dimanche 25 août 2013

Daniel FERMÍN/Sol LINARES cose su literatura

LITERATURA | ENTREVISTA SOL LINARES, ESCRITORA
Sol Linares cose su literatura
Por Daniel FERMÍN

"Si bien es cierto que todo se ha dicho, también es verdad que cada vida es irrepetible"

El nombre de Sol Linares (Escuque, 1978) suena entre los escritores que hay que seguir en la literatura venezolana. Desde que obtuvo el Premio Alba Narrativa, en el año 2010, con la novela Percusión y tomate, la autora trujillana ganó notoriedad. Hoy vuelve a ser noticia: publicó Canción de la aguja (Fundarte), su cuarto libro.

La nueva obra de la escritora es una novela en la que se indaga en la relación madre-hijo. Olinto, un administrador de la jefatura de policía, hereda una máquina de coser de su mamá recién fallecida que lo recuentra con un viejo secreto: la sastrería es su vocación. Pasado y presente se cruzan en una narración ambientada entre Guarenas y Trujillo.

La escritura de Canción de la aguja le llevó año y medio a Linares. La historia la tuvo cerca. "Me da la sensación de que siempre había estado ahí, haciéndose en mí, mientras mi madre cosía y callaba. Esa mujer sembrada en el rincón de la casa, agachada sobre las telas y sobre cierto pudor, me ha acompañado desde siempre. Supongo que la novela esperó su momento. Una especie de reconciliación con el pasado", dijo -vía correo electrónico- la autora, que vive en Valera.

La novela tiene sus gestos cercanos a la comedia, al absurdo. Linares no ve el humor como un simple divertimento. "Lo veo más apegado a una fórmula fabulosa del intelecto, el carisma que tienen nuestras propias contradicciones humanas y nuestra manera dramática de ofendernos por ellas. De cualquier forma, la sociedad está fundada en colosales absurdos, el hambre, la esclavitud, la burocracia, el racismo", agregó la licenciada en Castellano y Literatura por la Universidad de Los Andes en 2005.

Sol Linares hoy trabaja para la Fundación Librerías del Sur. Su oficio de librera le permite tener días llenos de anécdotas. "Dicen que el escritor o la escritora es una figura solitaria. A mí me parece que es la persona más conveniente o inconvenientemente acompañada. Donde haya seres humanos, habrá siempre un escritor. Uno ni siquiera podría bastarse con uno mismo", indicó la ganadora de la III Bienal de Literatura Ramón Palomares.

-Se dice que la literatura es un ejercicio de palimpsesto: escribir sobre lo ya escrito. ¿Un autor lo que hace es darle su propia forma a algo que ya se ha hecho?
-Su forma sí, pero sobre todo su vida. Si es cierto que todo se ha dicho, también es verdad que cada vida es irrepetible. En esto, hay que admitir, la vida es bastante auténtica.

-El protagonista de Canción de la aguja es un sastre. ¿Escribir no es también una forma de coser? ¿Hacer retazos que luego se convertirán en una gran pieza?
-Coser implica primero dibujar la forma de un hombre o de una mujer, después ataviar aquella forma. Novelar es trascender la forma en su profundidad con la idea, con un planteamiento moral, filosófico, anímico, muchas veces a punta de retazos narrativos que se van cosiendo. Coser y escribir, es una comparación feliz.


Articulo : http://www.eluniversal.com 24/08/2013