes y sus noches, acelera el tránsito del recuerdo profundo hacia la superficie de la conciencia. La resaca cobra la forma de la culpa y aparece la necesidad de otro retorno: "Acostado en posición fetal, con las manos cubriéndome el rostro, el estómago revuelto y el espíritu constreñido, deseaba poder sumergirme en el sofá hasta desparecer del todo y luego retornar convertido en otro". Pareciera que sin el doctor Chente, sin que éste le devuelva los secretos que se ha llevado, no existe la posibilidad de que Erasmo alcance la solidez psíquica que le permita encarar una nueva vida en El Salvador: lejos de aquello que lo condena, el alcohol; de aquello que lo asfixia, su esposa; de aquello que no puede asumir, su paternidad.

El sueño del retorno es una novela de escasos diálogos y de episodios menores no siempre bien resueltos; dominada por la introspección y los recuerdos del protagonista, cuyo inconsciente nunca abandona la forma de un profundo pozo de aguas oscuras que esporádicamente van liberando su contenido. Esta amnesia en arduo retroceso y los flashbacks marcan el ritmo de la narración. El sueño del reencuentro con la patria extiende la trama de la familia Aragón, que Castellanos Moya ha desplegado en otras de sus novelas. En esta última, el autor presenta una reflexión política -casi siempre mediada por la perspectiva partidaria de los personajes, sus rencores y el alcohol- que pone en evidencia la complejidad de la historia del país y que confirma la singularidad de abordarla desde la literatura.

El sueño del retorno
Horacio Castellanos Moya
Tusquets
178 páginas
$ 124

Articulo: http://www.lanacion.com.ar 07/06/2013