dimanche 17 novembre 2013

Daniel FERMÍN/ Santiago RONCAGLIOLO: "La vida está mal escrita"

ENTREVISTA
Santiago Roncagliolo: "La vida está mal escrita"
Por Daniel FERMÍN 

"Dios es un guionista mediocre. Cualquier telenovela tiene más sentido que la realidad" "Somos una cultura con menos pudor. Los latinos contamos nuestra vida en cinco minutos", asegura el escritor.

Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) tuvo muchos trabajos antes de dedicarse a la literatura: escritor de discursos políticos, periodista de investigación, autor de memorias por encargo. También fue guionista de televisión durante tres años. 

-Recuerdo haber trabajado en la adaptación de un guión de Delia Fiallo que el productor quiso hacer de época porque era tan inverosímil que así era la única forma de que la gente se lo creyera. Todo es más creíble si ocurre hace un siglo. 
La pasantía por la pantalla chica le sirvió al peruano para escribir Óscar y las mujeres, una gran sátira del mundo televisivo que reúne todos los lugares comunes del género.

-Era difícil hablar de telenovelas y ponerme muy serio. Quise escribir una novela sobre el género desde que era guionista. Fue la primera relación que tuve con escribir historias que luego todos ven o leen (...). Yo tengo un gran respeto por la telenovela, por cualquier historia que haga que millones de personas suspiren frente a un televisor o ante un libro. Las hay buenas y malas, pero lo divertido es que Óscar, el protagonista, escribiera las peores.
La nueva obra de Roncagliolo, que ya está en las librerías venezolanas, utiliza la estructura de las telenovelas para parodiar a la vida misma.

-La vida se parece a la televisión barata. La vida está mal escrita. Sin gracia, llena de personajes que deberían conocerse y no se conocen, cargada de situaciones mal resueltas. Dios es un guionista mediocre. Cualquier telenovela tiene más sentido que la realidad.
Óscar y las mujeres (Alfaguara) es una novela que divierte. Ya Roncagliolo había satirizado el mundo de la literatura en Memorias de una dama. 

-Tiendo a tratar de ver la vida con humor. Ante momentos duros, el humor siempre ha sido la mejor manera de resistir. Por eso creo que debería haber más libros que entretengan; sobre todo en la literatura latinoamericana, porque los latinos son divertidos pero sus libros son más serios que la gente.
El protagonista del reciente trabajo del peruano es un guionista que sufre un bloqueo ante el abandono de su pareja. Se lleva mejor con mujeres inventadas que con las reales. Roncagliolo cree que la literatura ayuda a calmar las penas.

-Soy una persona mentalmente sana porque escribo mucho. Es una manera de lidiar con tus sentimientos, buenos y malos, alegres y tristes. Agarras todo lo que sientes sobre el mundo y lo reordenas, lo disimulas y lo disfrazas de ficción, pero en el fondo te estás liberando de tus miedos, tus alegrías y tus emociones. Haces lo mismo que cuando haces terapia: sacas al exterior lo que te incomoda en el interior (...). La literatura nos transforma a todos. También cuando leemos cambiamos un poquito. 
Santiago Roncagliolo lanzó, al principio, Óscar y las novelas por entregas en la red. Como una telenovela escrita. Luego salió la edición en físico. El experimento le funcionó.

-Antes de que el libro saliera todo el mundo hablaba de él. Creo que la gente hace una oposición falsa entre Internet y el papel como si tuviese que sobrevivir sólo uno u otro. Creo que ambas cosas pueden complementarse o ayudarse (...). Vivimos en un mundo quejumbroso donde todos creen que la tecnología nos acabará.
El cine también es un aliado de la literatura del peruano. Dos de sus libros ya fueron llevados a la pantalla grande en España (Pudor y Abril rojo). El estilo audiovisual de Óscar y las mujeres también facilitaría una futura adaptación.

-Me gusta ver ese proceso. Es como si tus hijos se marcharan de casa. Ya no son exactamente los que creías, pero siguen teniendo tu nariz y tus orejas. El problema es que demora, el proceso de planear y rodar una película es muy largo, involucra mucho dinero. Lo que me gusta de la literatura es que es gratis y me da libertad.
El escritor también disfruta ver que su novela llegue a un país que se caracteriza por su afición a los melodramas. Roncagliolo podría hablar horas de telenovelas venezolanas.

-Todos los países latinos son aficionados a la telenovela. Es el único género narrativo que hemos inventado, que nadie hace tan bien en el mundo (...). Somos una cultura que tiene menos pudor que los europeos al hablar de su vida privada. Los latinoamericanos contamos nuestra vida en cinco minutos. Y, en el fondo, eso son las telenovelas: vida privada por muchos capítulos, amores imposibles, hijos sin padres, mujeres manipulando hombres.
El ganador del Premio Alfaguara de novela 2006 ya trabaja en otro thrillerpolítico.

-Después de Abril rojo todo el mundo me hablaba como si fuera un político, así que decidí hacer cosas distintas para recordar que lo mío es la ficción. Ya me siento seguro para volver a escribir sobre otra etapa oscura de Latinoamérica (...). Me gusta explorar cada vez cosas nuevas. No me interesan esos escritores que escriben 30 veces el mismo libro.
Como si fuera una telenovela con el mismo esquema.

Articulo: http://www.eluniversal.com 17/11/2013

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...