dimanche 17 novembre 2013

Daniel FERMÍN/ Norberto José OLIVAR: "Escribimos por miedo al olvido"

ENTREVISTA
Norberto José OLIVAR: "Escribimos por miedo al olvido"
Por Daniel FERMÍN 

"La ficción es la posibilidad de ver tejidos que la misma realidad nos oculta", señala el escritor maracucho.

Norberto José Olivar (Maracaibo, 1964) toma elementos reales para escribir sus novelas. Algún personaje que en verdad existió lo ficciona en un determinado contexto histórico. Una vieja nota periodística sobre el ruso Alexander Marion Projarov le sirvió para escribir El polvo de los muertos (Alfaguara), una novela gótica-policial de espías que presentará el domingo en la Librería El Buscón de Las Mercedes.

El escritor novela el pasado. Como para contravenir las reglas de la Escuela de Historia (su profesión académica). "Todos mis trabajos literarios son investigaciones históricas, pero eso no quiere decir que lo que digo sea cierto en un 100%. Necesito un contexto, que los personajes hayan existido, que exista la fundamentación, no para darle veracidad al cuento sino para justificarme a mí mismo en lo que hago", explicó el autor venezolano, que ya había publicado El misterioso caso de Agustín Baralt.

A Olivar no le interesa inventar por completo sus relatos. Utiliza la ficción para llenar los vacíos que tiene la Historia. "Hay cosas imposibles de verificar. La imaginación me da manos libres para poder construir todas estas versiones. Eso me trajo muchos problemas en mis estudios de Historia, porque me acusaban de especulador. Hay un historiador alemán que dice que la imaginación es un genero imprescindible dentro del trabajo histórico. Siempre he creído que la ficción es la posibilidad de ver tejidos que la misma realidad nos oculta".

Maracaibo es otra protagonista de las obras de Olivar. Todo se desarrolla en la región. "Uno se debe al lugar en donde está. Yo no estoy nada contento con la ciudad. Hay una relación traumática entre ambos, pero aquí me tocó. No soy de los que huye. Tengo que contar a Maracaibo, a los que viven aquí y a lo que son de afuera. La ciudad tiene una imagen caricaturesca que me preocupa. Trato de resaltar que tiene elementos universales como cualquier otro lugar del mundo", agregó el narrador zuliano, que disfruta del género gótico.

La nueva novela de Olivar puede ser varios libros a la vez. Va del misterio al suspenso, o a una reflexión sobre los muertos en nuestra cotidianidad. El escritor utiliza esas formas para retratar la actualidad. "Lo gótico, lo policial, lo insólito, sirve para enmarcar un diálogo con el presente. Ya terminé una novela de ciencia ficción en la que, en homenaje al género, hago un diálogo franco con los problemas políticos y sociales que tenemos. La ficción no nos aparta, nos pone de cara a la realidad".

-Pareciera que el espía tiene mucho en común con el escritor. ¿Escribir es una manera de tener otras identidades o pasaportes?
-Creo que el escritor se refleja en todos sus personajes. Hay algo de mí hasta en el bagre desfigurado que sale en la novela. Es imposible darle vida a cosas si tu sangre no está de por medio. Más que jugar a ser otro, creo que tenemos que ser otro para poder entendernos.

-Victoria de Stefano dice, y usted la cita en un epígrafe de la novela, que sólo por nuestro recuerdo es que existen los muertos. ¿Escribe para que no lo olviden?
-Todos escribimos por miedo al olvido y al abandono. Cuando uno va al cementerio, y ve esa desidia que hay, siente una desesperación tremenda. Creo, como dice John Banville, que los muertos siguen viviendo gracias a nosotros. Hasta que también nos morimos.

-¿Y cómo le gustaría ser recordado cuando no esté?
-Quiero que recuerden a alguien que contaba historias de su ciudad, de su gente, que trataba siempre de llegar a la verdad al nivel que pudiera, sabiendo que es inaccesible.


Articulo: http://www.eluniversal.com 14/11/2013