dimanche 18 mai 2014

Carmen ALARDÍN/Muerte de la poetisa mexicana

La muerte de la poetisa Carmen ALARDÍN sacude al mundo cultural mexicano

México -- Personalidades del mundo cultural expresaron sus condolencias por la muerte de la poetisa mexicana Carmen Alardín, ocurrida ayer en Ciudad de México, mientras se realizan preparativos para la cremación de sus restos este domingo.

Alardín, nacida el 5 de julio de 1933 en Tampico, nororiental estado de Tamaulipas, fue “una enorme mujer mexicana de las letras”, declaró la madrugada de este domingo el director de Vinculación Cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Antonio Crestani.

“Habrá que hacer varias cosas alrededor de ella, como reconocimientos y publicaciones que se darán a conocer a su debido tiempo”, dijo Crestani en declaraciones a la prensa en una funeraria del sur de la capital mexicana donde son velados los restos de la escritora.

El objetivo fundamental, añadió, será “preservar la obra y memoria de esta gran poeta”.

“Fue una figura literaria con un rigor muy grande en su escritura, donde el deseo, la vida y la felicidad siempre están presentes en su obra muy grande, de las cuales en lo particular me gusta muchísimo ‘No pude detener los elefantes'”, expresó.

A su vez, la actriz Ana Silvia Garza, hija de la poetisa, comentó que recuerda cuando su madre caminaba por la calle y era abordada por la gente para expresarle: “Señora disculpe, pero siento que la quiero mucho”, y se iban.

En tanto, el Instituto Nacional de Bellas Artes expresó en un comunicado sus condolencias por la muerte de la poetisa, de quien indicó que es “considerada como una de las figuras más importantes de la poesía mexicana”.

Asimismo, el Instituto para la Cultura y las Artes de Tamaulipas publicó a través de la red Twitter su pesar por el fallecimiento de la “enorme poeta tamaulipeca”.

“Nos queda su poesía, su valeroso ejemplo de mujer de letras”, abundó.

La Secretaría de Cultura de la Ciudad de México indicó que se une “a la enorme pena que embarga a la familia (de Alardín) y a la comunidad literaria de México”.

“Carmen Alardín hizo de la literatura su manera de estar en el mundo: hace más de sesenta años que escribía y con una obra destilada con paciencia y cuidado nos entregó su visión de la vida”, dijo el titular de la institución, Eduardo Vázquez Martín.

Esa visión, “como la de los varios escritores que en los últimos días nos han abandonado, nos permitía vivir en estos tiempos tan necesitados de poesía”, añadió.

Alardín falleció la madrugada del sábado después de haber llegado a Ciudad de México procedente de Monterrey, estado de Nuevo León, en compañía de su esposo Ramiro Garza, reportó anoche Conaculta. Le sobreviven su esposo y sus hijos Jaime y Ana Silvia.

Alardín estudió letras alemanas y la maestría en letras mexicanas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y una especialización en el Goethe Institut de Munich, Alemania.

Su poesía ha sido grabada en la colección Voz Viva de México. Fue colaboradora de las publicaciones El Nacional, Katarsis, Letras Potosinas y Unomásuno.

De 1996 a 2000 fue directora de la revista Armas y Letras, editada por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En 1984 recibió el Premio Nacional de Poesía Xavier Villaurrutia por su libro de poesía “La violencia del otoño”.

En 1989 el Gobierno de Nuevo León le otorgó la Medalla al Mérito Cívico por su labor en favor de la literatura coordinando talleres literarios para niños y adultos en las bibliotecas públicas y colonias populares.

En 1999 recibió el Premio a Las Artes, en la rama de Letras, que otorga la Universidad Autónoma de Nuevo León. Su obra literaria aparece en múltiples antologías, entre ellas Poetas tamaulipecas del siglo XX.

En su honor fue creado el Premio Regional de Poesía Carmen Alardín por el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León, que es otorgado desde 2004.

Entre su obra publicada figuran los libros de poesía El canto frágil (1951), Pórtico labriego (1953), Celda de viento (1957), Después del sueño (1960), Todo se deja así (1964), No pude detener los elefantes (1971), y Canto para un amor sin fe (1976).

Está programado que después del velatorio su cuerpo sea cremado hoy en Ciudad de México.

Su muerte se suma a las de otros personajes de las letras ocurridas este año en Ciudad de México: el poeta argentino Juan Gelman, el 14 de enero, y el escritor colombiano Gabriel García Márquez, el pasado 17 de abril.


Articulo: http://www.elnuevoherald.com 11/05/2014

Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ∕Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules

Violeta PARRA: cabeza de pájaros azules Por Juan ÍÑIGO IBÁÑEZ 2017 marca el centenario de la cantautora de “Gracias a la vida” y ta...