dimanche 29 septembre 2013

Fallece el escritor colombiano Álvaro MUTIS

Fallece el escritor colombiano Álvaro MUTIS

El narrador y poeta colombiano murió en un hospital de la ciudad de México por un problema cardiorrespiratorio, informó su esposa Carmen Miracle.

El narrador y poeta colombiano afincado en México,Álvaro Mutis, falleció la tarde de este domingo en elInstituto Nacional de Cardiología por un problema cardiorrespiratorio, informó su esposa Carmen Miracle.

Mutis, creador de Maqroll el Gaviero, murió alrededor de las 16:20 horas y el lunes sus restos serán velados en la agencia funeraria de García López, en San Jerónimo, dijo su esposa.

Nacido el 25 de agosto de 1923 en Bogotá, Mutis se estableció a mediados de la década del 50 en México, donde vivía hasta este domingo.

El creador recibió grandes reconocimientos internacionales por su obra, entre ellos el Premio Cervantes, el Príncipe de Asturias de las Letras, el Médicis, el Reina Sofía de poesía iberoamericana y el Premio Cervantes.

Entre sus obras más destacadas están La mansión de Araucaima e Ilona llega con la lluvia, Mutis es el autor deLa verdadera historia del flautista de Hammelin, La nieve del almirante, La muerte del estratega y Tríptico de Marzo y tierra, entre muchas otras.

Como ensayista publicó libros como Contextos para Maqroll, De lecturas y algo del mundo y Caminos y encuentros de Maqroll el Gaviero.

***
Mutis, poeta de nueve décadas
Por Sonia SIERRA ECHEVERRY
24/08/2013

Este domingo el escritor y poeta colombiano cumple 90 años. Escritores y críticos reflexionan sobre la valiosa aportación de su obra a la literatura hispanoamericana.

Nació en Bogota en 1923, su infancia transcurrió primero en Bélgica y luego en una finca de Coello, Tolima; regreso a Bogota donde paso su juventud y desde finales de 1956 radica en México. Ese ha sido el periplo del poeta y escritor Álvaro Mutis, quien este domingo 25 de agosto cumple 90 años. De esos lugares esta hecha su literatura pero los territorios de su obra narrativa y poética son más complejos que los geográficos.

Álvaro Mutis, quien prefirió no dar entrevistas en el marco de este aniversario, es autor de los libros de poesía “La Balanza”, “Los Elementos del Desastre”, “Los Trabajos Perdidos”, “Reseña de los Hospitales de Ultramar”, su obra narrativa sobre Maqroll el Gaviero (personaje que originalmente cobro vida en la poesía) se reunió bajo el titulo Empresas y Tribulaciones de Maqroll el Gaviero donde aparecen los libros “La Nieve del Almirante”, “Ilona llega con la lluvia”, “Un bel morir”, “La Ultima Escala del Tramp Steamer”, “Amirbar”, “Abdul Bashur”, “Soñador de Navios” y “Tríptico de Mar y Tierra”.

Otros textos en narrativa y prosa han conformado diversos volúmenes. Su literatura ha sido reconocida ampliamente por la crítica y con premios como el Príncipe de Asturias, en 1997, y el Cervantes, en 2001, entre otros.

“Álvaro Mutis es, sin lugar a dudas, uno de los poetas mas importantes en español, autor de una de las mas significativas y singulares obras escritas en el pasado siglo XX y de uno de los mas celebres personajes y voces, Maqroll el Gaviero”, afirma el escritor y editor colombiano Mario Rey.

Adolfo Castañon, académico de la Lengua, editor y escritor mexicano, se refiere a Mutis y Gabriel García Márquez “En esa relación me pregunto quien es el Juan Bautista y quien es el Cristo. Es muy misteriosa esa amistad. Hay cosas que están en el uno que no están en el otro, y cosas que están en ambos; comparten un sentido del humor que les permite ir debajo de las etiquetas, las palabras los rótulos, los nombres convencionales. No solo son escritores colombianos, son escritores del idioma”.

Para Castañon, Mutis “es un raro, en el sentido de (Rubén) Darío, y también raro porque es como una especie en extinción”.

La crítica ha resaltado las cualidades de la literatura del creador de relatos inolvidables como “La muerte del estratega”. De acuerdo con Mario Rey, quien es maestro de literatura en la UNAM y en la UACM y que prepara un libro sobre Mutis, la critica resalta por ejemplo: “El origen poético de sus relatos; su esplendida manera de contar y su aura poética; los “imprevisibles virajes” de su intriga; su teatralidad y facilidad para crear personaje y situaciones verosímiles a partir de rápidos bocetos y brochazos; su gusto por contar historias y la épica; su renovación del placer infantil de la lectura; su trascendencia del costumbrismo, el realismo, el folclor, el exotismo y la violencia comunes en la narrativa latinoamericana; así como la variedad de puntos de vista, narradores y formas narrativas empleadas”.

Mutis en la voz de los poetas

Los poetas colombianos Piedad Bonnet y Juan Manuel Roca respondieron a EL UNIVERSAL a la pregunta de qué obra de Mutis, en su narrativa o su poesía, es la que mas les ha cautivado.

“Yo me inicié en Álvaro Mutis –dijo Bonnet- a través de su poesía, e influyo mucho mis primeros años como poeta. Luego leí durante años sus libros con mis alumnos. De todos sus poemas hay uno que me resulto siempre entrañable, se llama “Grieta matinal” y esta en Los trabajos perdidos. Pero lo que mas aprecio de su poesía es la imagen que intranquiliza, su manera de acercarnos al misterio a través de los objetos gastados, las atmósferas sórdidas y el deterioro devorador del trópico. Y su manera de aludir a la muerte aun allí donde la vida pareciera triunfar”.

“Soy mas lector de la poesía de Álvaro Mutis que de su narrativa –respondió Juan Manuel Roca- y tengo la impresión de que sus dos grandes libros son Los Trabajos perdidos y Los elementos del desastre, donde un lenguaje fulgurante atrapa los paisajes ruinosos del trópico y del hombre que habita en sus derrotas: hospitales, hoteles desvencijados, cuarteles, guerreros destinados a la muerte o al olvido, toda una historia clínica del mundo visto desde nuestra “tierra caliente”, desde unos lugares aletargados en los que siempre parece ser las 12 del día. El poema que mas me emociona de Álvaro Mutis es su “Nocturno”, un poema sensorial que entremezcla el olfato y el oído en una hermosa visión de nuestra zona cafetera. Esta en Los Trabajos perdidos. Yo siempre se lo recomiendo a todo viajero colombiano que se va del país. Leer ese poema, aun desde la lejanía, es recibir una rebanada de nuestro paisaje, un olor a humedad y a tierra caliente, un documento lírico del sentir del hombre colombiano que nos hace pensar que pertenecemos a un lugar, a una geografía no solamente física sino espiritual”.


Articulo: http://www.eluniversal.com.mx 22/09/2013