samedi 17 août 2013

José Miguel MUÑOZ/ La crisis en el sector editorial

La crisis en el sector editorial
Por José Miguel MUÑOZ 

La producción editorial andaluza se hunde con casi un 50% menos de títulos. El sector culpa a la crisis y reclama más apoyo de las Administraciones.

El sector editorial andaluz ha caído en picado en los últimos dos años y las librerías de la comunidad cada vez ofrecen menos novedades creadas aquí. Las cifras hablan por sí solas. En la primera mitad de este año las editoriales andaluzas publicaron 2.943 títulos de libros en papel, según datos de la Consejería de Cultura y Deporte. Son un 48% menos, prácticamente la mitad de los producidos solo un año antes, en el primer semestre de 2012, cuando salieron al mercado 5.624 títulos. Y si lo comparamos con el año anterior, 2011, la evolución es aún peor. Entre enero y junio de ese año se editaron 8.577, casi el triple que este año. Los datos están recogidos en la estadística de producción editorial de Andalucía, que contabiliza el material editorial con depósito legal registrado en las bibliotecas públicas de la Junta.

Hasta 2011 la producción de libros fue en ascenso en Andalucía. Ese año se alcanzó el tope histórico de títulos editados. Pero en 2012 las cifras cayeron considerablemente y este año la tendencia se acentúa. El volumen de nuevos títulos se sitúa ahora al nivel de hace diez años. La estadística de la Junta también contabiliza otro tipo de material editorial en papel, como folletos, diarios, revistas..., así como documentos gráficos —carteles o postales, entre otros—, y también documentos sonoros y visuales (CD-Audio, CD-Rom, DVD...). El descenso de producción de todos ellos es parecido. En total, la industria editorial andaluza elaboró de enero a junio de este año 4.727 productos diferentes, un 43% menos que ese periodo del año pasado.

El 20% de los títulos editados este año ya es en formato electrónico

Las librerías notan el descenso de producción y también de ventas. “Cada vez hay menos novedades editoriales, con ediciones más pequeñas, y las ventas de libros han bajado un 30% desde el último año bueno, 2008”, se lamenta Manuel Peral, propietario de Librerías Picasso, con cuatro tiendas repartidas entre Almería y Granada, que augura un “cierre de librerías” si la tendencia a la baja continúa lo que queda de año.

Frente al desplome de la producción, la Consejería de Cultura y Turismo, a modo de consuelo, destaca que “a pesar de la difícil situación económica, Andalucía se mantiene en el tercer lugar en cuanto a producción editorial, detrás de Madrid, donde residen la mayoría de las grandes editoriales, y Cataluña, sede de grandes grupos editores”, explican fuentes de la Consejería. Efectivamente, los datos de la Agencia del ISBN —organismo gestionado por la Federación de Gremios de Editores de España- así lo corroboran. De Madrid y Cataluña salen seis de cada diez libros que se editan en España. Y Andalucía es la tercera comunidad en producción, con un 13,5% del total. Le sigue a mucha distancia la Comunidad Valenciana, con algo menos del 6% del mercado, según datos del primer semestre de este año.

El sector editorial apunta a la crisis como principal causa de la caída de títulos, pero también a la falta de apoyo de las administraciones públicas. “Las ayudas a la edición se han reducido muchísimo, en términos parecidos a la caída de la producción de libros”, resalta Miguel Ángel Arcas, director de la editorial granadina Cuadernos para el Vigía. Otro dato sintomático de la falta de apoyo institucional, como indica Arcas y comparte Peral, es que “hasta 2012 la Junta de Andalucía destinaba dinero para compra de libros con los que renovar los fondos de las bibliotecas públicas y en 2013 no ha presupuestado ni un euro para eso”.

El editor granadino cree que la crisis afecta más a las grandes editoriales, que son las que suelen editar los best-sellers y los clásicos literarios, los formatos “más afectados por la piratería” en Internet, opina Arcas. En Andalucía el sector está compuesto “en su mayoría por pequeñas y medianas empresas”, dice la Consejería de Cultura, que reconoce la “desaparición de algunas editoriales”, aunque también “se han creado otras más sectoriales, que buscan nuevos mercados fuera de nuestras fronteras o trabajan el formato digital”. Los libros electrónicos se abren paso poco a poco en el mercado y, según la agencia del ISBN, ya suponen el 20% del total de títulos editados en la primera mitad del año en España. En Andalucía ese porcentaje está algo por debajo de la media y se sitúa en un 17% de libros digitales.

El caso es que el desplome de la producción editorial y la caída de ventas en las librerías contrastan con el aumento de lectores en las bibliotecas públicas. En los últimos cuatro años el número de usuarios de las bibliotecas de las capitales andaluzas ha crecido un 50%, según datos de la Consejería de Cultura y Deporte. “Hay más lectores, pero de lectura gratuita, no son compradores de libros”, considera Manuel Peral, opinión con la que coincide el editor Miguel Ángel Arcas. Más lectores, pero con menos libros nuevos que leer, tanto en librerías como en bibliotecas.

***
Sevilla se desploma

Sevilla siempre ha sido la punta de lanza del sector editorial andaluz y sede de las principales productoras de libros de la comunidad. Hasta este año. La capital hispalense ejemplifica como ninguna el declive en la edición de nuevos productos, ya sean libros en papel o documentos en formato de discos compactos o DVD. En 2011, el año récord de la producción editorial andaluza, de Sevilla salió más de la mitad de todos los libros que se crearon en la región. Aportó 9.010 de los 15.670 nuevos títulos en papel. Pero ese volumen se redujo a 3.519 libros editados en 2012, sobre los poco más de 9.000 que crearon las editoras andaluzas, y este año la debacle continúa, pues en la primera mitad del año solo se han editado en Sevilla 1.015 títulos, un tercio de lo producido en el mismo periodo del año pasado y una sexta parte de los registrados en el primer semestre de 2011.

La caída ha sido tan brutal que Granada, históricamente la segunda provincia con más actividad editorial pero normalmente con la mitad de producción que Sevilla, la ha superado en la primera mitad de este año, con 1.130 títulos. Tras Sevilla y Granada se sitúa Málaga como tercera provincia en producción editorial, con 757 títulos de enero a junio de este año, seguida de Córdoba (689). Detrás están, por orden mayor a menor actividad editora, Almería, Jaén, Cádiz y Huelva.

***
La caída en números

Entre enero y junio de este año las editoriales andaluzas han publicado 2.943 títulos de libros en papel. Son casi la mitad que hace un año (5.624) y un tercio que en el mismo periodo de 2011 (8.577).

El volumen de la caída es similar en la producción de otro tipo de material editorial, como folletos, revistas, carteles y documentos sonoros y electrónicos. Entre enero y junio de 2011 se publicaron 11.642; en 2012, 8.341; y este año, 4.727.

Aunque los números son malos, Andalucía se mantiene como la tercera comunidad autónoma en producción de libros (papel y digital), con un 13,5% del total nacional. Por delante están Madrid

El 17% de los libros que se editan en Andalucía es en formato digital.La media de España es del 20%.


Articulo: http://cultura.elpais.com15/08/2013

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...