vendredi 18 avril 2014

Aldo MENÉNDEZ/ El mundo de José MIJARES diez años después

El mundo de José MIJARES diez años después
Por Aldo MENÉNDEZ

Han pasado diez años desde que se fue, y su mística de pintor y personaje sigue presente, de seguro porque el artista además se hizo parte de Miami, un rasgo definitorio en el rostro de la ciudad. Su obra completó aquí su andadura, convirtiéndose en legado reconocido por todos, incluso, allá en la patria, donde al cabo del tiempo volvió a ocupar el lugar que merecía en las salas nacionales.

Para José María Mijares (La Habana, 1921-Miami, 2004), su máximo compromiso artístico fue Cuba, la Cuba que él recreaba en los cuadros –y nunca la real. Su verdadera intención era formular su propia versión de la isla, una que podía alimentar con las novedades constantes que se producían en el arte internacional. Ya en la década de 1940 se puede notar una correspondencia entre sus figuras alargadas, habitando puertos, caseríos, parques y el famélico mundo de un Bernard Buffet (1928-1999); luego, en su reinvención de lo cubano, se percibe la influencia de la obra de Gutiérrez Solana (1886-1945), así como de Georges Rouault (1871-1958).

Ese querer tomarle el pulso al devenir de la pintura mundial lo conduce, en 1950, a lo geométrico. Poco a poco, saca de sus escenas hasta el último vestigio naturalista y se queda con lo que llamará formas, una suerte de vitrales rectilíneos abstractos. También en estas calculadas armazones fuerza su discurso hasta el extremo donde lo decorativo y agradable casi rompe el balance y deriva en lo dulzón y que le garantizó aciertos y aceptación del público.

Norte que pierde en su etapa postrera, que tiene su último esplendor en una serie de cuadros con representaciones orgánicas que en ocasiones semejan cabezas y en otros casos organismos abstractos. Cabezas, Cabezas en azul y otros colores, Cabezas alargadas, Formas interiores y Formas espaciales, aparecen a lo largo de los años 1970, con atmósferas misteriosas o armazones, que contrastan su entrañable barroquismo con planos de colores apastelados.

No se puede separar a este pintor de su ser bohemio, novelesco y contradictorio, ingenuo y avispado, dicho doctamente, disoluto y licencioso, de humor socarrón y tierna humanidad; consuetudinario protagonista de anécdotas, extraordinario embustero y mejor tertuliano. En una época, él mismo, comerciante de su arte. Fumador empedernido que cuando lo sacaron del enorme cenicero que eran los alrededores de su caballete para llevarlo al hospital, prohibiéndole que siguiera fumando, ya no pudo vivir más, y tras esa imposición facultativa, casi dejó oficialmente clausurada en Miami la época de los artistas viciosos y románticos.

Tal y como fue, un miamense empedernido, empezó siendo un habanero incorregible, cuyo diario transitar iba acelerado de un lado a otro, de su barrio Santos Suárez a Dragones 62, sede de la Academia de San Alejandro donde estudiaba, y de ahí a vagar por los bares del puerto. Carácter eléctrico, que no dejaba nada para mañana, hombre humilde marcado por la miseria padecida de niño y de adolescente, un alma que odiaba la soledad, que necesitaba y agradecía la compañía.

Hace apenas semanas, AZU Bronze de Hialeah extrajo de sus hornos una serie de piezas fundidas en bronce del maestro, tituladas Habanera, nueve de ellas numeradas, más tres pruebas. Realizadas por Lázaro Valdez a partir de un prototipo en madera, tallado en vida por el artista. Encargo de la Fundación José María Mijares, con sede en esta ciudad, que en el marco del décimo aniversario de su desaparición física, promete donar próximamente una de las piezas escultóricas a la Florida International University y a las colecciones del Frost Art Museum, apreciando que fue FIU la entidad que le otorgó un Honoris Causa, y el Museo, el escenario de la exposición con motivo de haber recibido Mijares la Beca Cintas.

Aldo Menéndez es pintor, crítico de arte y curador. artsituation@gmail.com, www.aldomenendez.com


Articulo : http://www.elnuevoherald.com 29/03/2014

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...